Sobreviviente del Holocausto cumplió sus 100 años y pidió un deseo: «Quiero volver a mi casa, al kibutz que fundé»

Sobreviviente del Holocausto cumplió sus 100 años y pidió un deseo: "Quiero volver a mi casa, al kibutz que fundé"
Yehoshua Grossman no es el tipo de persona que abandonaría su hogar a menos que fuera absolutamente necesario. De hecho, el 7 de octubre, cuando se vio obligado a permanecer encerrado en su casa en el Kibbutz Nir Am por temor a una infiltración terrorista, dice que no tenía miedo de nada, excepto de la preocupación de tener que abandonar el kibutz. Desafortunadamente, después de 24 horas en casa sin electricidad, tuvo que irse y trasladarse a un lugar más seguro.
El kibutz ha sido toda la vida de Grossman y sus ojos brillan de emoción cuando habla de ello. De mala gana, junto con sus compañeros kibutzniks, se mudó al Hotel Herods en Tel Aviv, la primera vez que abandonaba el kibutz desde su creación. Incluso durante la Guerra de Independencia, cuenta, después del primer proyectil, las mujeres y los niños fueron evacuados del kibutz por su seguridad, mientras Grossman se quedó atrás para luchar y defenderlo.
«Cuando vinieron a decirme que me fuera de mi casa, fue terrible. ¡¿Cómo pude salir de mi casa de repente?! Ya llevamos tres meses y medio en este hotel y cada día se me hace una eternidad. Yo espero que podamos regresar a casa pronto», relata.
Leer más: Si no condenaste a Hamás el 7 de octubre, no calificás para condenar a Israel. Por Gustavo Szpigiel
Esta semana, Grossman recibió un certificado de agradecimiento del Ministro de Bienestar Social, Yaakov Margi, por cumplir 100 años. «Tuve el privilegio de estar entre los primeros pobladores y cumplí mi sueño ¿Qué más se puede pedir?» le dijo al ministro, a pesar de su intenso anhelo por volver a casa. «Estoy muy conmovido, mis amigos y yo hicimos historia. Mi deseo es volver al kibutz que fundamos, a mi casa», afirma.
Grossman nació y creció en la histórica región rumana de Besarabia y comenzó su proceso de inmigración a Israel en 1940, pero enfrentó muchas dificultades en el camino cuando las fronteras se cerraron debido a la Segunda Guerra Mundial.
Leer más – El pene como arma de guerra – Hamás y su orgía. Por Martha Wolff
Valientemente, Grossman decidió continuar sus esfuerzos por emigrar a Israel, una decisión que le salvó la vida, ya que todos los que regresaron a su ciudad fueron asesinados en el Holocausto, incluida toda su familia.
Abordó un barco de inmigrantes con destino a Israel, un viaje que duró cuatro meses. Sin embargo, al llegar finalmente a las costas de Israel, los británicos se apoderaron del barco y lo encarcelaron a él y a los demás inmigrantes en campos de detención en Acre y Atlit durante unos dos años.

Yehoshua Grossman

Grossman fue uno de los primeros pobladores del Kibbutz Nir Am, donde vivió hasta el 7 de octubre.
(Ynet)
En 1943, Grossman salió de prisión y decidió desempeñar un papel importante en el establecimiento del Kibbutz Nir Am y Hatzerim. Grossman y sus amigos escribieron un capítulo importante en la historia del Estado de Israel. Fue uno de los primeros pobladores del Kibbutz Nir Am, donde vivió hasta el 7 de octubre.
Yehoshua habla de su intenso anhelo por el kibutz, por el jardín de su casa, que cuidaba a diario, y de su esperanza de regresar pronto al kibutz para verlo florecer de nuevo.
Vía Ynet

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí