“La cancha peronista. Fútbol y política (1946-1955)” Análisis de Eduardo Chernizki

Lectura para vacaciones

Uno de los interrogantes que se planteaba el compilador de “La cancha peronista. Fútbol y política (1946-1955)”, el historiador israelí Raanan Rein, luego que en el año 2012 publicara “Los Bohemios de Villa Crespo: judíos y fútbol en la Argentina”, era porque existía por un lado tanto material historiográfico respecto a lo que se denomina el “primer peronismo” y por otro sobre el desarrollo del fútbol en la primera mitad del siglo XX y muy poco con lo que ocurrió con el deporte, en especial los clubes de fútbol, durante los años 1946-1955.

Raanan Rein, doctor en historia a cargo de la cátedra Elías Sourasky de historia española y latinoamericana, director del Centro S. Daniel Abraham de Estudios Internacionales y Regionales, y vicepresidente de la Universidad de Tel Aviv; es miembro correspondiente de la Academia Nacional de la Historia de la República Argentina (ANH) y fue presidente de la Latin American Jewish Studies Association – LAJSA, a quien el gobierno argentino le ha concedido el título de Comandante de la Orden del Libertador San Martín por su aporte a la cultura argentina, que se ha especializado en la historia del peronismo, en todas sus facetas.

“La cancha peronista. Fútbol y política (1946-1955)”, publicado por USAM Edita, la editorial de la Universidad Nacional de General San Martín, a mediados del 2015, da una respuesta al interrogante que mencionamos más arriba, aunque sea parcialmente.

El libro, integrado por 14 ensayos, está dividido en dos grandes secciones. En la primera se describe y analiza el contexto de lo sucedido durante el periodo considerado; y la segunda está dedicada al vínculo establecido entre el peronismo y 6 clubes de Buenos Aires y sus alrededores, 2 de la ciudad de La Plata, y un estudio sobre los clubes de la provincia de Córdoba; previo a los cuales Raanan Rein en la “Introducción” describe, en forma sucinta, el desarrolló del fútbol en Buenos Aires, como el mismo impactó en la sociedad y se expandió durante el “primer peronismo”, mencionando también las principales películas argentinas que se refirieron al tema; e incluye al final una amplia bibliografía de fuentes primarias y secundarias, como también una pequeña reseña bibliográfica de los autores de los ensayos.

Componen la primera parte los siguientes ensayos: “Uso y abuso del deporte en la década peronista”, Raanan Rein; “Mundo Deportivo: la mirada peronista del deporte argentino”, Claudio Panella; “La huelga de jugadores de 1948”, Mariano Gruschetsky y Julio Frydemberg; y “Evolución de la masa societaria de los clubes de fútbol argentino (1940-1960)”, Mariano Gruschetsky y Julio Frydemberg.

El ensayo de Raanan Rein, como su nombre lo indica, se refiere a la manera en que Juan Domingo Perón, quien fue desde muy joven un destacado deportista, pero no practicante del fútbol, consideró que promocionar la práctica deportiva era una manera de difundir los valores que pregonaba el Movimiento Justicialista, para lo cual ayudó a las instituciones deportivas, mediante subsidios económicos destinados tanto a la construcción de sus instalaciones y al fomento de sus actividades, como también el impacto social que tuvieron los campeonatos infantiles promovidos por la Fundación Eva Perón. Analiza las disputas generadas en las conducciones de los clubes entre los dirigentes que se identificaban con el peronismo y aquellos que eran antiperonistas. También se refiere a la manera en que las instituciones se mostraban agradecidas por la ayuda recibida, poniendo a sus estadios o dependencia los nombres de Juan Domingo Perón o Eva Perón, nombrándolos socios y/o presidentes honorarios, reconocimiento que también recibieron otros funcionarios gubernamentales como Ramón Antonio Cereijo, que fuera ministro de Hacienda hasta 1952, o Carlos Vicente Aloé, gobernador de la provincia de Buenos Aires y director de “Mundo Deportivo”, entre otros.

