Rechazo al informe de Amnesty Internacional que demoniza a Israel

informe de Amnesty Internacional
informe de Amnesty Internacional

El Ministerio de Exteriores israelí acusa de falsas y antisemitas las acusaciones contenidas en un informe de la organización Amnesty Internacional en el que acusa a Israel como Estado de apartheid.

El ministro de Exteriores israelí, Yair Lapid, pidió el lunes en un vídeo que no se difundiera el informe de AI, organización que calificó de “radical”. Su departamento afirmó que el documento “niega el derecho a existir de Israel como Estado nación del pueblo judío con un lenguaje que le demoniza y que echa leña al fuego del antisemitismo”.

La ADL ( Liga Antidifamación) también se suma a las voces que rechazan el informe: “Hemos revisado el próximo informe de Amnistía Internacional Reino Unido sobre Israel y lo condenamos enérgicamente como un esfuerzo por demonizar a Israel y socavar su legitimidad como estado judío y democrático. En un entorno de creciente odio antijudío, este tipo de informe no solo es inexacto sino también irresponsable y probablemente conducirá a una intensificación del antisemitismo en todo el mundo.

Este es el Informe

El apartheid de Israel contra los palestinos: un cruel sistema de dominación y un crimen contra la humanidad
Las autoridades israelíes deben rendir cuentas por cometer el crimen de apartheid contra los palestinos, ha dicho hoy Amnistía Internacional en un nuevo informe condenatorio. La investigación detalla cómo Israel impone un sistema de opresión y dominación contra el pueblo palestino dondequiera que tenga control sobre sus derechos. Esto incluye a los palestinos que viven en Israel y los Territorios Palestinos Ocupados (TPO), así como a los refugiados desplazados en otros países.

 

El completo informe El apartheid de Israel contra los palestinos: sistema cruel de dominación y crimen contra la humanidad , establece cómo las incautaciones masivas de tierras y propiedades palestinas, los asesinatos ilegales, los traslados forzosos, las restricciones drásticas de movimiento y la negación de la nacionalidad y la ciudadanía a los palestinos son todos componentes de un sistema que equivale al apartheid según el derecho internacional. Este sistema se mantiene por violaciones que Amnistía Internacional consideró que constituyen el apartheid como un crimen contra la humanidad, tal como se define en el Estatuto de Roma y la Convención del Apartheid.

Amnistía Internacional pide a la Corte Penal Internacional (CPI) que considere el crimen de apartheid en su investigación actual en los TPO y pide a todos los estados que ejerzan la jurisdicción universal para llevar ante la justicia a los autores de crímenes de apartheid.

“No hay justificación posible para un sistema construido alrededor de la opresión racista institucionalizada y prolongada de millones de personas. El apartheid no tiene cabida en nuestro mundo, y los estados que opten por hacer concesiones a Israel se encontrarán en el lado equivocado de la historia. Los gobiernos que continúan suministrando armas a Israel y lo protegen de la rendición de cuentas en la ONU están apoyando un sistema de apartheid, socavando el orden legal internacional y exacerbando el sufrimiento del pueblo palestino. La comunidad internacional debe hacer frente a la realidad del apartheid de Israel y buscar las muchas vías hacia la justicia que permanecen vergonzosamente inexploradas”.

Las conclusiones de Amnistía Internacional se basan en un creciente cuerpo de trabajo de ONG palestinas, israelíes e internacionales, que han aplicado cada vez más el marco del apartheid a la situación en Israel y/o los TPO.

identificando el apartheid

Un sistema de apartheid es un régimen institucionalizado de opresión y dominación de un grupo racial sobre otro. Es una grave violación de los derechos humanos que está prohibida en el derecho internacional público. La amplia investigación y el análisis jurídico de Amnistía Internacional, llevados a cabo en consulta con expertos externos, demuestran que Israel aplica ese sistema contra los palestinos mediante leyes, políticas y prácticas que garantizan su trato discriminatorio prolongado y cruel.

En el derecho penal internacional, los actos ilícitos específicos que se cometen dentro de un sistema de opresión y dominación, con la intención de mantenerlo, constituyen el crimen de lesa humanidad del apartheid. Estos actos están establecidos en la Convención del Apartheid y el Estatuto de Roma, e incluyen homicidios ilegítimos, torturas, traslados forzosos y la negación de derechos y libertades básicos.

