La política exterior argentina exhibe una baja consideración de sí misma. Por Claudio Presman

Hace 16 meses se anunciaba un acuerdo con la República Islámica de Irán que sería histórico. A pesar de que no ha servido para su cometido, ciertamente será histórico, porque será difícil olvidar lo que ocurrió.

La Presidente anunció que buscaría consenso para encontrar un mecanismo de acuerdo con Irán que permita la colaboración de este país para que puedan ser juzgados los sospechosos de haber organizado el atentado contra la sede de AMIA, en el que hace 20 años fueron asesinadas 85 personas y 400 resultaron heridas.

Con la oposición de la comunidad judía, de líderes políticos y de los familiares de las víctimas se avanzó con un trámite parlamentario para ratificarlo por medio de una ley. En medio de ataques a la dirigencia de la comunidad judía el acuerdo fue votado.
Muchos levantaron su voz para señalar que la República Islámica de Irán no era un socio confiable, pero el Canciller hizo oídos sordos a estos planteos.

Sin embargo, a pesar de este despecho de la diplomacia iraní, tras 14 meses de espera, aún hoy la Cancillería Argentina espera la llegada de un mensaje del gobierno no confiable de Irán para poder mostrar el éxito de este pacto.

Lamentablemente era cierto que Irán no es confiable y a lo largo de 20 años no mostró voluntad alguna de cooperar con la investigación de la Justicia Argentina.

Sin embargo la cancillería parece cuidar más este fallido memorándum que la dignidad de la Argentina y la memoria de las víctimas.

Sumado al fracaso con Irán la Cámara de Apelaciones decretó la inconstitucionalidad de este Memorándum.

Pero parece ser que esto no fue aún suficiente, y el gobierno insiste con este camino apelando al tribunal de alzada.

Cuán valioso sería para la sociedad y para las víctimas que se pueda volver a construir consenso sobre el tema de AMIA, el mismo que el Memorándum rompió.

Qué valioso podría ser que los legisladores oficialistas participen de los debates en el Congreso para evaluar caminos alternativos a este fallido memorándum.

Qué buen mensaje daría la Argentina al mundo si abandonamos este camino.

Fuente: Claudio Presman, Secretario del Congreso Judío Latinoamericano, para El Cronista

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here