80 años del Congreso Judío Mundial: la organización que alertó sobre la «solución final»

El 8 de agosto de 1942, el representante del Congreso Judío Mundial en Ginebra, Gerhart M. Riegner, envió un telegrama a los diplomáticos británicos y estadounidenses brindándoles información confiable acerca de los planes de Adolf Hitler para aniquilar a millones de judíos europeos. El telegrama fue la primera palabra fidedigna de que los nazis tenían un plan de exterminio coordinado.

El cable que luego envió a los diplomáticos británicos y estadounidenses en Suiza fue el siguiente: «He recibido un alarmante informe sobre el plan que está siendo discutido y considerado en las oficinas centrales del Führer para exterminar de un sólo golpe a todos los judíos de los países controlados por Alemania, los que constituyen tres y medio a cuatro millones después de la deportación y la concentración en el este, solucionando de una vez y para siempre el problema judío. La campaña está prevista para el otoño, se discuten distintos métodos, incluyendo el ácido cianhídrico».

Riegner instó al vicecónsul de Estados Unidos en Ginebra para que informara a la administración en Washington del plan y para transmitir el contenido del telegrama a Stephen Wise, presidente del Congreso Judío Mundial y amigo personal del presidente de Estados Unidos Franklin Roosevelt.

Wise recibió el alarmante mensaje de Riegner varias semanas después. El presidente del Congreso Judío Mundial lo comunicó de inmediato a las autoridades de Estados Unidos, pero el telegrama fue recibido con incredulidad, a pesar de la evidencia ya existente de las ejecuciones en masa. El Departamento de Estado estadounidense lo consideró «un rumor salvaje, impulsado por las preocupaciones judías», mientras que la Oficina Británica se negó a enviar el telegrama en ese momento, y pidió que las denuncias fueran investigadas primero.

No fue sino hasta el 25 de noviembre de 1942 que el Departamento de Estado de Estados Unidos contactó al presidente del Congreso Judío Mundial, Wise, para confirmar el informe de Riegner y otorgar permiso para que este comunique sobre las noticias del holocausto al mundo. Llevó otros 14 meses hasta que, en enero de 1944, el presidente norteamericano Roosevelt creó la Junta de Refugiados de Guerra, cuyo objetivo era tratar de salvar a los judíos.

A lo largo de la historia, las comunidades judías aprendieron a enfrentar las amenazas por las que pasaron, a través de respuestas globales. De este modo, en Ginebra, hace exactamente 80 años, fue creada la organización que reúne a las comunidades judías del mundo: el Congreso Judío Mundial (CJM).

Funcionando como paraguas de las comunidades judías, el CJM no sólo actuó sobre la barbarie nazi para reconstruir comunidades, proveer asistencia a desplazados, buscar que Alemania indemnice a las víctimas y abogar para que los líderes nazis sean condenados por crímenes contra la humanidad.

Las lecciones del holocausto fueron contundentes para decir «nunca más». Es por esto que el CJM cuenta con un programa de lucha contra toda forma de discriminación, que busca incorporar la enseñanza de los crímenes de la Segunda Guerra Mundial en las currículas de las escuelas, formar conciencia en las nuevas generaciones y así asegurar que no se repitan nuevos genocidios.

El CJM tuvo un papel clave en las acciones diplomáticas para que Naciones Unidas y los Gobiernos apoyen la creación del Estado de Israel, luchó por los derechos de los trabajadores forzados y estuvo en la vanguardia de fomentar un mejor entendimiento con las otras religiones, liderando las relaciones interreligiosas a nivel internacional.

Hoy, la organización reúne y representa a las comunidades de más de cien países, con oficinas en todos los continentes, redes de líderes y equipos profesionales que coordinan y articulan las políticas de las comunidades judías, lo que crea una voz global que se escucha en diversas latitudes.

Las comunidades judías son muy diversas y lograr el acuerdo no es fácil. Sin embargo, el CJM viene realizando una tarea desde hace 80 años que es la de articular las políticas de las comunidades de cada uno de los países para crear de esta manera la voz judía global.
Fuente: Infobae- Por Claudio Epelman

1 COMENTARIO

  1. I’ve been exploring for a bit for any high-quality articles or weblog posts in this kind of house . Exploring in Yahoo I eventually stumbled upon this web site. Studying this information So i’m satisfied to show that I have an incredibly just right uncanny feeling I found out exactly what I needed. I most for sure will make certain to do not disregard this website and provides it a look a relentless basis.

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí