«Nosotros necesitamos hablar», diferencias entre Israel y los judíos de la diáspora

La diferencia entre vivir en un país judío y ser parte de una minoría judía en otro país es, en muchos sentidos, la raíz de la diferencia entre los dos lados

El tema de la Asamblea General de las Federaciones Judías de Norteamérica de esta semana es «tenemos que hablar», centrándose en las divisiones entre judíos israelíes y estadounidenses. Se ha hablado mucho sobre la creciente división entre los grupos en los últimos años y esta conferencia tuvo la intención de ponerlo en el centro de atención.

Los materiales de marketing publicados antes de la Asamblea General enumeraron estadísticas sobre las diferencias políticas entre los dos grupos. En la Asamblea General, sin embargo, hubo indicios de diferencias en el estilo de vida: los israelíes, por ejemplo, tienen muchas más probabilidades de mantenerse kosher (63%) que los judíos estadounidenses (22%), y son mucho menos propensos a casarse (2%) en comparación con A los estadounidenses (44%).

Eso dice mucho sobre de dónde vienen estos dos grupos. La diferencia entre vivir en un país judío y ser parte de una minoría judía en otro país es, en muchos sentidos, la raíz de la diferencia entre los dos lados aquí, incluso si los judíos estadounidenses son la diáspora más exitosa y mejor integrada. Comunidad en la historia.

En Israel, no tienes que estar afiliado a ningún tipo de organización, sinagoga o escuela para hacer del judaísmo parte de tu vida. Está en el aire. Está en el calendario. Está en los supermercados: no hay pan en la Pascua, hay grandes ventas de productos lácteos antes de Shavuot, y frutas funky en las que dice sheheheyanu, la bendición de una nueva experiencia, antes de Rosh Hashana. Casi la mitad de los judíos israelíes se identificaron como seculares, pero casi nueve de cada diez israelíes seculares (87%) asistieron a un seder y el 30% ayunaron todo el día en Yom Kippur, según la encuesta del Instituto Pew de 2017 de la cual la JFNA tomó estas estadísticas.

Por el contrario, los que participan en federaciones tienden a preocuparse por mantener a los judíos estadounidenses, especialmente a los jóvenes, involucrados con su judaísmo y sus comunidades judías. Un ejecutivo estadounidense de JFNA dijo algo en una conversación el martes: «No voy a la sinagoga, así que mis hijos dicen: somos judíos, pero ¿qué significa eso?» Y luego se encogió de hombros.

En Israel, hay menos encogimiento de hombros, aunque solo el 27% de los israelíes (en comparación con el 11% de los estadounidenses) van a la sinagoga semanalmente. Alrededor de un tercio de los judíos seculares autoidentificados en Israel se mantienen kosher, lo que es significativamente más que el porcentaje de todos los judíos de Estados Unidos, incluidos los ortodoxos (22%).

Curiosamente, no se mostraron estadísticas en la Asamblea General sobre cuánto valora cada lado la relación con el otro, pero no son difíciles de encontrar: una encuesta del 2017 Pew Institute que compara las actitudes de los judíos israelíes y estadounidenses, en la que gran parte de las estadísticas sobre Las exhibiciones en la Asamblea General se basan: muestra que el 43% de los judíos de EE. UU. considera que «preocuparse por Israel» es una parte esencial de ser judío. Este año, una encuesta de la Federación UJA encontró que el 75% de los judíos israelíes sienten que tienen un destino compartido con los judíos estadounidenses.

Jpost

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here