Por primera vez en el mundo, un laboratorio israelí obtiene células madre masculinas y femeninas de la misma persona

Imagen ilustrativa: representación artística de células con cromosomas X e Y
Imagen ilustrativa: representación artística de células con cromosomas X e Y

Por primera vez en el mundo, científicos de un laboratorio israelí obtuvieron células madre masculinas y femeninas de la misma persona.

Los investigadores dicen que cultivaron con éxito células del sistema nervioso a partir de las células madre, con versiones masculinas y femeninas genéticamente idénticas.

Señalan que las células del sistema nervioso son una prueba de concepto y dicen que confían en que se pueda obtener cualquier célula humana a partir de las células madre. El avance se describió en un estudio revisado por pares, en el que a los investigadores de todo el mundo se les ofrecieron las células madre para explorar sus posibilidades.

Los científicos del laboratorio israelí del Centro Médico Hadassah, en Jerusalén, comenzaron con células donadas por un hombre que tiene células masculinas y femeninas debido a un síndrome genético.

Las células estaban en un banco de células internacional y la tecnología para derivar las células madre no es nueva. Pero hasta ahora, nadie tomó la iniciativa. “Realmente no sé por qué no se hizo todavía. Los beneficios para la ciencia médica son muy significativos”, expresó el profesor Benjamin Reubinoff.

Reubinoff, quien dirigió la investigación junto con la Dra. Ithai Waldhorn, dijo que las células madre que derivó podrían abrir un nuevo enfoque para investigar enfermedades y tratamientos médicos.

Los hombres y las mujeres, por su parte, suelen verse afectados de manera diferente por las condiciones médicas y los tratamientos. Pero cuando los investigadores intentan documentar las diferencias para hacer avanzar la ciencia, a menudo se quedan atascados.

Esto se debe a que, cuando las personas son reclutadas para estudios, el género es solo un factor que las define. A menudo no está claro si las personas responden de manera diferente a una enfermedad o tratamiento debido a su género, sus genes, sus antecedentes de salud o una variedad de otros factores.

“Por primera vez, ahora tenemos células que son absolutamente idénticas genéticamente, pero tanto en versiones masculinas como femeninas. Esto significa que podemos comparar y contrastar cómo responden a la medicación, o usarlos para modelar enfermedades, sin el ‘ruido’ al que estamos acostumbrados», agregó Reubinof.

“En otras palabras, sabremos de qué manera, exactamente, las células actúan de manera diferente en formas masculinas y femeninas, en lugar de tratar de derivar esta información de grandes estudios. En los estudios, los resultados pueden deberse al género, pero igualmente pueden deberse a las diferencias genéticas entre los participantes”, comentó.

También dijo que se puede cultivar un suministro potencialmente infinito de células madre a partir de las de su laboratorio. Y, además, que podrían usarse para una gran cantidad de experimentos, en universidades, hospitales y compañías farmacéuticas.

 

Vía The Times of Israel

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí