Fuerte protesta de la comunidad judía de Barcelona

Fuerte protesta de la comunidad judía de Barcelona
Fuerte protesta de la comunidad judía de Barcelona

«Barcelona no puede renunciar a ser una punto de encuentro por la paz, un lugar desde donde impulsar iniciativas a favor de la cultura y la convivencia”, mantiene Toni Florido, presidente de l’Associació Catalana d’Amics d’Israel. La campaña para romper el hermanamiento de Barcelona con Tel Aviv, vigente desde 1998, ha encendido las alarmas en la comunidad judía de la ciudad. Bajo el lema “Barcelona amb l’Apartheid no”, sus impulsores han registrado en el Ayuntamiento 4.135 firmas y en el próximo pleno defenderán la moción para suspender las relaciones institucionales con Israel, incluido el acuerdo de amistad y cooperación entre Barcelona, Gaza y Tel Aviv.

“Contamos con los votos de BComú y esperamos conseguir más apoyos”, mantiene Alys Samson portavoz de este movimiento. Los promotores de la campaña se reunieron con representantes de los grupos municipales de ERC y PSC para conseguir su respaldo en la votación prevista para el próximo pleno del 27 de enero. “No tiene sentido mantener un convenio que pone en el mismo nivel Gaza y Tel Aviv, oprimidos y opresores”, añade Samson.

La reacción de la Associació Catalana d’Amics d’Israel ha sido contundente: “La crítica o incluso la condena a las políticas y actuaciones de los estados y las administraciones no tiene que interferir en las buenas relaciones entre ciudades, porque esto también afecta a las buenas relaciones entre sus sociedades civiles”, mantiene el presidente de esta entidad, Toni Florido. “Sería como romper el hermanamiento con Sant Petersburgo por la guerra con Ucrania, o con Shanghai por la represión en Hong Kong o con Isfahan por la situación en Iran”, añade. La asociación considera que “es particularmente doloroso, inadmisible e injusto que las críticas a las políticos de los estados se conviertan en boicot y en una amenaza de romper las relaciones sólo y exclusivamente cuando se trata de Israel”.

“Romper el hermanamiento con Tel Aviv sería un acto de desprecio y hostilidad hacia los ciudadanos de esta ciudad, una de las más abiertas, creativas, democráticas e innovadoras de todo el Próximo Oriente”, insiste Florido.

Leer más – Alarmante: cuarto hecho antisemita en una destacada escuela de Los Ángeles

La iniciativa ciudadana registrada en el Ayuntamiento insta a suspender las relaciones institucionales con el Estado de Israel, con el convenio incluido y reforzar la cooperación con las organizaciones palestinas e internacionales, incluidas las israelitas, “para poner fin a la violación de los derechos humanos de la población palestina”.

En paralelo, un representante de las entidades Prou Complicitat amb Israel y LaFede.cat acudió al Síndic de Greuges de Barcelona. La resolución, de mediados de diciembre, recomienda a la alcaldía revocar el acuerdo de amistad y cooperación entre Barcelona, Gaza y Tel Aviv. La Sindicatura entiende que se ha producido dos incumplimientos, por una parte el de los Acuerdos de Paz de Oslo, que fue el origen del convenio, también “porque no sopesa los compromisos en materia de derechos humanos y respeto a la dignidad humana como principios inexcusables en el impulso de unas relaciones internacionales que promuevan la justicia global”. Este posicionamiento también ha indignado a la Associació Catalana d’Amics d’Israel, que además de exigir la verificación de las firmas aportadas, afirma que “el Síndic ha dejado de serlo para una parte de los barceloneses”.

Leer más – Polonia: encontraron más de 400 artículos antiguos que podrían pertenecer a la comunidad judía

Fuente: La Vanguardia

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí