Uriel Aiskovich: «ID es un proceso en el que los participantes descubren qué es lo diferente que tienen para contar»

El Director de Identidad y Diversidad (ID), Uriel Aiskovich, hoy estuvo en los estudios de Radio El Mundo 1070 y dialogó con Vis A Vis.

Aiskovich es un emprendedor. Así se presenta y es lo que mejor lo define. Además es politólogo, docente UBA, Fundador de la Asociación MINU, ID, la Fundación Altneuland Arte por la diversidad y Director y Líder espiritual del Centro Hebreo IONA.

Regresó de un viaje a Cancún, México, donde se presentó la propuesta de ID a nivel internacional por intermedio de Lazos LATAM, una red judía iberoamericana de profesionales y change-makers de 25 a 45 años, que potencia el networking profesional regional y promueve el liderazgo de propuestas innovadoras que contribuyan con el desarrollo de la vida judía en la región.

¿Qué es ID?

«ID son las siglas de Identidad y Diversidad. Es una propuesta para personas de todas las edades de todo el mundo y para quienes quieren dar un salto y transformarse. Es poder invitar a que todos a que cuenten eso que tiene para decir porque de todas las personas podemos aprender. Invitar a cada uno a descubrir cuál es el potencial que tiene para contarlo».

¿A qué público está dirigido?

«Nosotros ID lo empezamos a proponer para gente joven. Creemos que hubo un auge muy grande de formatos breves de charlas. En el proceso que hace 4 años venimos haciendo descubrimos que esto lo puede hacer cualquier persona. Hoy en día tenemos hijos de participantes de 10, 11, 12 años que nos piden hacer ID y estamos armando una propuesta de ID kids. Tuvimos una propuesta de ID para chicos de quinto año de ORT. Tenemos gente de todas las edades. A veces en la comunidad hay propuestas muy segmentadas por edades y también poder incluir grupos de mucha diversidad, de profesiones distintas, es algo que está muy bueno. Este proceso es lo que venimos ampliando en ID. Esta propuesta de charlas la pueden desarrollar personas de todas las edades y de cualquier lugar del mundo. Estamos convencidos que todos tienen algo para contar. También participa gente que no es de la comunidad. Venimos a generar redes con las ONG. con programas del gobierno, para que ID se pueda llevar por ejemplo para colegios públicos, poblaciones vulnerables, para que se pueda pensar que la idea de ID es partir de un valor judío. Esto se puede potenciar para la diversidad que hay en el mundo judío y para potenciar la diversidad que hay fuera del mundo judío».

¿Cómo el proceso de preparación de un participante de ID?

«ID es un proceso en el que los participantes descubren qué es lo diferente que tienen para decir y que culmina con un evento donde lo puede contar. Puede ser gente con mucha experiencia en presentaciones públicas, pero en el escenario de ID tiene que contar algo que generalmente no cuenta y tiene que hacer ese click. Para llegar a todo ese proceso donde puede haber gente que nunca se paró en el escenario tenemos un trabajo de 4 meses de coaching y se conforman grupos muy valiosos con historias realmente muy interesantes. Vienen personalidades muy inspiradoras que hablan desde su propia identidad: pueden ser directores de cine, como lo tuvimos a Ariel Winograd, que exploran la identidad judía a través del arte. Ver perspectivas de alguien que tuvo que abandonar su país por sus propias ideas. Nos caracterizamos por realizar diferentes actividades para trabajar primero en el qué es lo que cada uno quiere contar y después en el cómo contarlo para que esto pueda tener su impacto y llegue de manera efectiva a la gente».

Con respecto al viaje que realizó a México, comentó que: «Estuvimos en un evento para contar lo que es ID, un proyecto que se inició en Argentina, que ya está teniendo su alcance, pero que pronto se desarrollará en otras ciudades como La Habana, Panamá, Miami, DF de México y Porto Alegre, entre otras. Esto se va abriendo para afuera y la semana que viene vamos a estar en Nueva York en donde hay mucho interés en que se pueda desarrollar».

¿Cómo es el coaching de ID?

«En ID promovemos charlas de 8 minutos para ir al grano y ser concisos para llegar al punto. Es un trabajo muy grande y el coaching tiene que ir con dos partes: una tiene que ver con descubrir si lo que uno está diciendo es aquella historia que solo uno puede contar e ir realmente a ese lugar de poder hablar algo que primero lo moviliza a uno y después moviliza a los demás. Después está la manera de cómo contar eso. Para el coaching tenemos una gran coach que es Paola Churba, quien viene hace 4 años trabajando con nosotros y se especializa en programación Neurolingüística. Tenemos a varios graduados que hicieron ID en otras ocasiones y que se formaron para ser coach de participantes en otras ediciones. Esta comunidad sigue creciendo y de esta manera formamos a gente para que lo haga en otros países. Queremos que cada vez que un participante se forma pueda ir compartiendo esto. Trabajar de manera muy personal con cada uno es importante, ya que se van formando grupos entre los propios participantes donde a veces a uno le cuesta dar su propia charla, pero recibe ayuda de otro o incluso el brinda la suya»

Con respecto a lo que significa LAZOS Latam, aclaró: «Con el apoyo de Schusterman Family Foundation se realizó la tercera edición del Summit Regional organizado por LAZOS Latam en la ciudad de Cancún con jóvenes emprendedores del mundo judío con el objetivo es formar líderes que deseen generar impacto en sus ciudades. Esta fundación viene trabajando fuertemente para unir gente innovadora y poder mostrarnos el pluralismo que existe en el mundo judío y nosotros con el programa de ID fuimos uno de los 4 proyectos que se llevaron a México y nos encontramos con gente muy valiosa y comprometida».

Por su parte, el líder de la Sinagoga del Centro Hebreo Iona se refirió al atentado a la sinagoga de Pittsburgh:
«Estoy muy conmovido por lo que pasó en Estados Unidos. Tengo gente conocida que está allá que también está muy shockeada. Estamos lamentable y tristemente acostumbrados a tener las barras de cemento que distinguen lo que es una institución judía. De repente en Estados Unidos, entrás a una sinagoga y no hay nada de eso. Siempre la conversación que tenemos con la gente que nos cuida, que nos protege, es que el objetivo sea que las cosas puedan funcionar con la mayor normalidad posible. El que no es de la comunidad, se pueda sentir bien recibido y el que es de la comunidad se pueda sentir protegido, pero lamentablemente la triste realidad del terrorismo hace que a veces alguien que no conoce se sienta intimidado cuando tiene estas preguntas de seguridad y que uno no entiende esta realidad tan loca en la que vivimos. En el mundo en el que vivimos parece una locura. Desde mi perspectiva como politólogo es pensar que a veces creíamos que el enemigo del terror estaba solo en un lugar, en el fundamentalismo islámico y cuando suceden estos atentados vemos que la locura parece no distinguir y no tener barreras.  Entonces a mí me gustaría pensar, frente a la locura de afuera, que está bien que tengamos el desafío de perder nosotros la locura que es lo que nos lleva a ver estos sucesos tan terribles».

«Siento que hay una fuerza de propuestas nuevas que están sintonía con una gran diversidad que veo de Estados Unidos e Israel, que está empezando a aparecer en Argentina y Latinoamérica, Hay una fuerza que tiene que ver con estructuras que responden a modelos de hace 30, 40 o 50 años y que todavía les cuesta mucho entender la realidad de las nuevas generaciones, de los nuevos tiempos, de lo que nos pasa como sociedad. Esos choques se ven y aparecen cuando hay elecciones, aparecen cuando hay distancias muy grandes entre lo que puede decir algún representante de alguna de estas organizaciones políticas y lo que viven otras personas, fundamentalmente aquellas que están mas alejadas de la comunidad. También se relaciona con las comunidades que comienzan a crecer y a tener un lugar tratando de entender estas nuevas realidades. Creo que el mundo, no solo judío, nos cambió mucho, nos toca a todos y son desafíos que tenemos que entender, ya que está cambiando lo que es el modelo de familia, la idea de comunidad y cambia también lo que es la idea de política y a veces en la comunidad pareciera que nos cuesta entender esto. El creador de la fundación Shusterman dijo hace poco en Cancún que estamos muy adelantados, ya que podemos saber cómo funcionaba la comunidad en los años 90», expresó.

¿Sentís que le marcás la vida a un judío cuando realizas una ceremonia de Bar/Bat Mitzvá o casamiento?

«La vida judía se marca de muchas maneras. Una es con nuestra tradición religiosa, con la vida en comunidad, con la sinagoga, que nos llena el espíritu, y nos conecta también con la música. Para mí es entender, cuando hay un Bar o Bat Mitzvá, que hay nuevas generaciones que van a poder continuarlo y dar un modelo de judaísmo mucho mas inclusivo. Es maravilloso cuando una familia se une o una pareja escribe su propia ketuva y sella su propio compromiso».

Si te tenés que definir en la gran cantidad de actividades que realizas, ¿en qué rol prevaleces?

«Me gusta emprender y me gusta pensar que uno es un educador desde diferentes aspectos, en lo que pueda hacer en la comunidad judía, sea en lo que pueda hacer en la universidad o en diferentes partes de la vida. Y lo que hacemos en ID lo vivo en carne propia, ya que todos estamos siempre en una transformación constante. No me gusta mucho las etiquetas, es difícil».

 

Quienes quieran encontrar información, en nuestra web www.idla.com.ar o en Facebook, Twitter que pueden encontrar toda la información para poder formar parte de próximos propuestas de ID.

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here