Khalil reconoció que Rabbani envió dinero a la Argentina

Era para actividades culturales, a través de universidades de Teherán. El supuesto agente iraní admitió una «diplomacia del pueblo» para comercializar granos.
Jorge «Yusuff» Khalil, el hombre señalado como un agente iraní en la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman por encubrimiento contra la Presidenta, habló sobre las escuchas telefónicas en las que es protagonista.
Ayer por la noche, en el programa de América que conduce Luis Majul, Khalil se refirió a las escuchas difundidas, en el marco de la denuncia del ex fiscal de la causa especial AMIA, señaló que nunca se reunió con la Presidenta, reconoció que «estaba muy interesado» por el Memorándum de entendimiento con la República de Irán.
Pero además, habló de una frase controvertida dicha en un audio difundido: «Irán mató en Argentina» y sobre las armas que le robaron en un campo en La Pampa.
«En la época que estaba el presidente Alfonsín, la Argentina vendía mucha carne vacuna a Irán, el 80% de carne que recibía era de Argentina, la comunidad islámica acá de Flores éramos los encargados de la faena y la matanza, cuando yo hablaba con la persona que estaba hablando, estaba hablando con el nieto de la persona que trajo el rito halal a la Argentina», contó.
En su denuncia, Nisman apuntó al Gobierno de promocionar el memorándum para encubrir a los ciudadanos iraníes acusados de cometer el atentado en 1994, a cambio de negocios comerciales. Y en las escuchas, Khalil se refiere a un intercambio de granos.
Khalil explicó que quería «que las medianas empresas empiecen a tener negocio directo con los empresarios» argentinos, pero que no dirigió una «diplomacia paralela» sino una «diplomacia de los pueblos».
«Yo no puedo hablar en nombre de Irán, si puedo tener empresarios iraníes amigos y traerlos a trabajar con empresarios argentinos amigos», afirmó
Además, explicó el por qué recibía dinero de Mohsen Rabbani, su «referente religioso» en la mezquita At-Tauid, y uno de los señalados de ser el autor intelectual del atentado a la mutual judía.
«Con Rabbani no tenemos ningún intercambio de dinero. Si podemos discutir el tema de los precios o de una cotización, porque teníamos trabajos culturales. Las mezquitas se soportan con un diezmo, un quinto, que es un aporte islámico. Muchas veces las universidades de Teherán contribuían con nosotros y le decíamos ‘necesitamos tanto para hacer el trabajo religioso'», señaló.
El secretario general de la mezquita del barrio de Flores sostuvo que con Andrés «Cuervo» Larroque sólo se vio una vez en una marcha y definió a Luis D´Elía como «compañero y amigo».
«Nuestro acercamiento con la embajada ameritaba que le pregunté a un embajador qué está pasando con el memorandum, sí pude tener una apreciación personal, pero nunca me dieron parte en el trato», contó, sobre la negociación de la ley que luego aprobó el Congreso.
Fuente: Clarín

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here