El deporte y la obesidad. Por Dr. David Sznajderhaus

el-deporte-y-la-obesidad-el-efecto-del-ejercicio-fisico
el-deporte-y-la-obesidad-el-efecto-del-ejercicio-fisico

El efecto del ejercicio físico sobre la obesidad también es reconocido como un factor de gran relevancia clínica. Existen múltiples estudios que demuestran una estrecha relación entre la obesidad y el desarrollo de enfermedad cardiovascular.

En individuos con igual composición corporal, aquellos que realizan actividad física periódica, con intensidades leves a moderadas poseen una mortalidad 30% menor con respecto a sus pares sedentarios. 

Además, la actividad física mantenida en forma regular colabora en la atenuación de los incrementos en el porcentaje graso, asociados al aumento de la edad.

Sin embargo, la actividad física sólo será beneficiosa si reúne las siguientes tres características: intensidad, duración y frecuencia.

  • Intensidad: la necesaria para mantener la frecuencia cardiaca entre el 60 y el 85 % del máximo teórico (220 – edad en años).
  • Duración: mínimo 30 minutos.
  • Frecuencia: mínimo tres días por semana.
Leer más: Actividad física en verano. Por Dr. David Sznajderhaus

Las actividades más aconsejadas para mantener un corazón sano son: la caminata, la natación y el ciclismo. Caminar es un ejercicio que personas de todas las edades pueden realizar durante su vida cotidiana, como por ejemplo, caminar en vez de usar el colectivo o el automóvil; utilizar las escaleras en vez del ascensor. Por otra parte, la natación fortalece los músculos y es ideal como deporte; mientras que el ciclismo además aumenta la resistencia y permite adelgazar. Otro ejercicio recomendable es el baile, una actividad que mantiene la agilidad y permite la relajación

– Una actividad física para cada corazón

Los pacientes que ya tuvieron eventos cardiovasculares deben realizar actividad física enmarcada dentro de un programa de rehabilitación cardiovascular. Aquellas personas, especialmente los hombres mayores a 45 años y las mujeres mayores a 55 años, aún no habiendo tenido un evento coronario, es aconsejable que antes de iniciar una actividad, realicen un chequeo médico que evidencie  que el paciente se encuentra apto para iniciar la actividad física adecuada para su edad y sexo.

Para asegurarse un corazón sano durante el transcurso de la vida es fundamental  realizar actividad física moderada de manera regular.

Dr. David Sznajderhaus (www.docterapi.com)

MN 70.630

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here