Pinchas Goldschmidt expresó su preocupación por peligro que los judíos corren en Rusia

Pinchas-Goldschmidt-Rusia-Ucrania
Pinchas-Goldschmidt-Rusia-Ucrania

El rabino principal exiliado de Moscú, Pinchas Goldschmidt, dice que los judíos deberían abandonar Rusia mientras puedan, antes de que se conviertan en chivos expiatorios de las dificultades causadas por la guerra en Ucrania.

Cuando miramos hacia atrás en la historia rusa, cada vez que el sistema político estaba en peligro, veías al gobierno tratando de redirigir la ira y el descontento de las masas hacia la comunidad judía”, dijo Pinchas Goldschmidt a los periodistas. “Vimos esto en la época zarista y al final del régimen estalinista”.

Estamos viendo un aumento del antisemitismo mientras Rusia regresa a un nuevo tipo de Unión Soviética y, paso a paso, el telón de acero vuelve a caer. Es por eso que creo que la mejor opción para los judíos rusos es irse”, agregó.

Goldschmidt renunció a su cargo y abandonó Rusia en julio después de negarse a respaldar la invasión rusa de Ucrania.

“Se presionó a los líderes comunitarios para que apoyaran la guerra y yo me negué a hacerlo. Renuncié porque seguir como Gran Rabino de Moscú sería un problema para la comunidad por las medidas represivas contra los disidentes”, dijo.

Los judíos de Rusia han estado emigrando por decenas de miles durante los últimos 100 años, primero a Europa y las Américas y más recientemente a Israel. Según el censo de 1926 había 2.672.000 judíos en la entonces Unión Soviética, el 59% de ellos en Ucrania. Hoy en día, solo quedan unos 165.000 judíos en la Federación Rusa de una población total de 145 millones.

Pinchas Goldschmidt dijo que creía que desde que comenzó la guerra, entre el 25% y el 30% de los que quedaron se habían ido o planeaban hacerlo, aunque ahora había pocos vuelos desde Moscú y el precio de un vuelo a Tel Aviv se había cuadruplicado a aproximadamente $ 2,000 (£ 1,625).

En julio, el gobierno de Rusia cerró la rama rusa de la Agencia Judía, una organización sin fines de lucro que promueve la inmigración a Israel.

En total, se cree que unos 200.000 rusos han huido de Rusia, un éxodo que se aceleró cuando se introdujo el servicio militar obligatorio en septiembre.

“Hay una sección de la sociedad rusa llamada creacle, la clase creativa de líderes empresariales y culturales, intelectuales y artistas”, dijo Goldschmidt, “y creo que es seguro decir que un gran porcentaje de esa gente se ha ido de Rusia, que es y será muy perjudicial para la sociedad rusa”.

Dijo que una gran parte de la comunidad judía en Ucrania también se había ido y ahora eran refugiados en Alemania, Austria y Rumania.

Ucrania tiene una larga historia de antisemitismo, desde pogromos a fines del siglo XIX hasta facilitar las masacres nazis durante la Segunda Guerra Mundial. El más notorio de ellos fue el asesinato de 33.000 judíos en Babi Yar en Kyiv en 1941.

Dada esta historia, Goldschmidt dijo que era notable que Volodymyr Zelensky, que no ocultaba su judaísmo, fuera elegido presidente de Ucrania con más del 70% de los votos.

Ese hecho convirtió en una tontería la afirmación de Vladimir Putin de que Ucrania estaba siendo gobernada por neonazis, dijo el rabino. “Muéstrame otro país que esté en manos de los nazis donde la comunidad judía esté prosperando”.

Sin embargo, no sé qué tan judío se siente el presidente [Zelensky]. Juega la carta judía para pedir ayuda a Israel”.

Goldschmidt también señaló que, si bien los judíos de Rusia enfrentaban un futuro incierto, el antisemitismo iba en aumento en lo que durante mucho tiempo se había considerado un santuario judío, Estados Unidos.

En 2018, un hombre armado mató a 11 fieles en una sinagoga de Pittsburgh. El año pasado, la Liga Antidifamación registró un récord de 2717 incidentes antisemitas en los EE. UU., que van desde agresiones y acoso hasta vandalismo.

Durante muchos años, los judíos en los EE. UU. creyeron que era una excepción, que cualquier cosa que sucediera en Europa y otros países nunca podría suceder allí”, dijo Goldschmidt. “Pero en los últimos tres años ha habido más ataques contra judíos allí que en Europa”.

“Lo que está cambiando es que el sistema político está mucho más polarizado, pero también el discurso se ha visto alterado por las redes sociales. La polarización que estamos viendo ha hecho que el antisemitismo sea mucho más aceptable”, continuó.

Los alcaldes de 53 ciudades de 23 países se reunieron en Atenas a principios de este mes para discutir cómo combatir el aumento mundial del antisemitismo.

Tenemos que detener a esas fuerzas que intentan destruir Europa desde adentro”, dijo el rabino. “Al principio, cuando hubo ataques a escuelas judías como la de Toulouse, la gente pensó que era un problema judío. Pero después de Charlie Hebdo, el atentado en Niza y en el mercado navideño de Berlín, Europa entendió que era un problema europeo, no un problema judío. Eso es lo que tienen que entender estos alcaldes”.

Fuente: Continental.

Leer más – Grave accidente en la Ruta 1 de Israel dejó decenas de personas heridas

Leer más – Ministerio de la Diáspora de Israel y el combate contra el antisemitismo

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí