«Nisman nos contagiaba de esperanza», por Luis Grynwald

A dos años de la muerte del fiscal Alberto Nisman seguimos esperando justicia. Justicia, un reclamo contundente, masivo, sucesivo. Los que llevamos casi 23 años esperando justicia sabemos de lo que se trata aguardar a que se haga justicia. Es una espera sinuosa, por momentos parece que llega, cada tanto se oscurece como aquella madrugada de enero de 2015 cuando me enteré de la muerte de Nisman y todo se volvió confuso y sombrío.

En cuanto supe de su muerte, los recuerdos comenzaron a aparecer en cascada. Los años de trabajo compartido cuando yo era presidente de la AMIA y él estaba a cargo de la UFI AMIA; el esfuerzo por lograr en 2007 que se vuelvan a instalar las alertas rojas de Interpol que habían sido dadas de baja en 2005.

Las reuniones en las que nos informaba sobre los avances en la investigación del atentado; la pasión que movilizaba su trabajo de organizar una causa difícil, compleja que además había sido desmantelada y desvirtuada. La devoción que ponía por llegar a la verdad de lo que pasó el 18 de junio de 1994, nos asombraba a todos y nos contagiaba esperanzas después de tantos años de búsqueda de justicia.

Su muerte truncó esa esperanza. Por eso, todos los que de alguna manera nos relacionamos con Nisman supimos de su dedicación, seriedad y compromiso Todos seguimos esperando justicia por Nisman, no sólo los que lo conocimos sino toda la sociedad argentina espera una respuesta. Su muerte es una herida que mancha la credibilidad del sistema judicial: dos años y no existe nada que explique qué pasó con Nisman, los argentinos seguimos sin saber qué le sucedió al fiscal el caso AMIA, el atentado terrorista más importante de la historia argentina.

Ese fiscal muere y dos años después nada sabemos sobre las circunstancias de su muerte. Apenas si nos mostraron un típico revés de naipe, líneas cruzadas que no van a ningún lado. Y así es, no hay dirección. Y todos aguardando saber, conocer, entender porque es la verdad lo que buscamos, y es, a la vez, la búsqueda de la verdad la que nos guía porque no podemos permitir que el caso Nisman también vuelva a foja cero.

Seguimos esperando justicia y no perderemos la memoria por el atentado a la Amia y por la muerte no aclarada del fiscal Nisman.

Justicia Justicia perseguirás.
Luis Grynwald
*Presidente de la AMIA 2005-2008.

Fuente: Telam

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here