Francia anunció que tampoco asistirá a la Conferencia de Durban

Francia se convirtió el viernes en el undécimo país en anunciar que boicoteará la Conferencia de Durban
Francia se convirtió el viernes en el undécimo país en anunciar que boicoteará la Conferencia de Durban
Francia se convirtió el viernes en el undécimo país en anunciar que boicoteará la Conferencia de Durban, el evento de alto nivel del próximo mes en Nueva York para conmemorar el vigésimo aniversario de la Conferencia Mundial contra el Racismo, que históricamente se ha relacionado con el discurso de odio contra los judíos e Israel.
«Preocupado por una historia de comentarios antisemitas hechos en la conferencia de la ONU sobre el racismo, conocida como la conferencia de Durban, el presidente de la República ha decidido que Francia no participará en la conferencia de seguimiento que se celebrará este año», expresó la oficina del presidente francés, Emmanuel Macron.
Francia se ha sumado a otros 10 países que planean evitar el evento que se llevará a cabo al margen de la sesión inaugural de la 76ª Asamblea General de las Naciones Unidas. Esos países son: Israel, EE. UU., Canadá, Australia, Alemania, Reino Unido, Hungría, Austria, Países Bajos y República Checa.
Estos países tienen un historial de boicots de este tipo en el pasado, incluso en 2011. Cuatro países más que rechazaron el evento en 2011 (Bulgaria, Italia, Nueva Zelanda y Polonia) aún no se pronunciaron al respecto.
Leer más:El Centro Simon Wiesenthal, sobre el intento de «blanqueo» en Durban 2001
Las Naciones Unidas celebraron grandes conferencias contra el racismo en 1978 y 1983. Pero el evento fundamental al que a menudo se hace referencia es la reunión de 2001 en Durban, Sudáfrica, que desde entonces se ha denominado Durban I. Los participantes en ese evento publicaron un documento conocido como Durban Declaración y Programa de Acción. El mismo condenaba el racismo y todas las formas relacionadas, incluido el antisemitismo.
Pero un borrador inicial de esa declaración intentó equiparar el sionismo con el racismo.
Los sentimientos antiisraelíes se vieron agravados por algunas de las ONG que asistieron al evento y al margen acusaron a Israel de genocidio. Además cuestionaron si el asesinato de Hitler de seis millones de judíos en el Holocausto estaba justificado. El infame texto antisemita Protocolos de los Ancianos de Sión se vendió en el evento.
Israel y Estados Unidos abandonaron la conferencia inicial. Jerusalén pidió a los 193 estados miembros de la ONU que boicoteen las sesiones de revisión posteriores, como el próximo evento de Nueva York.
Jpost

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here