Seis años de prisión efectiva para el ex primer ministro de Israel, Ehud Olmert

Olmert fue condenado a seis años de cárcel por dos cargos de soborno, que aceptó, cuando era intendente de Jerusalén (1993-2003), por parte de los promotores del proyecto “Holyland”, un complejo de vivienda de lujo, ubicadas en el sur de la capital.

El juez de primera instancia, David Rozen, leyó la sentencia y e impuso además una multa al ex primer ministro por un millón de shekels (290 mil dólares). El 31 de marzo pasado, Olmert fue declarado culpable; pero la sentencia recién ha sido presentada.

“Un funcionario público que acepta sobornos es lo mismo que un traidor”, formuló sin pelos en la lengua el juez Rozen.

Antes de la sentencia, Rozen elogió a Olmert, destacando que es “un hombre muy inteligente e impactante, que sabe cómo convencer a los demás. Es una persona respetable que ha hecho una gran contribución al país”. Sin embargo, condenó los delitos que perpetró, calificándolos de “nocivos” y de “una bajeza moral”.

“Olmert se aprovecho de su posición como funcionario público, y aceptó una enorme cantidad de dinero, como se detalla en la condena”, expresó Rozen. “Se trata de un hombre que estaba en la cima del mundo – se desempeñó como primer ministro, el puesto más importante, y de allí llegó al rincón de un hombre condenado por delitos criminales”.

“Este es un día triste en el cual se aplicará una sentencia severa e injusta a un hombre inocente”, expresó Olmert antes de que se leyera el fallo.

El ex primer ministro alega que es inocente y que no hizo nada malo ni en el “caso Holyland” ni en otros casos en los que fue acusado de corrupción, y obligado a renunciar como primer ministro, en 2008.

La sentencia está relacionada con siete de los diez condenado en el caso Holyland, e incluye a aquellos que pagaron soborno – Hillel Cherney, Avigdor Kellner, Meir Rabin y Dany Dankner – como a quienes lo recibieron – Uri Shitreet, Ehud Olmert y Eli Simhayoff-.

Cherney, el dueño del complejo Holyland, fue condenado a tres años y medio de cárcel y a una multa de dos millones de shekels. Kellner fue condenado a tres años de cárcel y una multa de un millón de shekels. Meir Rabin fue condenado a cinco años de prisión, Shitreet, a siete.

El fiscal Yonatan Tadmor manifestó que el hecho de que un acusado haya servido en un alto puesto público no le sirve de inmunidad ante la justicia; sino todo lo contrario, y citó el caso del ex presidente Moshé Katzav, que está recluido en prisión, condenado por violación y otros delitos sexuales.

Si la apelación que piensan presentar los abogados de Olmert, a la Corte Suprema de Justicia, es rechazada; Katzav tendrá pronto un nuevo compañero de celda.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here