Amnistía Internacional documentó actos proscritos en la Convención del Apartheid y el Estatuto de Roma en todas las áreas controladas por Israel, aunque ocurren con mayor frecuencia y violencia en los TPO que en Israel. Las autoridades israelíes promulgan múltiples medidas para denegar deliberadamente a los palestinos sus derechos y libertades básicos, incluidas restricciones de movimiento draconianas en los TPO, la falta de inversión discriminatoria crónica en las comunidades palestinas en Israel y la denegación del derecho de retorno de los refugiados. El informe también documenta el traslado forzoso, la detención administrativa, la tortura y los homicidios ilegítimos, tanto en Israel como en los Territorios Palestinos Ocupados.

Amnistía Internacional concluyó que estos actos forman parte de un ataque sistemático y generalizado contra la población palestina y se cometen con la intención de mantener el sistema de opresión y dominación. Por lo tanto, constituyen el crimen de lesa humanidad del apartheid.

El homicidio ilegítimo de manifestantes palestinos es quizás el ejemplo más claro de cómo las autoridades israelíes utilizan actos prohibidos para mantener el statu quo. En 2018, los palestinos de Gaza comenzaron a realizar protestas semanales a lo largo de la frontera con Israel, exigiendo el derecho al retorno de los refugiados y el fin del bloqueo. Incluso antes de que comenzaran las protestas, altos funcionarios israelíes advirtieron que los palestinos que se acercaran al muro serían fusilados. A fines de 2019, las fuerzas israelíes habían matado a 214 civiles, incluidos 46 niños.

A la luz de los homicidios ilegítimos sistemáticos de palestinos documentados en su informe, Amnistía Internacional también pide al Consejo de Seguridad de la ONU que imponga un embargo total de armas a Israel. Esto debería cubrir todas las armas y municiones, así como el equipo para hacer cumplir la ley, dados los miles de civiles palestinos que han sido asesinados ilegalmente por las fuerzas israelíes. El Consejo de Seguridad también debería imponer sanciones específicas, como la congelación de activos, contra los funcionarios israelíes más implicados en el crimen del apartheid.

Palestinos tratados como una amenaza demográfica

Desde su establecimiento en 1948, Israel ha seguido una política de establecer y luego mantener una mayoría demográfica judía y maximizar el control sobre la tierra y los recursos para beneficiar a los judíos israelíes. En 1967, Israel extendió esta política a Cisjordania y la Franja de Gaza. Hoy, todos los territorios controlados por Israel continúan siendo administrados con el propósito de beneficiar a los judíos israelíes en detrimento de los palestinos, mientras que los refugiados palestinos continúan siendo excluidos.

Amnistía Internacional reconoce que los judíos, al igual que los palestinos, reclaman el derecho a la autodeterminación y no cuestiona el deseo de Israel de ser un hogar para los judíos. Del mismo modo, no considera que Israel, etiquetándose a sí mismo como un “Estado judío”, indique en sí mismo una intención de oprimir y dominar.

Sin embargo, el informe de Amnistía Internacional muestra que los sucesivos gobiernos israelíes han considerado a los palestinos una amenaza demográfica e impusieron medidas para controlar y disminuir su presencia y acceso a la tierra en Israel y los TPO. Estos objetivos demográficos están bien ilustrados por los planes oficiales para “judaizar” áreas de Israel y Cisjordania, incluida Jerusalén Este, que continúan poniendo a miles de palestinos en riesgo de traslado forzoso.

Opresión sin fronteras

Las guerras de 1947-49 y 1967, el gobierno militar en curso de Israel de los TPO y la creación de regímenes legales y administrativos separados dentro del territorio han separado a las comunidades palestinas y las han segregado de los judíos israelíes. Los palestinos han estado fragmentados geográfica y políticamente y experimentan diferentes niveles de discriminación según su estatus y el lugar donde viven.

Los ciudadanos palestinos en Israel disfrutan actualmente de mayores derechos y libertades que sus contrapartes en los TPO, mientras que la experiencia de los palestinos en Gaza es muy diferente a la de los que viven en Cisjordania. No obstante, la investigación de Amnistía Internacional muestra que todos los palestinos están sujetos al mismo sistema general. El trato de Israel a los palestinos en todas las áreas persigue el mismo objetivo: privilegiar a los israelíes judíos en la distribución de la tierra y los recursos, y minimizar la presencia palestina y el acceso a la tierra.

Leer más: Javier Calamaro comparó a las vacunas con el nazismo: «Este es el Cuarto Reich»

Amnistía Internacional demuestra que las autoridades israelíes tratan a los palestinos como un grupo racial inferior que se define por su condición árabe no judía. Esta discriminación racial está cimentada en las leyes que afectan a los palestinos en todo Israel y los TPO.

Por ejemplo, a los ciudadanos palestinos de Israel se les niega una nacionalidad, lo que establece una diferenciación legal de los israelíes judíos. En Cisjordania y Gaza, donde Israel ha controlado el registro de población desde 1967, los palestinos no tienen ciudadanía y la mayoría son considerados apátridas, lo que requiere tarjetas de identificación del ejército israelí para vivir y trabajar en los territorios.

A los refugiados palestinos y sus descendientes, que fueron desplazados en los conflictos de 1947-49 y 1967, se les sigue negando el derecho a regresar a sus antiguos lugares de residencia. La exclusión de refugiados por parte de Israel es una violación flagrante del derecho internacional que ha dejado a millones de personas en un limbo perpetuo de desplazamiento forzado.

A los palestinos en el Jerusalén Este anexado se les otorga la residencia permanente en lugar de la ciudadanía, aunque este estado es permanente solo de nombre. Desde 1967, a más de 14.000 palestinos se les ha revocado la residencia a discreción del Ministerio del Interior, lo que ha dado lugar a su traslado forzoso fuera de la ciudad.

ciudadanos menores

Los ciudadanos palestinos de Israel, que representan alrededor del 19% de la población, se enfrentan a muchas formas de discriminación institucionalizada. En 2018, la discriminación contra los palestinos se cristalizó en una ley constitucional que, por primera vez, consagró a Israel exclusivamente como el “Estado nacional del pueblo judío”. La ley también promueve la construcción de asentamientos judíos y degrada el estatus del árabe como idioma oficial.

El informe documenta cómo los palestinos están efectivamente bloqueados para arrendar el 80% de las tierras estatales de Israel, como resultado de las confiscaciones de tierras racistas y una red de leyes discriminatorias sobre asignación, planificación y zonificación de tierras.

La situación en la región de Negev/Naqab en el sur de Israel es un excelente ejemplo de cómo las políticas de planificación y construcción de Israel excluyen intencionalmente a los palestinos. Desde 1948, las autoridades israelíes han adoptado varias políticas para “judaizar” el Negev/Naqab, incluida la designación de grandes áreas como reservas naturales o zonas de tiro militar, y el establecimiento de objetivos para aumentar la población judía. Esto ha tenido consecuencias devastadoras para las decenas de miles de beduinos palestinos que viven en la región.

Leer más: Exhiben esvásticas en mitin contra la vacunación obligatoria en Canadá

Treinta y cinco aldeas beduinas, hogar de unas 68.000 personas, actualmente “no son reconocidas” por Israel, lo que significa que están cortadas del suministro nacional de electricidad y agua y son objeto de repetidas demoliciones. Como las aldeas no tienen estatus oficial, sus residentes también enfrentan restricciones a la participación política y están excluidos de los sistemas de salud y educación. Estas condiciones han obligado a muchos a abandonar sus hogares y aldeas, lo que equivale a un traslado forzoso.

Décadas de trato deliberadamente desigual de los ciudadanos palestinos de Israel los han dejado económicamente en desventaja en comparación con los judíos israelíes. Esto se ve exacerbado por la asignación descaradamente discriminatoria de recursos estatales: un ejemplo reciente es el paquete de recuperación de Covid-19 del gobierno, del cual solo el 1,7% se entregó a las autoridades locales palestinas.

Despojo

El despojo y desplazamiento de los palestinos de sus hogares es un pilar fundamental del sistema de apartheid de Israel. Desde su establecimiento, el estado de Israel ha impuesto confiscaciones masivas y crueles de tierras contra los palestinos, y continúa implementando innumerables leyes y políticas para obligar a los palestinos a vivir en pequeños enclaves. Desde 1948, Israel ha demolido cientos de miles de viviendas palestinas y otras propiedades en todas las áreas bajo su jurisdicción y control efectivo.

