Rabino Alejandro Avruj: «Es clave que las instituciones centrales de la comunidad representen a todos los judíos y sino habrá que generar nuevos espacios»

El Rabino Alejandro Avruj de la comunidad Amijai, quien es presidente de la Asamblea Rabínica Latinoamericana, diálogo con VIS A VIS y se refirió al encuentro que se produjo, el miércoles por la noche, en la sucá de la Comunidad Dor Jadash, donde un grupo de rabinos y presidentes de instituciones del Movimiento Conservador se reunieron enmarcados en la festividad de Sucot, que está transcurriendo en el calendario hebreo, para generar un espacio de encuentro. El rabino aseguró que espera que este encuentro «sea el primero de muchos».

«El espíritu fue el de la hermosa fiesta de Sucot, tal como nos marca la tradición: encontrarnos, transformar la sucá en un espacio de encuentro y de unidad. Prácticamente, la totalidad de las comunidades de la ciudad y del Gran Buenos Aires estuvieron reunidos, rabinos y presidentes, eso nos fortalece. Nos hace sentir ese espíritu de grandeza y de potencia que tiene el Movimiento Conservador. Estudiamos textos de Sucot, brindamos y cantamos, celebramos el momento y, por sobre todas las cosas, sentimos que tenemos una sinergia y mucho para construir y hacer», declaró en primera instancia el rabino Avruj sobre el encuentro que se produjo en Dor Jadash con un número importante de comunidades conservadoras que se hicieron presente.

«Tenemos muchas organizaciones, cada una con una finalidad y un objetivo, pero una cosa son los sellos y otra cosa es la potencia de las mismas comunidades y las ganas de sus líderes de construir y mejorarlas. Uno nunca se puede quedar quieto en ninguna de las instancias de la vida, uno puede decir: yo soy muy solidario, pero podes ser más solidario y así en todos los ordenes. Muchas instituciones pueden ser mejores, para eso se necesita encontrarse, pensar y re-pensarse. La comunidad, en general, necesita ese tipo de mensaje y estímulo. Tenemos muchos desafíos que se vienen, tenemos una Argentina compleja, y las instituciones madre de la comunidad están en ebullición y en proceso de renovaciones, y las instituciones propias del movimiento, también. Todo esto exige un replanteo. Nos pareció que Sucot era un buen momento».

El presidente de la Asamblea Rabínica Latinoamericana aseguró que espera que este sea el primer encuentro de muchos, dado que recién comenzó  el año 5779. También hizo hincapié que en este encuentro «no se habló de política. Fue un encuentro con ganas de empezar a pensar políticas». 

Por último, el rabino de la comunidad Amijai ante la consulta sobre cuál debe ser la forma de afrontar los problemas que está atravesando la comunidad aseguró: «Aceptándonos todos en nuestras diferencias. Lo más grave que tenemos es que se intento durante años conversar, por ejemplo con la AMIA, para que se reconozca los espacios no ortodoxos y no hubo posibilidad. El ideal sería encontrarnos en la unidad, pero sí no puede ser de esa forma, formalizar cada uno el espacio que merece y necesita, la enorme mayoría de los judíos de la comunidad, que no tiene una filosofía de vida y una concepción ortodoxa del judaísmo sino liberal, progresista, conservadora y masortí, que es otro formato. Que sea verdaderamente representativa de nuestras organizaciones, no representando nada más que una parte de la comunidad…eso es grave, eso es grave. Es clave que las instituciones madre de la comunidad judía representen a TODOS los judíos, y sino habrá que generar nuevos espacios que representen a quienes no se sientan representados». 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here