Dirigentes del Comité Federal de OSA y DAIA: «Las comunidades judías del interior ya tienen un espacio ganado»

dirigentes-del-comite-federal-de-osa-y-daia-las-comunidades-judias-del-interior-ya-tienen-un-espacio-ganado..
dirigentes-del-comite-federal-de-osa-y-daia-las-comunidades-judias-del-interior-ya-tienen-un-espacio-ganado..

Tres importantes dirigentes que representan a las comunidades judías del interior del país dialogaron en forma presencial con el director de Vis á Vis, Gustavo Szpigiel.

El Ing. Gabriel Anmuth, oriundo de Bahía Blanca, es el presidente del Consejo Federal de la DAIA y vicepresidente cuarto del Consejo Directivo de DAIA. Por su parte, el contador Luis Klinger, es el presidente de la Filial Córdoba de DAIA, tesorero del Consejo Federal y protesorero tercero del Consejo Directivo de DAIA. De Paraná, Entre Ríos, el abogado Dr. Pablo Andrés Soskin es el presidente de la Filial DAIA Paraná, secretario del Confederal de DAIA, prosecretario tercero de DAIA y vicepresidente de OSA. Todos ellos tienen cargos en instituciones centrales de la comunidad y estuvieron presentes en la asunción de autoridades de la DAIA.

Los tres dirigentes se refirieron al beneficio que ocasionó la obligada virtualidad de los últimos tiempos, pero reconocen que la presencialidad también es relevante. A su vez, comentaron las diferencias con las comunidades de Buenos Aires y contaron cómo trabajarán en conjunto entre ambas instituciones.

En la última entrevista el año pasado hablamos sobre una mejora entre las comunidades del interior y la AMIA. ¿Cómo continuó esa relación? ¿Mejoró, se profundizó o quedó estancada?

Pablo Soskin (PS): Creo que realmente el proceso sigue en franca mejoría al lugar donde tendría que estar. Es decir, hoy no tiene tanto que ver con la AMIA como entidad sino con el Vaad Hakehilot. La AMIA es la Kehilá Judía de Buenos Aires y tiene que tener buena relación con todas las Kehilot, como tenemos en general. El Vaad Hakehilot, como una parte de la AMIA, está trabajando muy bien con todas las Kehilot del país sin tener estructurado a qué tipo de judaísmo representa cada Kehilá.

Esto se coronó hace muy poco teniendo una reunión incluso con todas las filiales DAIA donde el Vaad Kehilot se puso a disposición. Lo que dije en esa reunión es que esto es una coronación de un trabajo que venimos haciendo desde hace tres años. Es importante lo que está haciendo Elihau (Hamra) en su rol de presidente del Vaad Kehilot y los presidentes de comunidades del interior.

Hace mucho que no ocurría que exista tanta presencia de dirigentes de comunidades del interior en organizaciones centrales. ¿ A qué se debe que hoy sí está ocurriendo?

Gabriel Amnuth (GA): Yo creo que se juntan varias cosas. Primero la virtualidad que es una de las cosas que probablemente sean relativamente buenas que nos va a dejar la pandemia. Permitió la participación de dirigentes comunitarios del interior en un montón de reuniones que antes no asistíamos. Esto de cierta forma permitió visibilizarnos y generar la conciencia de que en el interior hay muy buenos recursos humanos para la dirigencia de la comunidad judía.

Por otro lado, esto generó algunos vínculos nuevos entre dirigentes que están lejos y que no participaban. Ahora, y a través de estos nuevos medios de participación, se conectaron. Todo eso genera una sinergia que creo que es buena para todos en el sentido de que empezamos a contemplar a la comunidad judía de Argentina como una comunidad judía toda. Los dirigentes no hacen diferencias si es interior o capital. Es un proceso. Lo que vos estás viendo es el inicio de un proceso que esperamos que entre todos podamos seguís ahondándolo. No es siempre fácil pero sin duda vale la pena intentarlo.

