Esteban Bluvol: «Hay franceses judíos que no saben cuánto tiempo más podrán llevar una remera de su país»

El tenista Esteban Bluvol que fue parte de la delegación Argentina que fue a las Macabeadas Europeas que se llevaron a cabo en Berlín, por primera vez en la historia, dialogó en exclusiva con la CADENA JUDÍA DE INFORMACIÓN VIS A VIS acerca de cómo vivió esa experiencia de estar en un país que 70 años atrás vivió la guerra más atroz y dolorosa para  toda la humanidad y el pueblo judío en particular, cómo se vive hoy en Alemania y en otras partes de Europa por el antisemitismo creciente.

– ¿Qué pensabas antes de competir en las macabeadas europeas sobre Alemania?

– Decir Alemania para mí era asociarlo con todas cosas malas, al margen que esto pasó hace 70 años, no me imaginaba una ciudad reconstruida, que haya museos con documentos y fotos y que quede  registrado todo lo que sucedió.  Con un mensaje de esto pasó, pero hoy es distinto por que hay vida, los judíos crecen y viven en paz. Si no hubieran existido las macabeadas ni loco hubiera ido a Berlín por que para mí esta asociado con muerte y terror. En cualquier familia judía del mundo hay alguien que fue asesinado en la Shoá, pero la cuestión deportiva me ha llevado a otros lugares del mundo. A cada uno de los que me preguntan que tal Alemania les cuento mi experiencia del cambio que hizo este país. Inclusive el embajador de Alemania, cuando nos recibió en su casa, él nos comentó que había nacido en el 52` que era hijo y nietos de nazis, pero que ni él ni sus hijos habían participado y esto es lo que se ve. Hay una particularidad que la población judía de Alemania es casi la misma, en cantidad, que la Argentina.

Nosotros vivimos hace muchos años en nuestro país sin nada de lo que sucedió ahí y nunca imaginamos estar ni cerca, y eso a mí me sorprendió muchísimo como judío, como deportista y miembro del movimiento macabeo.

Por eso insistimos tanto para ir a esta ciudad por que era un evento que no iba a ser una macabeada más, y no la fue. Está fue LA Macabeada, que todos los que estuvimos ahí no se nos va a borrar nunca.

– Ustedes que tuvieron la posibilidad de dialogar con otras delegaciones ¿Hablaron por ejemplo con los polacos sobre cómo viven hoy los judíos teniendo en cuenta lo que sucedió en su país en aquellos años?

– Todos los que estábamos eramos generaciones más nuevas, así que ese tema mucho no se hablaba, pero lo que siempre le preguntábamos a los deportistas polacos  era si tenían escuelas judías y si vivían bien allí. Por otra parte, los judíos de Francia nos comentaban que estaban asustados y que se están yendo todos de su país. Yo después de la macabeada estuve en París y fui a hacer Shabat a la Gran Sinagoga de París y sólo había 20 personas, cuando era para 1.000. Cuando entre a ese templo que tiene como 150 años y que sólo cerró en dos oportunidades; durante la Segunda Guerra Mundial y por lo de Charlie Hebdo, en enero de este año. Esperaba ver un templo que explotaba, pero cuando salí del servicio estaba vacío. En Europa los judíos no la pasan bien, hay antisemitismo y cada vez la población musulmana está creciendo en número, pero por el contrario, en Alemania los judíos viven bien. Pero volviendo al comienzo de mi respuesta, hay delegaciones que eran pocos judíos, y otros que siendo muchos no sabían cuánto tiempo más iban más iban tener una remera de Francia puesta. Eso es muy bravo.

– ¿Qué evaluación hiciste en lo deportivo?

– A nivel deportivo me fue bárbaro. Ganamos la medalla de oro en dobles con Gustavo Galler en la categoría y yo perdí la final en single contra Jonathan Grynszpancholc. Nos fue muy bien sacamos 25 medallas en tenis, y en total en la macabeada sacamos 41 medallas terminamos quintos en el medallero. En lo que respecta el tenis se dieron muchas cosas a favor; la superficie que se jugó el torneo, el clima, las pelotitas que son similares a las que utilizamos acá. Lo aclaró por que en Israel se juega en cemento, hace mucho calor y no hay humedad, entonces ahí los israelíes tienen ventaja. Mucho de los que fuimos nos va muy bien en el tenis argentino a nivel torneos nacionales. Sacamos un montón de preseas, pero nuestro objetivo había sido estar ahí. Es más tenemos un chat en whatsapp de todos los que fuimos del equipo de tenis y todas las fotos que vemos son del museo, en la fiesta de apertura, cantando el hatikva, aunque hay un 20% de imágenes con las medallas o compitiendo. Y lo loco es pensar que fuimos a jugar al tenis.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here