Amman, Belén y Jerusalén estarán «blindadas» durante la visita del papa Francisco

Las autoridades palestinas anunciaron un despliegue de casi 3000 agentes de seguridad para la visita de Francisco el domingo en Belén, Cisjordania, un tercio de los cuales pertenecen a la guardia presidencial, indicó el portavoz de esta unidad.

Medidas de seguridad extremas y excepcionales se terminaron de disponer este viernes en Amman, Belén y Jerusalén, ante el inminente arribo del papa Francisco, que iniciará este sábado su primer viaje a Tierra Santa, un peregrinaje de tres días en el que visitará Jordania, Palestina e Israel.

Miles de agentes de seguridad fueron movilizados en cada una de las etapas del viaje para garantizar la seguridad de un Pontífice que, por ejemplo, le encanta saludar y mezclarse con la multitud, a la vez que rechaza trasladarse en vehículos blindados.

En Amman, fuerzas especiales y antidisturbios serán desplegadas en las calles desde la mañana y se le ha dedicado una atención particular a la misa que el Papa celebrará en el estadio internacional.

Las autoridades palestinas anunciaron un despliegue de casi 3000 agentes de seguridad para la visita de Francisco el domingo en Belén, Cisjordania, un tercio de los cuales pertenecen a la guardia presidencial, indicó el portavoz de esta unidad.

«Habrá 850 miembros de la guardia presidencial para proteger la visita del papa en Belén», declaró Ghassan Nimr. El dispositivo incluirá «tres círculos de seguridad sucesivos, el último de ellos compuesto por tiradores de élite» en los tejados, precisó.

Los dos primeros círculos incorporarán a jóvenes mujeres de la guardia presidencial, entrenadas por el Grupo de intervención de la gendarmería nacional francesa (GIGN) en Jericó, subrayó el portavoz.

«En total, casi 3000 miembros de las fuerzas de seguridad» serán movilizados, 700 de ellos de la seguridad nacional, 700 de la policía, además de policías de civil y agentes de los servicios secretos a lo largo del recorrido, añadió.

En una entrevista en la televisión palestina, el ministro de Turismo y de Antigüedades, Rula Maya, afirmó que el hecho de que el papa atraviese Belén en un automóvil descubierto mostraba que «Palestina era segura» y animó a los peregrinos cristianos a acudir.

Durante su corta peregrinación, Francisco busca mezlarse en la multitud que lo saludará en Ammán, Jordania, el sábado y en Belén el domingo, adonde llegará en helicóptero antes de salir hacia el aeropuerto israelí de Tel Aviv.

«Vamos a desplegar todos los esfuerzos, no solo para proteger al papa sino también para que la visita le sea agradable y permitirle trasladar su mensaje al pueblo», aseguró esta semana Adnan Damiri, portavoz de los servicios de seguridad palestinos.

En Israel, se completaron  los preparativos para la Operación Manto Blanco que prevé el despliegue de 8500 agentes de seguridad y de casi 2000 militares en una operación logística de las más complejas de los últimos años.

En la Ciudad Vieja de Jerusalén, que alberga los lugares santos de las distintas religiones, hay 320 telecámaras de vigilancia, que seguirán no sólo los traslados del Papa sino también los movimientos de judíos ultras, que han multiplicado los actos de vandalismo contra lugares de culto cristianos en los últimos meses.

También hoy apareció una leyenda blasfema sobre una iglesia de Beer Sheva (Neghev), mientras en Jerusalén la policía detuvo a dos judíos con volantes anticristianos. «No pocos lugares de culto cristiano en Israel están bajo protección» reveló ayer a la prensa Talia Lador, una dirigente del Ministerio de Exteriores israelí. (La Nación)

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here