El presidente de la Knéset llamó al reconocimiento oficial del genocidio armenio

En una acción sin precedentes, el presidente de la Knéset Yuli Edelstein instó a un reconocimiento oficial israelí del genocidio armenio durante una sesión que conmemoró el centenario de la Primera Guerra Mundial.
Mientras que el gobierno anterior discutió la conmemoración del exterminio sistemático del pueblo armenio, esta fue la primera vez que un portavoz de la Knéset que apoya abiertamente una medida de este tipo.
La propuesta de Edelstein podría dificultar aún más la relación de Israel con Turquía. Como el estado sucesor del Imperio Otomano, el autor del genocidio, Turquía niega con vehemencia que el genocidio tuvo lugar. Turquía afirma que los armenios fueron exiliados a diferentes provincias del imperio y que no fueron masacrados sistemáticamente.
Los que murieron, dice Turquía, fueron asesinados en la guerra contra los kurdos. Turquía a menudo condena los intentos internacionales para reconocer oficialmente el genocidio. Mientras que el número de muertos es difícil de estimar, se cree que hasta un millón y medio de armenios han muerto durante el genocidio que comenzó en 1915.
«Este fue uno de los eventos más dramáticos y despreciables que se produjeron en la región durante el siglo XX», dijo Edelstein. «Durante un período de unos pocos años, más de un millón de armenios fueron conducidos a la muerte. Esto se hizo a través de masacres y deportaciones motivadas por el racismo y el odio hacia el otro».
Edelstein indicó que Israel ha tenido durante mucho tiempo una actitud ambivalente hacia el genocidio. «Una maraña de restricciones, diplomáticas y de otro tipo, llevó a una postura oficial israelí demasiado vacilante, demasiado restringida, y como resultado de esto se minimizó ostensiblemente el valor y la importancia de este evento.»
Agregó que como víctimas del genocidio perpetrado por los nazis, los judíos no pueden permanecer en silencio. «Nosotros no tenemos derecho a hacer la vista gorda o minimizar la tragedia armenia», dijo Edelstein.
El presidente de la Knéset concluyó con un llamado a la reconsideración de la postura de Israel sobre el tema. «Israel debe revisar a fondo su posición oficial, porque, por supuesto, ninguno de nosotros puede cambiar la historia. La magnitud de la catástrofe que afectó al pueblo armenio y la profundidad de la mancha moral del genocidio tienen consecuencias contra la humanidad. No podemos, y no tenemos derecho a ocultar esto con prestidigitación retórica. Lo que sucedió en Armenia fue genocidio. Llegamos a la conclusión de que después de 100 años ya es el momento para que la humanidad despierte.»

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here