Estudio israelí abre fuertes esperanzas en la lucha contra el Parkinson

estudio-israeli-abre-fuertes-esperanzas-en-la-lucha-contra-el-parkinson-y-alzheimer
estudio-israeli-abre-fuertes-esperanzas-en-la-lucha-contra-el-parkinson-y-alzheimer

Un nuevo estudio de la Universidad Bar-Ilan, de Israel, durante el cual los investigadores analizaron la dinámica de las ondas cerebrales, podría contribuir al tratamiento de enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer
Hasta ahora, los trabajos científicos señalaron una correlación entre la disminución de la sincronicidad en la actividad cerebral y las enfermedades neurodegenerativas; “Pero no habían demostrado por qué ni cómo sucede”, afirmó el estudiante de posgrado Tal Dalal.

“En nuestro estudio -añadió Dalal, quien encabezó la investigación- hemos demostrado cómo la sincronización contribuye a la transmisión y el procesamiento de información en el cerebro. Esta puede ser la razón por la que eventualmente vemos deterioro cognitivo en los pacientes”.

Al informar sobre el alcance de la investigación, cuyos resultados fueron publicados en la revista especializada Cell Reports, la universidad israelí recordó que, a principios del siglo XX, los científicos comenzaron a registrar la actividad cerebral utilizando electrodos adheridos al cuero cabelludo.

Leer más: Sistema israelí realiza análisis y detecta enfermedades a través de la orina en el inodoro
Leer más: Investigación pionera de la Universidad Hebrea de Jerusalén arroja luz sobre la infertilidad

“Para su sorpresa, vieron que la actividad cerebral se caracteriza por señales ascendentes y descendentes lentas y rápidas” que posteriormente se denominaron “ondas cerebrales”.  Finalizó el reporte.

Desde entonces -aportaron desde Ramat Gan, en la periferia de Tel Aviv, donde la Bar-Ilan tiene su sede- las ondas cerebrales se estudian intensamente en el contexto de su participación en el procesamiento y transmisión de información entre diferentes regiones del cerebro.

En el cerebro sano, apuntan las investigaciones, se observa un cambio en la intensidad de las ondas en el contexto de una amplia gama de actividades cognitivas, como la memoria y el aprendizaje.

¿Por qué y cómo contribuyen estas ondas a la correcta transmisión de información en el cerebro?

Además, muchos estudios demostraron que los cambios en la intensidad y frecuencia de las ondas indican epilepsia, autismo o las enfermedades neurodegenerativas.

El Alzheimer, por ejemplo, se caracteriza por una disminución brusca de la intensidad de las ondas a una determinada frecuencia. La epilepsia se caracteriza por un aumento muy brusco y anormal de la intensidad de las ondas a una frecuencia diferente.

Más información en Israel Económico

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí