“Resplandor en las tinieblas nazis. Retratos de la resistencia judía olvidada durante el Holocausto”, por Eduardo Chernizki

Resistencia judía durante la Shoá

La Editorial de la Universidad de Villa María ha editado “Resplandor en las tinieblas nazis”, que lleva como subtítulo “Retratos de la resistencia judía olvidada durante el Holocausto”, de Mario Sinay, un texto que en base a testimonios y documentación histórica explica y analiza aspectos relacionados con la “resistencia judía” activa y pasiva en los guetos, en los campos de trabajo y exterminio, y en los bosques como partisanos.

Nacido en Buenos Aires en 1961, Mario Sinay emigró al Estado de Israel cuando tenía 15 años, y luego de sus estudios universitarios en varias universidades internacionales obtuvo l Phd. Doctor en Pedagogía de la Shoá y Pedagogía Visual por la Atlantic International University de los Estados Unidos que luego de dirigir los programas Masa del Movimiento Kibutziano, la Agencia Judía y el Gobierno del Estado de Israel, dirigió – desde el 2007 hasta el 2011 –  el Departamento de Habla Hispana en la Escuela Internacional para el Estudio del Holocausto de Yad Vashem, y que a partir del 2012 es capacitador de líderes juveniles sobre el Holocausto en el Majón de Madrijim (seminario de capacitación de líderes juveniles) Kiriat Moriah en Jerusalem, y en 2013 fue galardonado con el Premio Osik Rozenblat del Instituto APPE, de la provincia de Córdoba, República Argentina.

Sinay define el objetivo de esta obra en las primeras frases del Prólogo, al decir “Hay muchas historias de la Shoá no contadas, omitidas, ocultas, desatendidas, desdibujadas y olvidadas. De esas historias habla mi libro. Este trabajo está inspirado en una gran pasión y un profundo amor por un mundo temático latente y vibrante casi perdido, condenado al abandono. Es una apuesta a aquellos textos que no han tenido eco, con la intención de que permitan nuevas reflexiones sobre la Shoá”; para aclarar después “Es fundamental el abordaje desde enfoques innovadores, no repetir aquello que todos sabemos. Es por eso que este libro no recupera los personajes heroicos clásicos: Mordejai Anilevich, Yanush Korchak, Ana Frank, Abba Koner o Hanna Szenes, ni tampoco pondrá su enfoque en el Levantamiento del gueto de Varsovia, pues ya están instalados en nuestra memoria histórica”.

A lo largo de casi 180 páginas Sinay desarrolla ese enfoque innovador en cinco capítulos en los que compila, traduce y clasifica las experiencias y los testimonios de quienes resistieron.

En el capítulo 1: “Una variación del enfoque tradicional: el heroísmo judía durante la Shoá. Estrategias de Reconstrucción” luego de referirse a los definiciones conceptuales que identifican a la resistencia judía al régimen nazi y los obstáculos a los que debía enfrentar, pasa a desarrollar lo que denomina “Resistencia espiritual”: la educación clandestina, la identidad judía bajo la opresión nazi, la ayuda mutua y la solidaridad, los periódicos y radios clandestinas, el incumplimiento de las órdenes dadas por los nazis, las operaciones de rescate y auxilio, entre otros.

En el capítulo 2: “Rebelión armada contra los nazis. El crepúsculo del heroísmo judío” describe las rebeliones armadas en los grandes y pequeños guetos, rescatando el accionar, por ejemplo de cuatro mujeres combatientes, las cartas heroicas convocando a la resistencia, los partisanos judíos, la Brigada judía y los paracaidistas judíos enviados desde el Yshuv de Eretz Israel (la población judía organizada en la Tierra de Israel) y los soldados judíos que lucharon en los ejércitos aliados.

El capítulo 3: “Entre la valentía y la cobardía, entre la responsabilidad y a culpabilidad: actitudes y dilemas éticos durante la Shoá”, se refiere a los dilemas que debieron enfrentar los miembros del Judenrat (Concejo Judío establecido por los nazis en los guetos) y la policía judía, los rabinos y las responsas de Halajá (ley judía) que debieron efectuar, de los médicos judíos, de los padres y madres en relación a la integridad familiar y a sus hijos, de los movimientos juveniles y los lideres sionistas del Yshuv.

El capítulo 4: “Rebeldes con causa: los movimientos juveniles judíos en la Shoá”, describe y analiza el despertar y el nacimiento de los movimientos juveniles en Europa Oriental, Alemania, y su accionar durante la Shoá en Alemania, Bohemia y Moravia, Hungría, Eslovaquía, Francia y Rumania.

Capítulo 5: “Birkenau: el bloque de los niños. Una lectura diferente”, se refiere a los niños en Auschwitz, al campo familiar B2b y a la historia de Fredy Hirsch.

Cada uno de los ítems que integran los cinco capítulos de esta obra merecen un comentario especial, que por razones de espacio nos vemos impedidos de realizar, debido a lo cual nos referiremos solo a algunos de los que integran el capítulo tercero.

Respecto a los miembros de los Judenrat, la policía judía y los kapos, Sinay sostiene que considerar que todos fueron colaboracionistas de los nazis es un tema tabú y prejuicioso tanto “en los marcos judíos como israelíes”, por lo que plantea que “es necesaria una visión más amplia y profunda, analítica, comparativa, más inclusiva y menos excluyente” de quienes se enfrentaban a “elecciones sin opciones” que “muchas veces conducían a la muerte”.

Respecto a los que fueron colaboracionistas, analizando ciertos casos, diferencia a quienes que lo hicieron para beneficiarse, pensando que les evitaría la muerte de aquellos que lo que intentaron fue salvar a sus familiares directos.

A la vez que brinda una importante cantidad de ejemplos de aquellos que desde su posición colaboraron con la resistencia; demoraron las deportaciones a los campos de la muerte y se negaron a cumplir las órdenes de los nazis, sabiendo que eso los condenaba la muerte inmediata o se suicidaron.

Respecto a los miembros de la policía judía que sobrevivieron la Shoá, el resto de los sobrevivientes plantearon al finalizar la Segunda Guerra Mundial solicitaron que fueran acusados de colaboración con los nazis y persecución de los judíos en los Juicios de Honor que se llevaron a cabo, y que de las 42 causas que se efectuaron, solo 27 acusados fueron declarados culpables.

Un aspecto poco conocido, que Sinay desarrolla en profundidad, es del de los rabinos que eran consultados acerca de aspectos halajicos, legales de acuerdo a la tradición judía, relacionados con aspectos de la vida diaria en los guetos, y en los campos de trabajo, concentración y exterminio, tanto por judíos observantes como por no observantes, generándoles a los rabinos un problema ético pues sus respuestas también se relacionaban con la vida y la muerte de quien les hacía la pregunta.

Respecto a los médicos judíos, consideramos que es muy claro lo publicado en la página web “Medicina y Holocausto. Cuando la Medicina fue malvada” donde se afirma “Han sido muchas las ocasiones en que en este blog de Medicina y Holocausto hemos hablado de la resistencia: médicos, profesores y alumnos que crean una Facultad de Medicina clandestina en el gueto de Varsovia, médicos que investigan sobre el hambre, también en el gueto de Varsovia, médicos que llegan incluso a dirigir un Judenrat (Concejo Judío en los guetos) como el Dr. Elchanan Elkes, que fue el presidente del Judenrat de Kaunas en Lituania. Hemos hablado también de otra forma de resistirse y de cómo los médicos tuvieron que tomar decisiones éticas muy complicadas en un mundo como los guetos carente de todo tipo de medicamentos. ¿A quién administrar los pocos medicamentos que había? ¿Quién era/es el médico para tomar este tipo de decisiones? (http://medicinayholocausto.blogspot.com.ar/2015/01/un-nuevo-libro-sobre-el-holocausto.html).

Un tema por demás controvertido es el caso del liderazgo sionista y del Yshuv frente a la Shoá, en donde la figura de David Ben Gurion y las decisiones que tomaban las instituciones que lideraba han sido no sólo objeto de estudio sino también de créticas, en algunos casos sostienen que como estaba convencido que después que los ejércitos aliados vencieran al nazismo tomaría impulso la creación del estado judío, se centró en crear los marcos necesarios para que ello se produjera dejando en un segundo plano el salvataje de de los judíos europeos.

Sinay menciona la obra de Dina Porad, escrita en 1986, “Un liderazgo entrampado, el Yshuv frente al Holocausto. 1942-1945”, en el que defiende lo actuado por Ben Gurion pero “acepta las conclusiones del historiador Yehuda Bauer, argumentando que se hizo muy poco, demasiado tarde, y con mala suerte”; la opinión del cientista político Shlomo Avineri que justifica “la actitud de Ben Gurión” basada “en una lectura correcta del mapa político de la época” y el libro “El Séptimo millón de Tom Seguev, un historiador considerado post sionista, publicado a comienzos de 1990, que #explicita l crítica contra Ben Gurion por una supuesta indiferencia, o por lo magros resultados de los esfuerzos sionistas por el salvataje”.

Evidentemente Sinay en este tema coincide con lo que Bauer definió como “la impotencia judía durante la Shoá”, pues su interpretación de lo ocurrido es la siguiente “El hecho concreto es que si juzgamos al liderazgo sionista en función de su contribución a la salvación de judíos veremos que fracasó, no por mala voluntad o indiferencia sino por hipocresía y por debilidades estructurales” y menciona como ejemplo el caso de la negativa aliada de bombardear el Auschwitz “por argumentos absurdos y al borde del antisemitismo en algunos casos” o cuando los aliados se opusieron “a las negociaciones con Eichmann y las SS en Hungría para salvar al judaísmo húngaro en el verano de 1944”.

Consideramos que este aporte al estudio de la Shoá de Mario Sinay “Resplandor en las tinieblas nazis. Retratos de la resistencia judía olvidada durante el Holocausto” es muy valioso, por lo que recomendamos su lectura.

Lic. Eduardo Alberto Chernizki

Chernizki-e1440719002824

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here