Comunidad Bet Hilel: el sueño de la casa propia es casi una realidad

VIS a Vis fue testigo de un hecho emocionante para la comunidad Bet Hilel, ya que después de muchos años, esta más cerca de concretar su sueño anhelado de tener su casa propia. Algunos miembros fundadores, parte de la comisión directiva y el rabino Ioni Shalom fueron testigos del brindis, previo a las Altas Fiestas, que se llevo a cabo en Arraoz 2854, el edificio que a fin de este año, según estimaciones de los constructores, será inaugurado por la comunidad judía de Palermo.

En el medio de los tramos finales de la construcción, un grupo de personas ligadas a la comunidad Bet Hilel fueron testigos de un hecho histórico para esta comunidad del movimiento masortí: se hizo el primer brindis en el edificio que muy pronto se va a inaugurar. En la previa de lo que serán los Iamim Noraim, el presidente actual de la comunidad masortí, Daniel Sapoznicoff en diálogo exclusivo con este medio contó las sensaciones de este proyecto que comenzó a principios de noviembre 2014, cuando la comunidad decidió comprar el edificio:»Es ver un sueño, que parece fue más que un parto, por que hace años que estamos con esto: ya van tres años de obra y ver que estamos a semanas de terminar, realmente es increíble». Muy emocionado se veía al presidente de Bet Hilel,  mientras nos decía que «tuvimos que atravesar en estos años cambios económicos en el país y situaciones personales muy duras»: «Dejamos una comunidad en Palermo del movimiento conservador, que es la única del barrio. También dejamos un legado para nuestros hijos y nietos, que fue el fin por el cuál uno trabajo tanto». 

Por su parte, el secretario general, Ernesto Graizman, comentó que «la buena voluntad del presidente y que puso el cuerpo por la concreción del proyecto» son hechos para destacar. Víctor Zajdenberg, invitado permanente de la DAIA y miembro de la comunidad Bet Hilel, comentó que todas las actividades que desarrollaba la comunidad fueron trasladadas al colegio Martin Buber, que «gentilmente» cedió sus instalaciones para que los janijim, entre 250 y 300 chicos, puedan desarrollar sus actividades con normalidad. Los servicios de Rosh Hashaná y Iom Kipur se harán en el Club Náutico Hacoaj de su sede de Capital Federal.

El Rabino de la comunidad, Ioni Shalom, en el brindis comentó: «Estamos en la entrada de la Tierra Prometida», y remarcó que empezarán un nuevo año «con la certeza de empezar en nuestra casa. Una casa de inspiración». Luego hizo sonar el Shofar ante la emoción de todos los presentes.

Para finalizar, el vicepresidente 1° de Bet Hilel, Fabio Eselevsky remarcó: «Falta muy poco, pero todavía falta. Esperamos el acompañamiento de ustedes».

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here