Abel Barabas: «Uf Gozal es como un hijo más para mí»

«Ha-gozalim sheli azbu et ha-ken, parsu knafayim ve´afu (Mis polluelos han dejado el nido, extendieron las alas y volaron)». Esta canción, que fue escrita y cantada por el israelí Arik Einshtein, un revolucionario del rock israelí, grafica la vida de muchos padres y madres, que a través de los años, ven a sus hijos crecer y tomar sus caminos. La historia de esta canción está muy emparentada con Abel Barabas, padre de cuatros hijos: Valeria, Cinthia, Tamara y Daniel, que en diferentes años decidieron hacer Aliá y forjar su destino en Israel.

Barabas, un activista de la comunidad judía organizada que activó en muchas comunidades y que desde hace seis años ocupa un cargo en la Organización Sionista Argentina (OSA), dialogó en exclusiva con la Cadena Judía de Información Vis a Vis acerca del surgimiento del grupo de padres con hijos en Israel, «Uf Gozal», que se reúnen el primer jueves de cada mes en el octavo piso de la OSA para compartir vivencias, anécdotas y entablar diálogo con distintas personalidades sobre el Estado Hebreo, y además ayudar a sus hijos desde la Argentina.

La hija mayor, Valeria, cuando tenía 17 años decidió que cuando terminase el secundario, que lo hacía en el Seminario Rabínico Latinoamericano, se quería ir a vivir a Israel, según relato de su padre, y agregó: «Me acuerdo que un día ya estábamos preparados para irnos a dormir, entró al dormitorio y nos dijo: ‘ya abrí carpeta y hago Aliá’. En ese momento la codeé a mi mujer por debajo de la sábana y le contesté: ‘Vale, hacé lo que vos quieras. Si todo te va a salir bien, es todo mérito tuyo, y si tenes algún problema el llavero tuyo va a estar colgado en esta casa'».

Valeria emigró al Estado Hebreo en 1997. A partir de ese momento, la vida de la familia Barabas cambiaría rotundamente: «Mi señora falleció en mayo del año 2002. Ese año se fueron mi tercera hija, Tamara, en octubre, y mi hijo Daniel, en diciembre. Me quedé con Cinthia, quien recién se fue en el 2004». A medida que se fue adentrando en el relato comentó cómo fue el momento que se volvió a su departamento de Villa Crespo: «El día que fui a llevar a mi última hija al aeropuerto no se lo regalo a nadie. Abrí el departamento, que es el mismo en el que vivía con mis hijos, y estaba yo solo. El ruido a nada que había no se lo regalo ni al peor enemigo».

Ajshav nisharnu levadenu ba-ken, abal anajnu be-iajad (Ahora nos hemos quedado solos en el nido, pero nosotros estamos juntos) Al igual que las estrofas de la canción de Uf Gozal, el sentimiento del nido vacío más la irreparable pérdida de su esposa, su compañera de toda la vida, generó en Abel sentimientos encontrados y eso se muestra en el relato de su historia: en algún momento pensó en irse a vivir a Israel para estar cerca de sus cuatros hijos o casarse con su amiga Graciela para obtener los beneficios para hacer Aliá. Todo esto no prosperó por diferentes motivos: en Argentina tiene su oficio, sus amigos de toda la vida y su departamento en Villa Crespo, y eso pesó mucho a la hora de definir que ayudaría a sus hijos desde el país.

A partir de ese momento comenzó a buscar lugares donde pudiera canalizar esas ganas que tenía de ayudar a sus hijos a 12.763 km. Por eso, hace seis años, surgió el grupo Uf Gozal. El nombre fue elegido por Enrique Quil, ex presidente del Likud y quien vive en Israel: «La idea de generar Uf Gozal surgió a partir de cuando los chicos se fueron y se encontraron con muchos problemas porque, honestamente, te ofrecen una cosa acá y en Israel te encontrás con otra. Cuando ingresé a la comisión directiva de OSA, seis años atrás, planteé en una reunión de Comisión Directiva del entonces presidente Manuel Junowicz generar este grupo para padres. Hace cinco años que ya está Uf Gozal y la idea central es ayudarlos para cuando nuestros hijos tuvieran un problema allá(…) Uf Gozal es como un hijo más para mí». A su vez aclaró que no es un grupo de terapia, los padres y madres que participan comentan los logros de sus hijos y nietos en el grupo, y de alguna manera eso los reconforta y los hace estar un poco más cerca a la distancia.

Hoy Abel es abuelo de nueve nietos, que tienen entre 14 años y 6 meses de edad. Viajó 11 veces a Israel. Gracias al avance de la tecnología, «El Zeide», así los llaman sus nietos, se comunica asiduamente vía WhatsApp con su familia. Se mandan fotos, videos y se cuentan su vida a través de las pantallas. En julio, para las vacaciones de verano israelíes, Cinthia viajará a Argentina junto con su hijo a visitar a la familia.

 

Para comunicarse con el grupo «Uf Gozal-Vuela, Pichón» lo pueden hacer a través de su Facebook oficial «Uf Gozal Argentina» o sino enviar un mail a [email protected]
Los encuentros se realizan en el octavo piso de la OSA el primer jueves de cada mes a las 19:30.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here