Netanyahu firmó el acuerdo de gas natural

Después de meses de debate irresuelto sobre el acuerdo de explotación de gas con las empresas Noble Energy y Delek, el primer ministro Biniamín Netanyahu, quien también es el ministro de Economía (tras la renuncia de Aryeh Deri), firmó el acuerdo destinado a regular el mercado de la energía en Israel. «El pueblo de Israel recibirá un 60% de las ganancias de los yacimientos de gas natural», dice el ministro de Energía Yuval Steinitz.

Antes de la firma, Netanyahu afirmó que «no hay ninguna manera de abrir yacimientos de gas adicionales sin este plan, es la única posibilidad.» «Este gas fue dado a nosotros como un regalo de Dios. Nos convertirá, si no una superpotencia energética, sin duda en una fuerza internacional importante. Este plan es importante para nuestra economía porque nos da una fuente relativamente barata de energía», agregó Netanyahu.

«También es importante para nuestras relaciones exteriores. Muchos países han expresado su interés. No sólo Grecia y Chipre, con cuyos líderes me voy a reunir en unas pocas semanas. Jordania, y por supuesto, la Autoridad Palestina, están interesadas. Turquía y Egipto también están interesados, y estamos discutiendo esto con ellos».

El primer ministro dijo que decidió firmar el acuerdo de gas a pesar de las objeciones del Comité de Finanzas de la Knéset. «Desafortunadamente, esto se ha convertido en un debate político y populista. He leído (el dictamen del comité), lo he considerado, y decidí aprobar el plan de gas. Este plan es vital para nuestra seguridad, porque no queremos quedarnos con una sola planta de energía (Leviatán), mientras el tiempo pasa y perderemos las demás».

Los opositores del plan afirman que sólo perpetuará tanto el monopolio que existe en el mercado y el control de una sociedad extranjera en el mercado de energía de Israel en los años venideros. Los opositores también dicen que el plan también dará lugar a precios muy empinados, como resultado de la falta de competencia.

Leviatán, con reservas estimadas en 22 billones de pies cúbicos (bpc), tomará alrededor de tres años y medio en desarrollarse y se espera que suministre miles de millones de dólares de gas a Egipto y Jordania, además de suministrar a Israel.

Sin embargo, Delek – a través de sus unidades Delek Drilling y Avner Exploración de Petróleo – tendrá seis años para vender la totalidad de su participación del 31,3 por ciento en un segundo campo grande, Tamar, y Noble tendrá que recortar su participación en Tamar hasta 25 por ciento desde el 36 por ciento.

Las empresas también se verán obligadas a vender dos yacimientos más pequeños, Tanin y Karish, dentro de los 14 meses.

Tamar, con reservas de aproximadamente 10 billones de pies cúbicos, comenzó su producción en 2013 para abastecer el mercado interno y será ampliado para la exportación.

El gobierno establecerá un precio máximo y el acuerdo se mantendrá sin cambios durante 10 años.

Sobre la cuestión de los precios del gas, Steinitz dijo al presentar el plan en junio que el precio de las exportaciones de gas se ha limitado el doble – tanto una limitación interna dentro del mercado, por lo que el precio pronosticado promedio en Israel estará en el precio máximo de 5,5 dólares por unidad y el precio de exportación del gas natural no será más barato que el precio interno.

«No hay control de precios, en cambio sí hay limitaciones de precios», explicó Steinitz. «Estamos estableciendo un precio máximo para los próximos años, y un elemento adicional que garantiza que los precios internos serán siempre inferiores a los precios de exportación.»

Fuente: Aurora


DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here