Luis Klinger (LK): La representación del interior a través de las autoridades del Confederal siempre estaba integrando el consejo directivo. Lo que sí, las dificultades que la distancia impone es participar de las decisiones del día a día que como dice Gaby (Amnuth), la virtualidad las ayudó. Nos permitió que nos viéramos la cara entre todos un poco más frecuentemente y tengamos mayor presencia.

Hubo una reunión entre los confederales de la DAIA y la OSA. ¿Qué temas se trataron y cómo van a articular las acciones en conjunto?

GA: Uno de los principales temas tratados es la IHRA, la definición de LA IHRA. La utilización de doble vara con Israel está definido como ejemplo de antisemitismo en esta definición y eso es un tema común. La lucha contra el antisemitismo y la lucha contra la diabolización del Estado de Israel y el uso de la doble vara son temas en los que ahondamos. Ese es uno de los temas principales que tratamos para trabajar juntos a nivel educativo y a nivel de difusión. Inclusive a nivel de visibilización de los contenidos de la declaración del IHRA en la definición del antisemitismo y los ejemplos posteriores. Es un tema trascendente en lo institucional.

 

dirigentes-del-comite-federal-de-osa-y-daia-las-comunidades-judias-del-interior-ya-tienen-un-espacio-ganado
Desde la DAIA y la OSA se pudieron armar listas de unidad. ¿Creen que puede suceder lo mismo en las elecciones de la AMIA?

PS: La OSA fue una unidad que se logró en los últimos minutos previos a la asamblea en un marco bastante complejo previo. Hubo varias asambleas donde no se llegaba a un acuerdo. La DAIA creo que tuvo sus elecciones. Lo que pasa es que las elecciones se terminaron antes de que empezaran, pero tuvo su proceso eleccionario. Yo creo que si bien no hubo una elección formal, la elección se dio antes. Sin embargo, creo que la grieta en el ámbito de la AMIA es mucho más fuerte y no creo que haya un proceso de reconocimiento y unidad por lo menos allí.

¿En qué temas del Confederal de la DAIA no se meterá y dejará el espacio al de la OSA y viceversa?

LK: Yo no participó activamente y directamente en la Organización Sionista Argentina (OSA) como el caso de Pablo (Soskin). Hay que mirar esto entendiendo el interior. El interior no es la realidad que se vive en Buenos Aires. El interior es diverso. Existen comunidades en donde es la misma persona la que abre la puerta del templo, prepara la fosa de un entierro en el cementerio, representa políticamente a la comunidad y sale a defender cuestiones que ofenden o agravian al Estado de Israel o a la comunidad judía.

Hay otros casos como el que me toca representar a mí en Córdoba donde tenemos una diversidad de Kehilot con distintas expresiones religiosas. Allí la DAIA ejerce una representación de todas ante lo que DAIA específicamente tiene como responsabilidad. OSA cumple con su misión y en eso cada una tiene la posibilidad de generar su propia sinergia donde se comparten actividades. Allí nunca se confrontan. No hay lugar en las comunidades del interior y en los espacios que manejan los confederales para confrontar. Hay que buscar la forma, la inteligencia y la capacidad para que los recursos alcancen. Y no nos olvidemos cuando hablamos del Confederal, hablamos del interior.

GA: Quiero agregar algo a esto. En realidad no es solo no confrontar sino que compartimos un montón de temas. Compartimos espacios y la coordinación estratégica de lo que hacemos juntos es también importante y absolutamente posible.

¿Hay un discurso unificado de las comunidades del interior?

GA: En el Consejo Federal de la DAIA podemos hablar de un discurso unificado. Más allá de algunos matices, bregamos por justamente adquirir que la representación que tenemos en las entidades centrales desde el punto de vista estatutario (aunque siempre las tuvimos) sean realmente representaciones políticas activas.

LK: «Ha habido casos muy recientes como la posición del interior frente a la apelación de la causa judicial por el tema del Memorándum. Allí el interior tuvo una manifestación unánime y fue finalmente la primera manifestación pública.

PS: En OSA, siendo más político el trabajo, hubo unidad para gestionar una vicepresidencia que antes no se tenía.

