»Mis queridos hermanos». Por Dori Lustron

Dolor. Bronca. Angustia. Tristeza. Impotencia

Sacan lo peor de uno. Terrorismo fanatico y fundamentalista. Enfermizo.

Gente que puede llorar y llora desconsoladamente. Tengo un nudo en la garganta y no puedo llorar. Es la bronca que puede conmigo.

Soy de las que piensan que con el terrorismo no se negocia pero hay que estar en la piel de los padres que quieren recuperar a sus hijos y entonces uno se ablanda y negocia…y entrega 1027 asesinos liberados en el canje por nuestro único soldado Guilad Shalit.

¿Qué ganamos? Que otro Guilad y dos amigos, todos adolescentes, murieran secuestrados y asesinados.

Ver a esos padres llorar sin consuelo destroza el corazón. Una de las madres cuando habló en el funeral dijo: «Tendremos que aprender a cantar sin ti». Y uno se imagina a una familia feliz que canta y disfruta de sus hijos. Ya nada será lo mismo, pero el dolor y el tiempo mitigarán su pena y seguirán cantando con el recuerdo de su hijo en el corazón. Nunca se olvida a un hijo. Nunca.

Que el gobierno asuma los compromisos con su pueblo porque este dolor ha unido y fortalecido a nuestro país y a toda la Diáspora. Hemos estado rezando por la vida de nuestros chicos como la gran familia que somos…

Eso demuestra que AM Israel (el pueblo de Israel todo) está unido cuando lo amerita, independientemente de divisiones políticas, ideológicas o religiosas.

¡Que nuestros chicos descansen en paz porque habrá justicia!

Fuente: Por Israel

1 COMENTARIO

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here