Israel: con diminutas “manos” robóticas, operan sin pérdida de sangre

En Israel, con diminutas “manos” robóticas, operan sin pérdida de sangre
En Israel, con diminutas “manos” robóticas, operan sin pérdida de sangre

En el Estado de Israel, con diminutas “manos” robóticas, operan sin pérdida de sangre. El Dr. Shay Golan, jefe del Servicio de Oncología Urológica del Hospital Beilinson, decidió probar algo nuevo y, por primera vez en el Estado judío, un robot realizó la cirugía en 50 minutos, según informó Enlace Judío.

El mes pasado, un paciente de 41 años se registró en Beilinson y sufría los efectos del uréter retrocava, un uréter que rodea de forma anormal la vena cava inferior. Solo una de cada 1.500 personas nace con esta deformidad, que empeora durante décadas hasta que finalmente conduce a la sepsis.

Con un uréter retrocava, el uréter pasa por detrás de la vena grande en lugar de por delante o junto a ella. La única forma de curar a la persona es realizar una operación compleja para mover el uréter.

Leer más – Tetaz comparó a Cristina con Hitler: «En el partido de enfrente hay un Führer que dice es por acá»

Por lo general, se realiza una cirugía “abierta”, lo que significa que el paciente se abre con un corte. Pero el Dr. Shay Golan, jefe del Servicio de Oncología Urológica de Beilinson, decidió probar algo nuevo y, por primera vez en Israel, un robot realizó la cirugía en 50 minutos, haciendo solo tres incisiones muy pequeñas (cada una de menos de 1 centímetro) en su vientre y sin pérdida de sangre.

“Es un joven sano, por lo que se recuperó muy rápido”, dijo Golan al Jerusalem Post. “Un día después de la cirugía, pudo realizar todas las cosas básicas por sí mismo, como ducharse, caminar solo, comer lo que quisiera sin limitaciones. Después de tres días en el hospital, le dimos de alta”.

Leer más – Ex guardia de campo nazi de 100 años será juzgado como cómplice del asesinato de 3.500 prisioneros

Por el contrario, dijo el médico, si la cirugía se hubiera realizado de la manera habitual, el paciente habría tenido mucho más dolor y habría habido un riesgo mucho mayor de complicaciones, ya que habría sido necesaria una incisión de 15 a 20 centímetros, aumentando las posibilidades de infección de la herida.

Los analgésicos lo habrían mantenido en el hospital por más tiempo y su recuperación probablemente habría llevado mucho más tiempo.

El sistema quirúrgico robótico da Vinci existe desde hace décadas. La misma cirugía se ha realizado, aunque no muchas veces, en otros países. Pero esta fue la primera vez que un hospital de Israel lo intentó.

Leer más – Shira Haas: «Mi batalla infantil con el cáncer me transformó en lo que soy»

La forma en que funciona es que el cirujano se sienta en una consola que teóricamente puede estar lejos del lecho quirúrgico y del paciente, aunque en la práctica él o ella está en la habitación y se comunica con las enfermeras y asistentes que están junto al paciente.

El cirujano utiliza dos joysticks para manipular las manos robóticas.

“El cirujano tiene el control total”, enfatizó Golan. “El robot no hace nada de forma autónoma”.

Leer más – Hirieron gravemente a un estudiante de Yeshivá en Ashdod, Israel

Por el contrario, dijo el médico, si la cirugía se hubiera realizado de la manera habitual, el paciente habría tenido mucho más dolor y habría habido un riesgo mucho mayor de complicaciones, ya que habría sido necesaria una incisión de 15 a 20 centímetros, aumentando las posibilidades de infección de la herida.

Los analgésicos lo habrían mantenido en el hospital por más tiempo y su recuperación probablemente habría llevado mucho más tiempo.

El sistema quirúrgico robótico da Vinci existe desde hace décadas. La misma cirugía se ha realizado, aunque no muchas veces, en otros países. Pero esta fue la primera vez que un hospital de Israel lo intentó.

La forma en que funciona es que el cirujano se sienta en una consola que teóricamente puede estar lejos del lecho quirúrgico y del paciente, aunque en la práctica él o ella está en la habitación y se comunica con las enfermeras y asistentes que están junto al paciente.

El cirujano utiliza dos joysticks para manipular las manos robóticas.

“El cirujano tiene el control total”, enfatizó Golan. “El robot no hace nada de forma autónoma”, concluyó.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here