GA: La unidad que podes ver en el trabajo del Consejo Federal no quiere decir que hay una especie de monolitismo o monodiálogo. Muchas de estas cosas se maduran en un trabajo conjunto y ese consenso es un consenso constructivo. Esto lo digo porque sino queda que la voz del interior no es única. El consenso que se construye en el interior busca unificar voces.

¿Ustedes sienten que tienen un espacio ganado?

PS: Yo creo que sí. Creo también que todo el tiempo se va ganando espacio en la medida que se va reconociendo a los dirigentes del interior como pares.

LK: En este último tiempo no tenemos cuestionamientos así con respecto al espacio que el interior tiene. Siempre existen cuestiones que me dijiste, que me avisaste, que no me diste lugar, etc.

¿Hay diferencias entre las comunidades del interior y las de Buenos Aires?

LK: No estamos hablando de lo mismo. Una comunidad del interior tiene su propias realidades, sus propias necesidades, sus propias dificultades que son distintas a las que tienen las diversas comunidades de Buenos Aires. También hay pequeñas comunidades en Buenos Aires porque son entidades. No son comunidades. Todas las socio-deportivas no son Hebraica, Hacoaj o Cissab. También hay chiquitas que luchan por la supervivencia de una manera y lo mismo pasa con las escuelas, los templos y eso también pasa las comunidades del interior.

PS: Lógicamente hay una realidad. Muchas veces, aunque ahora menos, costaba desde Buenos Aires entender a las comunidades del interior.

GA: A veces hay desconocimiento de cómo funcionamos en el Interior, pero notamos buena voluntad en tratar de comprenderlo. Todo esto que ocurrió en el último tiempo de los espacios que tiene el interior ayudó muchísimo. Estos vínculos permitieron que un montón de gente empiece a comprender. Muchos no sabían cómo funciona una Kehilá en el interior. No es lo mismo Córdoba que Bahía Blanca. Bahía Blanca es más parecido a Paraná, no a Córdoba. Esa comprensión también nos unifica porque nos permite trabajar en conjunto desde entender en qué lugar está cada uno.

LK: Aparte eso de la virtualidad sumó el hecho de que nos hayamos visto en una misma pantalla, ya por lo menos nos empezamos a reconocer. Hace poco en Córdoba hace hubo una actividad con todo el Board Hilel nacional y uno de ellos es el representante Gabriel Girón que es integrante de la Mesa de DAIA. Nos conocemos por las pantallas y en otro momento no nos hubiéramos conocido.

Teniendo en cuenta sus funciones ejecutivas, la tarea a realizar y que viven en el interior, ¿cómo creen que podrán hacerlo? ¿El Zoom vino para quedarse?

GA: Eso que preguntas creo que es de profunda importancia. Hemos acordado estos temas de manera que en el futuro de las reuniones sean híbridas. Es decir que convivamos lo presencial con el Zoom para que podamos participar. Además, queremos continuar con este proceso que estabas vos preguntando sobre los espacios. Hay un compromiso para avanzar en eso y de a poco lo estamos haciendo.

DK: Los representantes del interior se quedaban una vez cada seis veces al año en las reuniones de comisión directiva cuando mucho era la reunión del Confederal o cuando coincidía que alguno por algún tema particular tenía que venir a Buenos Aires.

Leer más: Náutico Hacoaj inaugura en su sede Tigre el Court Central de tenis Diego «Peque» Schwartzman

PS: La virtualidad a nosotros nos favorece muchísimo. Yo creo que también la gente de Buenos Aires en ciertas reuniones va a definir la virtualidad por los tiempos. Hoy hablamos con una persona de Buenos Aires que me decía: ‘Yo para llegar a una reunión tengo que salir una hora antes, después tengo la hora y media de la reunión, la media hora más que me lleva porque te quedas charlando y una hora y media para volver. Me llevó mediodía y hoy vos decís a tal hora desde mi casa, mi tablet y después termino’.

GA: Hay que también comprender que la virtualidad no reemplaza a la presencialidad. Los dirigentes que estamos en el interior no aspiramos a transformar en virtual lo que es posiblemente presencial. Lo que pretendemos es que en lo presencial y deseoso de presencial exista el espacio virtualidad.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here