Conmemoración a 100 años del natalicio del Rabino Harf en el Museo del Holocausto

El 19 de mayo al anochecer se realizó en la sede del Museo del Holocausto/Shoá de la ciudad de Buenos Aires un homenaje al rabino Hanns Harf z’l con motivo de haberse cumplido el centenario de su natalicio el pasado 23 de marzo.

Durante el mismo, el presidente de la institución, Claudio Avruj dio la bienvenida a los presentes, afirmando que es “un orgullo para el Museo rendir tributo y homenaje a quien brindo importantes servicios a la comunidad”.

El diputado de la ciudad Daniel Lipovetzky hizo entrega a la institución del diploma emitido por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declarando de “Interés Cultural” el homenaje. Al recibirlo Claudio Avruj sostuvo que consideraba que el diploma debía estar en poder de la familia del rabino, y se lo entregó a su hija, la señora Ruth Harf.

Al ser invitado a decir unas palabras el rabino Sergio Bergman, le solicitó al rabino Alejandro Avruj que lo acompañara en el estrado.

Ambos rabinos se refirieron a la personalidad del rabino Hanns Harf z’l, afirmando Bergman que fue un ejemplo de modelo rabínico, al ser un precursor del judaísmo liberal en la Argentina: vital y muy cercano a la gente. También sostuvo que el homenaje “es un reconocimiento tardío” a la obra que llevó a cabo.

Por su parte Alejando Avruj, que durante años fue rabino de la institución que fundara el rabino Harf z’l, la Nueva Comunidad Israelita – NCI, manifestó que tuvo la oportunidad de conocer la labor llevada a cabo por el rabino Harf y que considera que en su momento “no tuvo el reconocimiento y agradecimiento por parte de la comunidad”.

Posteriormente uno de sus nietos, Fernando, se refirió a sus vivencias junto a su abuelo y el ex presidente de la Nueva Comunidad Israelita y actual miembro directivo del Museo, Alberto Hammerschlag hizo lo propio respecto a la tarea comunitaria llevada a cabo por el Rebino Hanns Harf z’l desde el momento en que llegó a la Argentina hasta su fallecimiento, destacando su humildad y hombría de bien y calificándolo como un “pastor de almas”

El acto fue conducido por la directora ejecutiva del Museo, licenciada Gabriela Scheyer, contándose entre los asistentes el embajador de Alemania, Bernhard Graf von Waldersee, país que condecoró al rabino Harf z’l con la “Orden de Mérito” y directivos de las instituciones que el rabino fundó y participó activamente, entre otras de Nueva Comunidad Israelita, Lamroth Hakol, Asociación Filantrópica Israelita; Seminario Rabínico Latinoamericano, B’nai B’rith Argentina.

«Me sentí muy emocionado porque reconocí en el Rabino Harf un propulsor del dialogo judeo-cristiano. Harf fue un hombre que resolvió muchos problemas familiares en su vida como rabino, y fue un pastor de alma. Tuvo muchas cosas que se parecen al Papa Francisco: nunca uso un transporte que no fuera público, al igual que el ex Cardenal Jorge Bergoglio, que cuando estaba en Argentina que viajaba en subte. El Rabino Harf era un hombre muy humilde», destacó Hamershlag en diálogo con VIS A VIS.

«En la década del ’90, la Embajada de la República Federal de Alemania lo reconoció con una medalla al mérito por su labor en las relaciones judeo-cristianas, y creo que con eso esta dicho la calidad de persona que era», resaltó. En ese sentido, el directivo del Museo del Holocausto, destacó que «sí el Rabino Harf estuviera presente diría ‘muchas gracias, pero no me lo merezco'».

“Hubo mucha emoción y muchos sentimientos. Fue un reconocimiento a la labor pastoral, a la labor del dialogo judeo-cristiano y a la sencillez de este rabino. Fue justo que lo hayamos recordado», finalizó Hamershlag.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here