Diego Dlugoviztky: «Que Alberto Indij y Luis Grynwald hayan sido mencionados en el escándalo le quita credibilidad a una futura conducción»

El presidente de la filial de la DAIA en Paraná, y titular a nivel nacional del Consejo Federal de la entidad, dialogó esta tarde con Vis a Vis luego de la confirmación de Alberto Indij como presidente de la institución.

«Indij y Grynwald carecen de legitimidad para conducir en estos momentos la institución. Es indispensable una renovación. De esta manera se le hace daño a la comunidad judía argentina en su conjunto», aseguró.

– ¿Cuál es tu reflexión con respecto al momento que está viviendo la comunidad?

– La verdad es que es un momento muy triste el que estamos viviendo. No lo merecemos, no deberíamos estar pasando por esto, pero también creo que por algo llegamos a este lugar. Esta es una gran crisis y de toda crisis hay una oportunidad y va a depender de nosotros que sepamos aprovecharla.

– ¿En la sesión de anoche en la sede de DAIA se resolvió que el presidente sea Alberto Indij, sus vicepresidentes Alberto Hammerschlag y Luis Grynwald y se aceptó la renuncia presentada por Ariel Cohen Sabban? La nueva conducción confirmó que esta decisión fue por unanimidad.

– A nosotros también nos comunicaron lo mismo, pero el Consejo Federal no participó de esa reunión. Nosotros pedimos la renuncia del presidente, los dos vicepresidentes, secretario y tesorero a partir de las noticias que trascendieron y que la misma gente del consejo directivo nos confirmó que ocurrió. Que los nombres de Indij y Grynwald hayan sido mencionados (Esmeralda Mitre aseguró que se reunieron con su padre Bartolomé, dueño del diario La Nación) le quita credibilidad a una futura conducción, por lo cual entendimos que tenían que dar un paso al costado.

Ellos estuvieron reunidos solos y nosotros (Consejo Federal) estábamos en otro lugar. Cuando nos llamaron para que nos volvamos a juntar nos dijeron: ‘No vamos a renunciar ni vamos a llamar a elecciones anticipadas’. Ahora ellos hacen una lectura en la que aseguran que por la unanimidad de los miembros que estaban reunidos ahí, antes que nosotros volvamos a ingresar al recinto, se aceptó que Indij sea el presidente. Un delegado no estuvo de acuerdo. Y hay que destacar que el Consejo Federal NO participó de esa votación.

Nosotros emitimos un comunicado en el que repudiamos lo que sucedió con Ariel Cohen Sabban y todo su proceder, ya que entendemos que era el momento de una renovación de la DAIA. Al finalizar la reunión de anoche, Indij invitó a las autoridades del Consejo federal a que se sumen a la gestión y participen de alguna manera. Lo primero que dijimos fue que hace dos años y medio que estamos esperando que nos den un lugar que veníamos reclamando y que no teníamos. Lo pensamos anoche y entendimos que no hay forma de participar con ellos, ya que carece de legitimidad esta comisión. No vamos a participar en ninguna gestión.

– Indij le aseguró a Vis a Vis que si renuncian se tiene que ir el Consejo Federal también, ya que es parte de la DAIA.

– Acá no hay problemas de quién se va o quién se queda. Acá el problema es qué queremos para la institución. Nosotros queremos una renovación incluso yo termino mi mandato a fin de año y supongo que me iré. La cuestión es que en esto hay una mirada muy sesgada, de desconocimiento de lo que es el interior. En las instituciones es una persona la que pone el micrófono en una fiesta, pone el flyer, acomoda las sillas, da el discurso y luego desarma el escenario. No tenemos 25 personas atrás nuestro. Es por eso que muchas veces esa misma persona está mucho tiempo en un mismo lugar por el sencillo motivo de que no hay renovación, no hay cantidad de gente que quiera involucrarse. En mi caso puntual, yo fui elegido por los delegados del consejo de DAIA por unanimidad. Cuando los presidentes de las filiales consideren que tengo que dar un paso al costado, voy a irme. Nadie puede ser eterno. Me parece una chiquilinada el decir: ‘si yo me voy, vos también te vas’.

– Esta grieta que  salió a la superficie entre los dirigentes comunitarios, ¿no crees que le está haciendo mucho daño no solo a la DAIA sino a la comunidad judía argentina en su conjunto?

– Si, soy de los que más la sufro. Nuestra misión tiene que ver la comunidad judía argentina y tengo cómo demostrarlo, ya que cuando esto comenzó a tomar ebullición, yo les pedí que por favor cuiden a la comunidad judía. Se estaba postergando la decisión y yo les pedí que la tomen por el perjuicio que estaban ocasionando. Había que pensar en el bienestar de la comunidad. Es por eso que ayer planteamos que tiene que haber una renovación y anticipar las elecciones así un nuevo grupo asume la responsabilidad de la DAIA y puede devolverle el prestigio.

– Desde la DAIA se preguntaron por qué acompañaste al presidente de la AMIA, Agustín Zbar, a ver al Rab Levin.

– Lo acompañé hace un mes y no tiene nada que ver con esto. Fue una casualidad que tuve un encuentro con Agustín Zbar, a quien yo no conocía y me pidió que lo acompañe al templo donde está el Rab Levin, quien tampoco conocía. No tengo idea ni en qué calle era. Estuve cinco minutos. Me preguntó por la comunidad. Le dije que creía que la gente de Buenos Aires debe involucrarse más, ya que si hay un problema la gente más capacitada no se involucra y creo que está haciendo falta esta renovación. Se lo dije a él en ese momento. ¿Cual es el problema que yo ido con Agustín Zbar a ver al Rab Levin? Cada uno puede ver lo que quiere ver. Para mi fue una experiencia rarísima. ya que no tengo nada que ver con la ortodoxia y entré a un lugar que nunca había accedido.

– El Likud envió un comunicado en el que le pide la renuncia de la cúpula de la DAIA y recomienda que vos seas el presidente interino hasta las próximas elecciones. ¿Cuál es tu postura al respecto?

– Me sorprende. Hay que hacer lo mejor para la comunidad. No pasa por nombres personales. Nadie habló conmigo. Llegado el caso lo analizaremos entre todos.

– Ante el rechazo del Consejo Directivo de la DAIA al pedido del Confederal, ¿cuál es la decisión que van a tomar?

– Lo analizaremos y veremos día a día. Nosotros nos sentimos defraudados por lo que se está viviendo y habrá seguramente situaciones que no vamos a avalar. Esas situaciones tienen que ver con la legitimidad o el sentarse en un lugar y no tener la altura para decir ‘bueno si no hay consenso que la gente resuelva’. Asi cualquiera podría presentarse a una nueva elección. Se necesita oxigeno y es muy triste lo que está pasando. Yo tengo aprecio personal por muchas de las personas que considero que tienen que dar un paso al costado en beneficio de la comunidad. No es nada lindo tener que hacerlo. Tenemos miradas distintas pero nos respetamos como personas. Siempre voy a confiar en la buena fe. En definitiva lo mas importante es cuidar a la comunidad judía, engrandecerla y creo que todos queremos lo mismo.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here