“Mundo Deportivo: la mirada peronista del deporte argentino”, escrito por Claudio Panella es un análisis como, la principal publicación deportiva identificada con el justicialismo, cubrió la totalidad de la actividad deportiva del “primer peronismo”, dirigida por el Mayor del Ejército Argentino Carlos Vicente Aloé, con ediciones que en ciertos casos llegaban a cien páginas profusamente ilustradas.

En el segundo de los dos ensayos de Mariano Gruschetsky y Julio Frydemberg se aprecia cómo fue el aumento sostenido de la cantidad de socios de los clubes de fútbol en el período analizado, si bien el mismo no fue parejo en todas las instituciones, mientras que en el primero, al considerar la huelga de los jugadores profesionales de 1948, deja en claro que tanto los jugadores como los dirigentes de los clubes mantuvieron sus posturas pese a los intentos gubernamentales de establecer pautas económicas que consideraban contrarias a sus aspiraciones económicas en el caso de los jugadores, o al poder que no debían resignar las instituciones respecto a los integrantes de sus planteles profesionales.

La segunda parte la integran los siguientes 10 ensayos: “¡Politiqueros, no! Sanlorensistas, sí. El club Atlético San Lorenzo de Almagro en la era peronista”, Lucie Hémeury; “Don ‘Pepe’ y Perón, ¿Un solo corazón? El club Atlético Vélez Sarsfield durante el primer peronismo”, Mariano Gruschetsky; “Gimnacia y Esgrima La Plata: simpatías peronistas en la ciudad contrera”, Claudio Panella; “Soo contra todos: Estudiantes de La Plata frente al peronismo”, Jorge Troisi Melean; “Todos unidos triunfaremos: River Plate y el peronismo”, Rodrigo Daskal; “El Cilindro de Avellaneda: el estadio más peronista”, Jorge Luis Bernetti; Boca Juniors, su dimensión social y el pueblo trabajador”, Alex Galarza; “Bohemios y justicialistas: El Club Atlético Atlanta”, Raanan Rein; “Fútbol y clubes en tierras socialistas: el Cub Talleres de Remedios de Escalada durante el primer peronismo”, Mariano Gruschetsky; y “Espectáculo deportivo, dinámica asociativa e intervención estatal en el fútbol cordobés durante los años peronistas”, Franco D. Reyna.

Cada uno de estos ensayos describe la manera en que los dirigentes de las institución consideradas se identificaron con el peronismo y se enfrentaron a los antiperonistas, si bien el mensaje es que cada institución trato de utilizar para su engrandecimiento los apoyos económicos que le brindaba el gobierno, lo que se refleja en sus Memorias y Balances de esos años, figurando menciones elogiosas tanto al Presidente Perón como a su esposa Evita, la decisión de erigir sus bustos y nominar instalaciones con sus nombres, al igual que designarlos presidentes y/o socios honorarios, lo hacían tratando de mantener su autonomía en el manejo de la institución.

En el caso específico de River Plate, la principal fuente utilizada es la “Revista River”, en cuyas páginas además de volcarse la información sobre el fútbol y el resto de las actividades deportivas y culturales que se desarrollaban, se detalla que a partir de un momento determinado contaba con publicidad gubernamental de una página.

Otro aspecto descripto en “La cancha peronista. Fútbol y política (1946-1955)” es la manera en que muchos de los dirigentes peronistas fueron sancionados luego del derrocamiento del gobierno peronista en septiembre de 1955, mientras que otros pudieron continuar al frente de sus instituciones.

En resumen, consideramos que “La cancha peronista. Fútbol y política (1946-1955)” es un texto de imprescindible lectura para todos aquellos que desean conocer en profundidad lo ocurrido con el desarrollo deportivo de la Argentina durante el “primer peronismo” y también que sería muy conveniente que se publicara lo ocurrido con otras instituciones deportivas, tanto de Buenos Aires como del interior del país durante ese mismo período.

 

Lic. Eduardo Alberto Chernizki

Chernizki-e1440719002824

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here