Por el 80° aniversario de la Kristallnacht, se presentó la muestra «Vecinos Perdidos» por segunda vez en la Argentina

En el marco del 80° aniversario de la Kristallnacht (Noche de los Cristales Rotos), la Subsecretaría de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación en conjunto con la Fundación TESA, que es una organización sin fines de lucro, realizaron la inauguración de la muestra «Vecinos Perdidos, educando a las futuras generaciones» que estará exhibida hasta el 2 de diciembre en el Archivo Nacional de la Memoria siendo la segunda vez que se presenta en nuestro país esta muestra.  Esta iniciativa que se creó hace 20 años propone indagar acerca de los vestigios de la huída de los ciudadanos austríacos de origen judío en Viena tras la Noche de los Cristales Rotos.

Esta iniciativa, que se extenderá durante todo el mes de noviembre, con motivo del 80° aniversario de la Noche de los Cristales, se divide en tres sedes: el Archivo Nacional de la Memoria, el Centro Cultural Kirchner y el Archivo General de la Nación. En la Ex Esma, se desarrollará el eje educativo y de memoria a través de debate, exposiciones fotográficas, objetos y proyecciones para alumnos de colegios primarios y secundarios. El CCK está a cargo de la parte artística con la presentación de distintas obras, mientras que en la última sede propone un recorrido histórico a través de fotografías, videos y charlas, entre las que se destaca, una charla auspiciada por la Embajada de Alemania en nuestro país, el Centro Simón Wiesenthal y la Fundación TESA acerca de «Los Juicios de Nüremberg-Importancia y Legado», a realizarse el próximo 22 de noviembre a las 18hs con entrada libre y gratuita.

El curador y creador de la muestra «Vecinos Perdidos»,Alexander Litsauer: «Es un proyecto que ya tiene más de 20 años y una de sus cualidades principales, es la forma en la cuál cambian las características del proyecto alrededor del nexo que es la Sinagoga y sus vecinos. Empezó con un pequeño grupo de vecinos que se juntaban en los año 90´comenzando a investigar sobre el pasado de su propia calle, el pasaje de un barrio que no era particularmente judío, dónde había estado una sinagoga que fue saqueada, quemada durante el pogrom del 9 de noviembre de 1938 (…) La estructura del facismo es fácil de entender: generar enemigos que amenazan la paz y el conjunto social en varios niveles, repetido tantas veces que el discurso se establece en la sociedad, generar emociones y, finalmente, aprovechar incidentes particulares para justificar su racismo (…) No se puede decir que todos los alemanes fueron nazis, pero tampoco se puede decir que los alemanes fueron víctimas de persecuciones políticas. Lo único que se puede decir es que las generalización es la raíz del facismo».

La Fundación TESA, es una organización sin fines de lucro busca formar investigadores y formular proyectos para la promoción del desarrollo económico sustentable y ético, según lo indica su página web. Alicia Todesca fue la encargada de llevar adelante la presentación, y le agradeció al Museo del Holocausto por ser parte de actividad y donar algunos elementos que son patrimonio de la institución para esta actividad especial.

Luego, el secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, Lic. Claudio Avruj: «Nos interesa,desde este punto de partida, tener nuevamente en la Argentina «Vecinos Perdidos» en tres ámbitos del Estado Nacional, es muy importante. Más allá del título poético, nos invita a entender que algo se perdió, y es irremplazable, sobre todo cuando estamos hablando de vidas humanas, valores culturales, comunidades completas y valores religiosos, eso se perdió. Hay un mérito enorme, de gran parte de la Humanidad y del Pueblo Judío, que fue la recuperación y la celebración de la vida a posteriori. Pero hacer memoria implica reconocer el daño que se hizo y cómo se reparó. Cuando hablamos de derechos humanos, uno de los elementos centrales es pensar en la reparación; se trabaja en derechos humanos en la prevención, en la promoción, pero todos nosotros deberíamos incorporar, la reparación».

Por último, el secretario agregó: «Una Argentina que es plural, que se vanagloria de este encuentro de culturas, hoy se torna un ejemplo, más allá de algunas manchas que aparecen cada tanto, se convierte en un ejemplo frente a muchos países de Europa, donde nuevamente la xenofobia, el antisemitismo y la discriminación, empiezan a ocupar lugares».  Por su parte, el embajador de Austria en nuestro país, Christoph Meran en un diálogo que mantuvo con los medios comunitarios se refirió al cambio de postura que adopto su país frente a lo sucedido durante el Holocausto: «En mi generación que nació en los años 60´o 70´ya fuimos educados en plena conciencia de los hechos y también mis padres fueron muy conscientes de los pecados de Austria. Ya desde los años 80´tenemos en las escuelas el programa que forma parte de la materia de Historia, la historia del Holocausto, que es obligatorio».  

En el acto inaugural estuvieron presentes Sergio Kuchevasky, titular del Archivo Nacional de la Memoria; Gustavo Sakkal, vicepresidente del Museo del Holocausto y el Dr. Ariel Gelblung, representante del Centro Simón Wiesenthal para América Latina; el embajador de Israel en la Argentina, Ilan Sztulman; el embajador de Austria acreditado en nuestro país, Cristoph Meran; Alicia Todesca de Fundación TESA, entre otros.

Ilan Sztulman: «Es un acto del Estado argentino que reconoce la tragedia de los refugiados judíos en países árabes»

En el Salón Silvio Frondizi del Archivo Nacional de la Memoria, además de llevarse a cabo la presentación de «Vecinos Perdidos», se pudo ver la exposición auspiciada por la Embajada de Israel en Argentina sobre los 850.000 refugiados judíos que fueron expulsados de los países árabes y de Irán en el Siglo XX, y que el próximo 30 de noviembre, se conmemorará en Israel y en todo el mundo judío, esta fecha trágica y traumática que tuvieron que vivir los refugiados judíos al abandonar sus hogares, dónde habían vivido durante milenios. Con respecto a este tema,  el embajador israelí, Ilan Sztulman aseveró: «Es un acto del Estado argentino que reconoce la tragedia de los refugiados judíos en países árabes. El hecho que un órgano del Estado argentino haga una muestra prueba que se reconoce la historia de estos refugiados, por eso es muy importante para nosotros estar acá. La narrativa del conflicto sobre el Estado de Israel y los palestinos, no es una narrativa verdadera: la Historia dice que tenemos más refugiados judíos que salieron de países árabes, que palestinos que salieron de la Tierra de Israel. Esta es una historia que no es muy conocida, especialmente en un ámbito no judío. Agradecemos al secretario Claudio Avruj y a la Fundación TESA que lo organizaron».

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here