Las razones detrás de la salida de Viviana Fein de la causa Nisman. Por Federico Fahsbender

El año de la guerra de desgaste, por lo visto, llegó a su fin. Desde el comienzo de la investigación por la extraña muerte del fiscal Alberto Nisman que la querella de abogados de su ex pareja, la jueza federal Sandra Arroyo Salgado y su madre, Sara Garfunkel, buscó remover a Viviana Fein de la instrucción de la causa. A pesar de una larga cantidad de medidas, incluso con audiencias y mediaciones en la Cámara del Crimen, la jueza del expediente, Fabiana Palmaghini, ratificó a Fein una y otra vez. Las críticas de la querella en constantes escritos hablaron, principalmente, de un direccionamiento del expediente hacia una hipótesis de suicidio de cara a múltiples pruebas que para los abogados de Arroyo Salgado y las hijas de Nisman indicaban claramente que el fiscal fue asesinado en su baño en el complejo Le Parc de Puerto Madero. Planteos de incompetencia y pase a fuero federal presentados el mes pasado por ambos equipos de la querella –el abogado Manuel Romero Victorica por las hijas de Nisman y Pablo Lanusse por Sara Garfunkel– llevaron la causa a un punto muerto: Fein, hasta que Palmaghini las resolviera, decidió frenar la instrucción del expediente.

Ayer por la mañana, en una medida que generó fuertes rumores poco antes de su salida en los tribunales de la calle Talcahuano, Palmaghini envió su dictamen a las partes para anunciar que le quitaba el control de la causa a Fein de acuerdo a su potestad, habilitando la feria judicial a mediados de enero para una extensa lista de medidas, que incluyen la declaración del ex espía Antonio «Jaime» Stiuso, entre otras. En su dictamen, la jueza explicó claramente el porqué.

Fuentes con acceso al expediente confiaron a Infobae que Palmaghini criticó los constantes cruces públicos entre la querella y la fiscal reflejados en los medios. También objetó que Fein frenase la investigación hasta la resolución de los planteos de la querella. Una voz de peso comentó: «Dicho en criollo, se cansó y se la sacó».

Hubo pedidos recientes para que lo hiciera: el martes pasado, el abogado Lanusse le solicitó por escrito a Palmaghini que tome el control de la investigación. Paradójicamente, dos meses antes los querellantes le habían hecho un planteo similar, que la jueza decidió denegar con el aval de la Cámara del Crimen.

Lo cierto es que, en estos 11 meses tras la muerte de Nisman, Palmaghini podría haberle sacado la causa a Fein en cualquier momento. Sin embargo, en su dictamen no criticó la investigación de la fiscal ni se mostró partidaria de ninguna hipótesis, sea suicidio u homicidio.

El planteo de pase a fuero federal todavía no fue resuelto: voces alrededor del expediente no saben decir cuándo llegaría una respuesta. Queda saber si Maximiliano Rusconi, abogado defensor de Diego Lagomarsino, apelará la decisión. Todavía no lo decidió, contestó a este medio. Esta vez, la jueza busca saber si el técnico informático que le dio a Nisman la pistola Bersa Thunder que le quitó la vida tiene vínculos con los servicios de inteligencia.

¿Frenar la causa fue un error táctico de parte de Fein? Un funcionario respetado en el fuero penal ordinario indicó: «Es una cuestión de corrientes. Fein actuó a la vieja usanza. Antes, si te presentaban un planteo de incompetencia, sea de una querella o incluso por jurisdicción, parabas la instrucción. Hoy, no se estila así».

Fuente: Infobae

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here