Mario Ruschin: “Es tiempo de recambio en la conducción de la AMIA”

elecciones-en-la-amia-mario-ruschin-es-tiempo-de-recambio-en-la-conduccion-de-la-amia
elecciones-en-la-amia-mario-ruschin-es-tiempo-de-recambio-en-la-conduccion-de-la-amia

Luego de dos suspensiones ocasionadas por la pandemia, en abril del 2022 se desarrollarán las elecciones en la AMIA. Y comienzan a calentar los motores rumbo a la campaña electoral. UNA AMIA ya decidió que el candidato sea Mario Ruschin, un dirigente de extensa trayectoria y que aspira a ocupar el sillón presidencial de la mutual luego de 14 años de mandato del BUR.

En una entrevista exclusiva con Vis á Vis aseguró que quiere una AMIA diversa y plural, que haya más consensos y busca conducirla sin vulnerar ningún derecho. Es crítico de la actual conducción, «no hubo liderazgo durante la pandemia ni se convocó a un comité de crisis», y además considera que el dinero que se emplea para reformar la sede de Loyola debería haber sido destinada a educación.

  • ¿Quién es Mario Ruschin?

Un dirigente con trayectoria y experiencia comunitaria. Un buscador de consensos y equilibrio, que dice las cosas con respeto y firmeza.

  • ¿Cómo sigue UNA AMIA?

Seguimos trabajando. Tenemos una nutrida agenda de temas, reuniones y encuentros de acá a las elecciones de abril 2022. Estamos confiados en hacer una buena campaña y que el mensaje llegue a los socios, y ese domingo vayamos todos juntos a votar en comunidad.

  • La campaña 2020 terminó con un gran ritmo y llegó la suspensión, ¿podrán sostener ese mismo esquema?

Creemos que cambiaron cosas, pero el espíritu es el mismo: tratar de que cada vez más miembros de la comunidad comprendan que UNA AMIA es más que la suma de sus partes y que vamos a conducir la Kehilá para todos y sin vulnerar los derechos de ningún sector.

  • ¿Qué le dice a la ortodoxia como parte de esa comunidad?

Todos somos parte. El desafío es articular consensos y tender puentes entre los sectores. Somos hermanos, somos cultura, religión, comunidad y pueblo.

  • ¿Por qué quiere conducir la AMIA?

Porque creemos que podemos hacerlo mejor, representando a todos, contemplando la diversidad, la inclusión y la pluralidad de voces. Pensamos en instalar a la AMIA en el lugar que se merece. Hoy parece una institución más, no se asemeja a la institución central que debiera ser.

  • ¿Qué cree que debiera mejorar en la conducción del BUR en la AMIA?

Hay mucho reproche de dirigentes y socios de AMIA. Tratamos de ser sensatos y señalar lo que nos parece incorrecto, con respeto siempre. Pero hay cosas que no están bien gestionadas y eso es innegable.

Si vemos lo estructural, en 14 años no se hizo un censo para tomar decisiones en base a la evidencia. Necesitamos saber cuántos somos, en dónde estamos, quiénes somos, qué queremos y lo que necesitamos. Eso hace que las decisiones sean de acuerdo con las ideas o sensaciones de la conducción, cosa que es muy poco profesional.

Las misiones principales de educación y acción social dejan mucho que desear. Por citar mínimos ejemplo: el crecimiento de Tzedaká tiene en parte que ver con una tarea que resignó la AMIA o el presupuesto de educación para la red de escuelas bajó significativamente en los últimos 10 años, casi a la mitad. Son dos puntos muy tremendos.

En la pandemia no hubo liderazgo, ni coordinación comunitaria, ni se convocó a un comité de crisis. Lo nuevo es que reforman Loyola, con un gasto de un millón de dólares, cuando no consiguen fondos propios para educación.

Encima aparece el fantasma cada tanto de los “puros” y “mixtos”, lo que antes fue «genuinos» y «no genuinos».

  • ¿Qué propone entonces UNA AMIA?

Es tiempo de recambio.

De UNA AMIA diversa y plural. Con la inclusión de todos. Sin vulnerar los derechos de ningún sector. Con participación de mujeres en roles ejecutivos y directivos.

Leer más: Los nombres de los integrantes de la próxima comisión directiva de la DAIA

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here