Al igual que en Negev/Naqab, los palestinos en Jerusalén Este y el Área C de los TPO viven bajo el control total de Israel. Las autoridades niegan los permisos de construcción a los palestinos en estas áreas, obligándolos a construir estructuras ilegales que son demolidas una y otra vez.

Leer más: Violento ataque antisemita a dos judíos ortodoxos en Londres

En los TPO, la continua expansión de los asentamientos israelíes ilegales exacerba la situación. La construcción de estos asentamientos en los TPO ha sido una política del gobierno desde 1967. Actualmente, los asentamientos cubren el 10 % de la tierra en Cisjordania, y alrededor del 38 % de la tierra palestina en Jerusalén Este fue expropiada entre 1967 y 2017.

Los barrios palestinos de Jerusalén Este suelen ser blanco de organizaciones de colonos que, con el pleno respaldo del gobierno israelí, trabajan para desplazar a las familias palestinas y entregar sus hogares a los colonos. Uno de esos vecindarios, Sheikh Jarrah, ha sido escenario de frecuentes protestas desde mayo de 2021 cuando las familias luchan por mantener sus hogares bajo la amenaza de una demanda de los colonos.

Restricciones de movimiento draconianas

Desde mediados de la década de 1990, las autoridades israelíes han impuesto restricciones de movimiento cada vez más estrictas a los palestinos en los TPO. Una red de puestos de control militares, barricadas, vallas y otras estructuras controla el movimiento de los palestinos dentro de los TPO y restringe sus viajes a Israel o al extranjero.

Una valla de 700 km, que Israel todavía está extendiendo, ha aislado a las comunidades palestinas dentro de “zonas militares”, y deben obtener múltiples permisos especiales cada vez que entran o salen de sus hogares. En Gaza, más de 2 millones de palestinos viven bajo un bloqueo israelí que ha creado una crisis humanitaria. Es casi imposible para los habitantes de Gaza viajar al extranjero o al resto de los TPO, y están efectivamente segregados del resto del mundo.

Leer más: Los incidentes antisemitas en Francia aumentaron un 75% en 2021

“El sistema de permisos en los TPO es emblemático de la descarada discriminación de Israel contra los palestinos. Mientras los palestinos están encerrados en un bloqueo, atrapados durante horas en los puestos de control o esperando otro permiso para pasar, los ciudadanos y colonos israelíes pueden moverse como quieran”.

Amnistía Internacional examinó cada una de las justificaciones de seguridad que Israel cita como base para su trato a los palestinos. El informe muestra que, si bien algunas de las políticas de Israel pueden haber sido diseñadas para cumplir objetivos de seguridad legítimos, se han implementado de una manera sumamente desproporcionada y discriminatoria que no cumple con el derecho internacional. Otras políticas no tienen absolutamente ninguna base razonable en la seguridad y están claramente moldeadas por la intención de oprimir y dominar.

El camino a seguir

Amnistía Internacional proporciona numerosas recomendaciones específicas sobre cómo las autoridades israelíes pueden desmantelar el sistema de apartheid y la discriminación, segregación y opresión que lo sustentan.

La organización pide que se ponga fin a la práctica brutal de la demolición de viviendas y los desalojos forzosos como primer paso. Israel debe otorgar los mismos derechos a todos los palestinos en Israel y los TPO, de conformidad con los principios del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos. Debe reconocer el derecho de los refugiados palestinos y sus descendientes a regresar a los hogares donde alguna vez vivieron ellos o sus familias, y proporcionar a las víctimas de violaciones de derechos humanos y crímenes de lesa humanidad una reparación completa.

La escala y la gravedad de las violaciones documentadas en el informe de Amnistía Internacional exigen un cambio drástico en el enfoque de la comunidad internacional sobre la crisis de derechos humanos en Israel y los TPO.

Todos los estados pueden ejercer la jurisdicción universal sobre las personas sospechosas razonablemente de haber cometido el crimen de apartheid según el derecho internacional, y los estados que son parte de la Convención del Apartheid tienen la obligación de hacerlo.

Informe completo de Amnesty Internacional

 

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí