Papa Francisco: «el aborto es lo mismo que lo que hacían los nazis pero con guantes blancos»

 En forma sorpresiva, y teniendo en cuenta que en la Argentina es un tema que acaparó la atención de toda la sociedad y en la Cámara de Diputados se aprobó la media sanción de la Ley de despenalización del aborto; el Papa Francisco ha denunciado que el aborto es lo mismo que lo que hacían los nazis pero «con guantes blancos» en un discurso improvisado ante el Forum Familia, una organización de la que forman parte 25 asociaciones italianas pro vida. «El siglo pasado todo el mundo estaba escandalizado por lo que hacían los nazis para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo pero con guantes blancos», ha defendido el pontífice en el Vaticano.

«Está de moda, es habitual. Cuando en el embarazo se ve que quizás el niño no está bien o viene con cualquier cosa: la primera oferta es ‘¿lo tiramos?’. El homicidio de los chicos. Para resolver una vida tranquila, se tira un inocente», ha continuado Francisco. En su discurso también ha pedido a los gobiernos que favorezcan la natalidad y ha asegurado que tener hijos es la inversión más grande que puede hacer un país. «No os canséis de ayudar al crecimiento de la natalidad en Italia, sensibilizando a las instituciones y la opinión pública sobre la importancia de dar la vida a políticas y estructuras más abiertas al don de los hijos», ha considerado.

«El nacimiento de hijos constituye la más grande inversión para un país y es la primera condición de su prosperidad futura», ha agregado. Por otro lado, ha definido el aborto como «una atrocidad» al compararlo con lo que hacían los espartanos con los niños con malformaciones. Y ha manifestado: «Cuando de chico la maestra nos enseñaba lo que hacían los espartanos cuando nacía un niño con malformaciones: lo llevaban al monte y lo tiraban para abajo para cuidar la pureza de la raza. Hoy hacemos lo mismo. Una atrocidad».

Así, ha criticado «las lógicas individualistas y egoístas» por las que se guía el mundo frente al «amor de Jesús por los niños» que declara lo «sagrado e indisoluble» del puesto que ocupa la familia en el proyecto de Dios. Y ha añadido: «No es raro que pierda el sentido de la belleza y de los lazos estables, del compromiso hacia las personas, del cuidado sin condiciones, de la asunción de responsabilidad a favor del otro, de la gratuidad y del don de sí».

«Por este motivo es difícil comprender el valor de la familia, y se termina con concebirla según las mismas lógicas que privilegian al individuo en lugar de las relaciones y el bien común», ha sentenciado. Finalmente, ha reclamado a las instituciones civiles que favorezcan y hagan crecer «familias sólidas y serenas que se ocupen de la educación de los hijos y se hagan cargo de las situaciones de debilidad»

«Los hijos es el don más grande» , insistió. Siempre, incluso cuando «están enfermos»:  «los hijos que se recibieron como vengan, como Dios los mande» . Pero también hay parejas que no los quieren: «A vez me encontré con unos que se han casado hace mas de diez años, sin hijos. Es muy delicado, porque los hijos lo quieren, pero a veces no llegan. En cambio supe que ellos no querían hijos. Pero esta gente tenía en la casa tres perros y dos gatos », contò Francisco.

Y contó otra anécdota personal: «A mí me gusta saludar en las audiencias a las parejas que celebran el aniversario del matrimonio. Una vez había una pareja que cumplía 60 años. Hace tiempo se casaban jóvenes. Me encuentro a esta pareja y le pregunto se sienten el mismo amor. Y se miraron con los ojos llenos de lágrimas, «el amor no se terminó nunca» me dijeron Una familia ya no es un amor de novela, cuando se está enamorado toda la vida, con todos los problemas que hay ».

www.lastampa.it

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here