Exdiputado israelí supera el Párkinson con novedoso tratamiento cerebral

Exdiputado israelí supera el Párkinson con novedoso tratamiento cerebral
Exdiputado israelí supera el Párkinson con novedoso tratamiento cerebral

Un exdiputado israelí superó el Párkinson, el cual se le diagnosticó hace cinco años, con novedoso tratamiento cerebral. En febrero, MK Michael (Miki) Eitan no podía vestirse solo, apenas hablaba y pasaba gran parte de su tiempo contemplando cómo tener una muerte digna, con su cuerpo y su mente debilitados por la enfermedad de Párkinson.

Leer más – Elecciones AMIA: Mario Ruschin será el candidato de UNA AMIA

Meses después habla con claridad, los temblores de sus manos han remitido y ha retomado una vida activa. Se lo vio haciendo footing, jugando al fútbol en el parque y reuniéndose con sus amigos en las cafeterías. Esto fue tras someterse a una rara pero arriesgada operación para tratar sus síntomas.

Eitan, de 77 años, que fue legislador del Likud durante 28 años y ministro del gobierno, documentó su viaje junto con el Canal 12. Lo hizo en un intento de concienciar sobre la enfermedad y los posibles beneficios de la cirugía de estimulación cerebral profunda (ECP).

A Eitan, que durante sus años como diputado era conocido por su agudo ingenio y su capacidad de oratoria -una vez habló durante más de 10 horas durante un filibusterismo en la Knesset- se le diagnosticó Párkinson hace cinco años.

Leer más – Hirieron gravemente a un estudiante de Yeshivá en Ashdod, Israel

Aunque los efectos más notables son los temblores y una postura encorvada, los pacientes que sufren de Párkinson suelen perder el control de sus habilidades motoras primarias y secundarias, sufren problemas de visión, vejiga y sueño, y acaban perdiendo la memoria y entrando en demencia.

A medida que los síntomas comenzaron a progresar, desde temblores en las manos hasta una ralentización de las acciones, el pensamiento y el habla, Eitan empezó a apartarse del mundo.

“Dejé de salir de casa, porque no quería ser esa cosa que no le gusta a nadie, ser una fuente de lástima”, dijo. “No es una sensación agradable cuando alguien te conoce como una persona que se subía a un podio a hablar te ve así. Ahora no tienes nada, no puedes hablar, o hablas como un niño de 4,5 o 6 años”, agregó.

Leer más – Reconocimiento de la DAIA por el esclarecimiento del ataque antisemita en Misiones

Eitan pasó de tardar 30 minutos en desabrocharse una camisa a no poder vestirse en absoluto. Él y su esposa Karine Nahon, profesora de ciencias de la información, empezaron a buscar nuevas opciones de tratamiento.

Su situación era tan grave que también hablaban mucho de la muerte.

“Empecé a sentir que estaba desapareciendo, como si ya no estuviera ahí”, dice Nahon.

“Por supuesto que empezamos a hablar de la muerte, qué más cuando te dicen que puedes morir en un año o dos”, dijo Eitan.

“Siempre intentaba prepararse para lo peor: ‘cómo moriré con dignidad. Me meterán en una institución, en qué tipo de institución, en qué condiciones me pueden quitar el soporte vital’”, relata Nahon.

Leer más – Israel: con diminutas “manos” robóticas, operan sin pérdida de sangre

Fue entonces cuando se reunieron con el profesor Avinoam Reches del Hospital Hadassah Ein Kerem de Jerusalén. Les sugirió que probaran la cirugía DBS, en la que se insertan electrodos en una zona específica del cerebro.

Aunque no ofrece una cura, la ECP puede ayudar a los pacientes a llevar una vida más normal. La ECP implica un tratamiento psiquiátrico y neurológico basado en la estimulación eléctrica. Es hoy uno de los principales métodos de tratamiento de los síntomas motores de la enfermedad de Párkinson y otros trastornos motores relacionados con ella, como temblores, rigidez muscular y dificultades de movimiento.

El procedimiento se realizó por primera vez en 1993 y fue aprobado por la FDA como tratamiento del Párkinson en 2002. En Israel, el procedimiento entró en la cesta sanitaria en 2004.  Sin embargo, su uso aún no está extendido debido a los riesgos que conlleva la implantación de electrodos en el cerebro.

“Todo el mundo nos decía que no lo hiciéramos, incluso los neurólogos. Decían que era peligroso, que te abrían el cerebro y jugaban con él”, explica Nahon.

Sin embargo, Eitan estaba decidido a seguir adelante.

“En el peor de los casos moriré, ¿y qué? Eso ya no es un castigo para mí”, dijo Eitan. “Si puedo conseguir otros años buenos, ¿por qué no iba a hacerlo?”, dijo.

Eitan se sometió a la operación de 8 horas en febrero y fue un éxito casi instantáneo. Los médicos dicen que ahora pueden colocar los electrodos con una exactitud de una fracción de milímetro.

Al día siguiente, salió del hospital erguido, la postura encorvada característica había desaparecido.

Al cabo de una semana, los temblores desaparecieron y su habla mejoró. Dos semanas después se afeitó con una cuchilla por primera vez en cuatro años.

Cuatro meses después de la operación, Eitan y su mujer están sentados en una cafetería de Ramat Gan. Pide un café con confianza, abre un paquete de azúcar, lo remueve y levanta la bebida caliente sin temblores ni dificultades. Es algo que, según dice, no podía ni contemplar hace unos meses.

Vuelve a hablar con fluidez de política. Hace footing y juega al fútbol con su cuñado en un parque cercano. También juega al pádel con su mujer en la playa.

Durante la entrevista, son claros al subrayar que la ECP no es una cura y que la enfermedad sigue progresando.

Además, tiene que acudir a citas periódicas en las que los médicos recalibran las señales eléctricas. Esto es a través de una batería generadora de impulsos (como un marcapasos) que se le implanta bajo la clavícula. La misma se conecta al equipo del médico por Bluetooth.

Sin embargo, Eitan dijo que, tras sus años de servicio público, era importante para él dar a conocer su historia al público.

“Quería dar esta entrevista para elevar este tema a la agenda pública. Quieroa que los pacientes de Párkinson conozcan esta opción de la cirugía”, dijo Eitan. “Se pueden obtener resultados que pueden transformar a las personas deprimidas en activas como yo, para alargar su vida significativamente y vivir una buena vida”.

Fuente: Israel Noticias con información de Times of Israel

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here