Netanyahu viene con 30 empresarios y preparan acuerdos de seguridad, comercio e inversión

En un brindis por el Año Nuevo Judío y en la víspera del viaje que emprenderá a la Argentina, Colombia y México, el primer ministro Benjamín Netanyahu calificó ayer como un «paso histórico» su llegada a esta región. Netanyahu buscará reparar un déficit de su país si se tiene en cuenta que será el primer viaje de un premier israelí a la Argentina, donde vive la mayor comunidad judía de América Latina, y entre las cinco más numerosas del mundo.

Netanyahu llegará el lunes para ser recibido el martes 12 al mediodía por el presidente Mauricio Macri, quien también lo agasajará con un almuerzo en la Casa Rosada. Sus equipos firmarán acuerdos que aún se están puliendo y cuya importancia será más simbólica, ya que lo que intentan es darle cuerpo a la visita. Entre los textos que se preparan hay un acuerdo de seguridad y ciberseguridad, de combate al terrorismo y al narco, áreas en las que en realidad los dos países ya trabajan hace rato. Hay otro acuerdo de cooperación aduanera para facilitar el comercio y otro de seguridad social. Recientemente, Aerolíneas y El Al firmaron un histórico acuerdo de código compartido para unir Buenos Aires y Tel Aviv con escala en Madrid o Barcelona.

Netanyahu llegará con casi 30 empresarios los que el lunes participarán de una reunión de trabajo en el Palacio San Martín en la que estarán por ejemplo el Israel Export Institute, Verint (ciberseguridad), Faception (nuevas tecnologías), Cellcom israel Ltd (telecomunicaciones), Mitrelli Group (recursos hídricos y desarrollo local) y Taranis (agroindustria). El Mercosur tiene un acuerdo de libre comercio con Israel, cuya implementación -más allá del intercambio cárnico kosher- es de escasa implementación aún a nivel regional. En el seminario estarán el vicecanciller Daniel Raimondi y el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser, quien organizó esta actividad. El canciller Jorge Faurie estará con Netanyahu durante el homenaje al Libertador General San Martín informa Clarín.

El viaje de Netanyahu -que enfrenta en su país una embestida judicial contra él y su gobierno en una compleja trama de corrupción- se enmarca en la relación personal que tejió con Macri cuando este era jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires y viajó a Israel. Además, ambos se reunieron en el marco del Foro de Davos, en Suiza, en enero de 2016 cuando el argentino recién había asumido su cargo. Finalmente, el gobierno de Cambiemos dio un giro fuerte giro en un tema que había deteriorado enormemente en la anterior administración. Macri hizo caer a nivel jurídico el controvertido acuerdo con Irán para dar una vuelta de página al conflicto bilateral con Teherán por la causa del atentado a la AMIA.

Netanyahu pasará dos noches en el hotel Alvear de Buenos Aires -de la familia Sutton- y planea visitar la Plaza Embajada de Israel, adonde se levantaba la sede diplomática que fue derribada por el atentado de 1992 (29 muertos) y también al actual edificio de AMIA (el histórico fue destruido en el atentado de 1994, que arrojó 85 muertos). Se espera que en el Alvear encabece una multitudinaria reunión con empresarios que lo quieren conocer. Y el martes, después de su bilateral y almuerzo con Macri recibirá al presidente de Paraguay, Horacio Cartes, a quién el israelí quiso ver aquí.

Por cierto, los movimientos de Netanyahu conllevan un despliegue de seguridad antiterrorista y anti tumultos descomunal. En la Argentina está previsto que organizaciones de izquierda y kirchneristas intenten llegar hasta la sede actual de la embajada israelí (sobre la avenida de Mayo) para protestar contra su presencia.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here