El Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) llevó a cabo dos nuevos ataques sobre objetivos terroristas en Gaza en respuesta a varios lanzamientos de proyectiles de mortero desde la Franja contra un puesto militar israelí.

Los dos nuevos bombardeos tuvieron lugar en el centro del enclave y se suman a otros cuatro contra dos infraestructuras militares de Hamás y otras dos de la Jihad Islámica, en los que se produjeron tres heridos, según fuentes médicas en la Franja.

Los ataques fueron en respuesta a disparos de mortero contra un puesto militar fronterizo, que no causaron víctimas, y tienen lugar en un momento de crisis en la transferencia de poder en Gaza del grupo terrorista islámico Hamás al Gobierno de la Autoridad Palestina (AP), prevista para mañana y pospuesta hasta el próximo día 10 por desacuerdos entre las facciones palestinas.

En torno a las 14, “entre 10 y 12 andanadas de mortero fueron disparadas hacia la zona noreste de la Franja de Gaza, sin causar heridos y solo pequeños daños. En respuesta, el Ejército de Defensa de Israel contraatacó”, explicó el portavoz militar, teniente coronel Jonathan Conricus, al abordar el aumento de la tensión.

“Es un acto grave. Sabemos exactamente quién ha llevado a cabo el ataque, incluso por su nombre”, aseguró Conricus, que no desveló la autoría e insistió en que Israel “hace responsable a Hamás de cualquier actividad hostil procedente de la Franja”.

“Vigilamos cada movimiento”, advirtió el militar, que aseguró que Israel no “pretende agravar la situación” pero “está preparado” y subrayó que cualquier paso posterior “será el resultado de las acciones que tomen Hamás o la Jihad Islámica”.

Israel -como EE.UU. o la Unión Europea- considera a Hamás una organización terrorista y mantiene a Gaza bajo bloqueo, para impedir el ingreso de armas, desde que los terroristas islámicos tomaron el poder por la fuerza y expulsaron a las fuerzas leales al presidente palestino, Mahmud Abbás (líder del movimiento nacionalista Al Fatah), en junio de 2007.

El enfrentamiento dio comienzo a la división política a la que ahora las facciones pretenden poner fin con un difícil proceso de reconciliación impulsado por Egipto que en los últimos días parece estancado.

 

Vía Aurora

Sin comentarios

Deje una respuesta