Israel también vota en las elecciones de los Estados Unidos

HENRIQUE CYMERMAN | JERUSALÉN, Jerusalén

Ante una elección reñida en EE.UU., el voto de más de 110.000 norteamericanos israelíes con doble nacionalidad que votarán en Tel Aviv podría ser decisivo en el último momento, ya que muchos están inscritos en estados críticos como Florida.

Desde las elecciones del 2012, el porcentaje de votantes norteamericanos en Israel ha aumentado un 50%. Contrariamente a lo que ocurre en la comunidad judía de EE.UU., se cree que en Israel la mayoría de los votantes se inclinará por Donald Trump. Éste y su candidato a vicepresidente, Mike Pence, lanzaron en los últimos días varios mensajes destinados a la comunidad republicana de votantes de Israel, encabezada por Marc Zell. En ellos, se dirigen también a la
segunda y tercera generación de norteamericanos que viven en Israel, parte de los cuales viven en los asentamientos de Cisjordania, prometiéndoles un fuerte vínculo con el Estado judío y
“la ayuda militar que sea nece-saria”.

“Quiero a Israel, respeto la fe y tradición judía y es muy importante tener en EE.UU. un presidente que se sienta así”, declaró el polémico candidato republicano. “Para mí es algo personal: mi hija Ivanka y mi yerno Jared Kushner crían a sus hijos en la fe judía –añadía–. Haremos frente a nuestros enemigos juntos”. Chelsea Clinton, la hija de la candidata demócrata, también está casada con un miembro de la fe hebrea, Marc Mezvinsky.

Mike Pence, por su parte, subraya un punto importante para los estadounidenses que emigraron a Israel, refiriéndose a la posibilidad de trasladar la embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén, a pesar de la fuerte oposición palestina y árabe. “Jerusalén es el hogar eterno del pueblo judío”, manifestó Pence.

Históricamente, los seis millones de judíos de EE.UU., reforzados por unos 800.000 israelíes que viven en ese país, otorgan su voto al partido demócrata. La única excepción es la minoría ortodoxa y ultraortodoxa. Bernie Sanders es el primer judío en la historia de EE.UU. que llega tan lejos en la carrera hacia la Casa Blanca, hasta que perdió la candidatura ante Hillary Clinton. Según una encuesta del American Jewish Committee, los judíos estadounidenses votarán en un 61% a Clinton y sólo un 19%, a Trump. Algunos analistas israelíes dicen que el partido líder del Gobierno israelí, el Likud de Beniamin Netanyahu –que se educó en EE.UU. y muy próximo a los republicanos– vive una trumpificación, con las clases más altas aglutinándose alrededor de la opción de la izquierda y del centro y la clase media-baja apoyando a la derecha.

Por otro lado, los cinco principales donantes de Hillary Clinton son judíos, entre ellos el israelí y estadounidense Haim Saban. Y uno de los principales donantes de Trump es Sheldon Adelson, magnate de casinos vinculado a Netanyahu y a la derecha israelí.

Zell, el líder republicano en Israel, afirma que muchos judíos nacidos en EE.UU., que vinieron a Israel por motivos ideológicos, temen la política de Clinton y su supuesto apoyo a los palestinos y al mundo árabe, siguiendo la política del presidente actual, Barak Obama.

Un seguidor de Trump, Yehuda, que vive en un asentamiento, declaró: “Trump hará del mundo un lugar más seguro en el que no tengamos que temblar todos ante el Estado Islámico”.

En Israel se calcula que hay entre 300.000 y 400.000 norteamericanos que, al igual que el resto, tienen que registrarse antes en una página web para poder votar. El voto en Israel comenzó a mediados de octubre.

En el 2012, el 85% de los israelíes prefirieron al candidato republicano, Mitt Romney, y sólo un 14% a Obama. En este caso, ante el carácter polémico de Trump, se calcula que el voto judío republicano se va a dividir de forma sin precedentes.

Ariel Adler, de 27 años, llegó a Jerusalén tras concluir sus estudios en EE.UU. Aunque ella y su familia siempre votaron a los republicanos, este año se decidió por Hillary: “Tememos a Trump. No piensa antes de hablar, mientras que Hillary tiene experiencia para enfrentarse a los retos de Oriente Medio”.

Tali Zinger, destacada abogada en Tel Aviv y activista del partido demócrata, reconoce que en el pasado los candidatos republicanos recibieron más apoyo en Israel. “Esta vez creo que será diferente, que muchos republicanos israelíes votarán a Hillary. Trump supone una amenaza para todos.”

La Vanguardia

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here