Corte Suprema israelí ordena demolición de 17 viviendas en territorios

La Corte Suprema israelí ordenó la demolición de 17 viviendas construidas en Netiv Ha’avot, dentro del bloque de Gush Etzion en Cisjordania.

Según consigna el diario Haaretz el tribunal falló a raíz de una petición del partido Shalom Ajshav, al comprobar que un puesto de control en territorio Cisjordano se había convertido, desde 2001, en el hogar de varias decenas de familias. Estos puestos habían sido programados para ser retirados posteriormente, ya que fueron construidos en áreas no designada como tierras del Estado.

Así, la decisión da al gobierno plazo hasta el 31 de diciembre para evacuar a dos de los hogares y el resto, antes del 6 de marzo, 2018.

La Presidente de la Corte Suprema, Miriam Naor afirmó en su fallo que «nadie puede refutar que las viviendas en cuestión fueron construidas ilegalmente, sin los permisos apropiados». El fallo agrega que, en 2011, el gobierno se había comprometido a eliminar siete edificios, pero no lo había hecho.

Según la ministro de Justicia Ayelet Shaked “el tribunal está dando lugar a un procedimiento legal sin tener en cuenta la compleja realidad en la zona. Voy a trabajar junto al ministerio de Defensa para girar los recursos necesarios para avanzar en el proceso de ‘registro inicial’, lo que permitirá la formalización de estas casas y que el estado pueda peticionar ante el tribunal para que anule la orden de demolición».

Según el ministro de Medio Ambiente, Zeev Elkin (Likud), quien reside en Gush Etzion, la decisión de la Corte fue “escandalosa”, mientras que para el ministro de Educación Naftalí Bennett (Habait Hayehudi) el fallo es “extremadamente grave», y producto de la presión de la izquierda radical, “que busca obtener en la justicia lo que no consigue por ser minoría”. Sin embargo. Tzipi Livni (Majane HaTzioni) le respondió instándolo a «tomar alguna una clase de educación cívica y entender lo que es la democracia». Según Livni, Bennet “debe entender de una vez por todas que la democracia no es la tiranía de las mayorías, sino un sistema de valores y de Estado de derecho, que la Suprema Corte apoya».

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí