Dieta de fin de año. Por Dr. David Sznajderhaus

Mesa de fin de año
Mesa de fin de año

Editorial del doctor David Sznajderhaus, «Dieta de fin de año», en la previa a la noche del 31 de diciembre de 2021.

Parecería ser que, repitiendo una no muy buena costumbre, en esta época del año, no solo nos salimos de la dieta, entendiendo por tal, una forma de alimentarse agradable, saludable, con nutrientes, minerales, vitaminas y demás yerbas, sino que cometemos todos y cada uno de los desarreglos que en muchos casos termina en una flor de descompostura, cuándo no en un hospital con buscapina y reliverán.

¿Por qué pasa esto? Es la pregunta del millón. Varias son las razones.

En primer lugar, por el tipo de alimentos que se consumen, ricos en calorías y grasas. Y no sólo eso, también exagerado en cantidad; ni hablar de las mezclas que a veces asustan, a cualquier hora, en cualquier lugar. Es como que no hay ningún freno, cualquier excusa es buena para atragantarse con esos deleites, una desesperación por consumir las cosas de las fiestas que se vienen. Y justamente en lugar de festejar en familia, con amigos, rodeado de afectos, aparecemos pálidos, con intensos malestares, dolor de cabeza, de panza, nauseosos, etc.

Y todo por perder el control y comer más de la cuenta, porque no solamente comemos de más sino que comemos lo que las costumbres nos trajeron a esta parte del globo.

Para ser concretos, todo lo que en estas celebraciones se consume nació en los gélidos climas norteños del globo terráqueo, las «comilonas» de carnes blancas y rojas de diferentes animales con ensaladas de papas, vinos variados y otros algo más intensos; y lo que viene después, el pan dulce, las frutas secas, turrones, maní acaramelado, del otro, bañado con dulce de leche y chocolate, más alcohol.

En fin, una bomba para nuestro estómago en una época donde el clima aconseja la comida liviana a base de verduras, frutas, algo de carne blanca, bebidas suaves, café o te a gusto, pero mirando las mesas de fin de año, madre querida.

Resulta que en los países del norte, el clima frío bajo cero obliga a consumir alimentos hipercalóricos, tampoco en cantidades exageradas. Pero lo cierto es que a mucho frío, más comida; y por el contrario, en el sur, a intensos calores la ecuación dice, poca comida.

Cada uno sabrá lo que le conviene. Pero un buen consejo amigos: disfruten las fiestas en la dulce compañía de seres queridos aunque los dulces no sean bienvenidos.

Dr. David Sznajderhaus (www.docterapi.com)
Especialista en Trastornos de la Alimentación
MN 70630

1 COMENTARIO

  1. Aber sie schauen Frisch ausschließlich da stark Terminologie
    zufällig verwendet werden erklären zu erscheint Frisch seit Zuvor war
    extrem normal ist derzeit Nahme der Rampenlicht.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here