Israel es el país judío, es el hogar nacional del pueblo judío. Por Sergio Pikholtz

En principio creo que se trata de una ley polémica porque confronta diferentes visiones del ideario sionista, pero por sobre todo porque es una ley impulsada por la coalición gobernante en Israel, y entonces las opiniones están muy cargadas de ideología política.

En lo personal, lo que creo, y sin que ello sea extensivo a la federación que presido, es que esta ley no hace más que poner por escrito lo que en los hechos concretos sucede: Israel es el país judío, es el hogar nacional del pueblo judío, Israel debe preocuparse por la Diáspora y ratificar los símbolos patrios.

Creo que no modifica el status del uso del idioma árabe aunque establezca el hebreo como idioma oficial, y cabe decir que todos los países tienen un idioma oficial. Y lo más complejo sería el punto del impulso a nuevos asentamientos, algo que desde la centro izquierda israelí y sionista es visto como una promoción de la política de desarrollos en Judea y Samaria.

En síntesis, estoy a favor de la ley, aunque creo que el Estado de Israel tiene una fuerte deuda con su carácter moderno y liberal: el mantenimiento del Status Quo firmado por Ben Gurión en 1948, donde establece que la sociedad civil se rige por normativas religiosas del gran rabinato ortodoxo de Israel. Esto no puede extenderse en el tiempo.

Israel puede mantener su identidad y su carácter judío sin que las leyes civiles se sostengan sobre las normativas religiosas establecidas en 1948.

Creo que la vida civil debe ser regida por normativas civiles y que, por otra parte, tanto el reformismo como el conservadurismo no pueden seguir siendo relegados por una supremacía ortodoxa que no se traduce en el carácter diverso de la sociedad israelí ni en las mayorías que componen el país.

La semana pasada, el rabino conservador de Haifa, Dov Hayun, resultó detenido por ejercitar su rabanut en casamientos según las costumbres Masortí y el superior rabinato lo denunció.

Para una democracia moderna como la israelí, que establece claramente su carácter judío, es inentendible e insostenible que sucedan estas cosas.

Sergio Pikholtz – Presidente de la Organización Sionista Argentina

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here