Miles de personas sin electricidad en Israel tras la nevada

La policía reabrió la autopista Jerusalén–Tel Aviv pero solamente al transporte público y a los vehículos de suministros.

La nieve derretida, que se congela por las bajas temperaturas, forma capas de hielo sobre el asfalto poniendo en peligro el tránsito vehicular.

La autopista estuvo cerrada durante dos días, el fin de semana, durante el peor temporal de nieve y lluvias que azotó al país en décadas, bloqueando el acceso a la capital.

La carretera 443 que conduce a Jerusalén aún está cerrada; en tanto que los servicios de emergencia trabajan para quitar del paso los vehículos que fueron abandonados cuando comenzó la tormenta.

Las dos principales carreteras hacia el sur y el este de Jerusalén, que conducen a Maalé Adumim y a Gush Etzíon aún están cerradas al tráfico. El tren liviano de la capital no está funcionando.

La municipalidad pidió a los jerosolimitanos que se abstengan de manejar en las resbaladizas calles de la capital.

Cerca de 16 mil hogares aún carecen de electricidad, incluyendo seis mil en Jerusalén y sus alrededores. Cerca de ochenta localidades cercanas a Jerusalén quedaron sin energía eléctrica en el pico de la tormenta, y treinta de ellas aún no fueron reconectadas. Al menos tres aldeas de las Alturas del Golán, que están mejor preparadas para soportar las tormentas y las nevadas, estuvieron sin electricidad, el fin de semana; pero ya fueron reconectadas a la red de energía.
Varias carreteras principales continúan cerradas.

Helicópteros del Ejército de Defensa de Israel (Tzáhal) fueron empleados en Cisjordania (Judea y Samaria) para evacuar a quienes precisaron tratamiento médico, incluyendo a una mujer y sus tres hijos en el asentamiento de Haresha, que sufrían de hipotermia.

El intendente de Jerusalén Nir Barkat dijo que la capital aún se encuentra en «estado de emergencia» para enfrentar la «tormenta de proporciones extraordinarias». El primer ministro, Biniamín Netanyahu, manifestó que este tipo de temporal ocurre «una vez cada cien años» y afirmó que la eficiente coordinación de los equipos de rescate y asistencia evitaron la clase de pérdidas de vidas humanas como sucede en otros países que han sufrido inclemencias similares.

«Nuestro objetivo principal es ayudar a los miles de personas que aún están sin electricidad. Hasta que la energía regrese; los voluntarios, activistas e incluso el Ejército de Defensa de Israel están haciendo un gran esfuerzo para ayudar a los afectados», dijo Barkat.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here