Preocupación en Jerusalén por el inminente nombramiento de Borrell como representante de la política exterior de la Unión Europea

Israel se siente profundamente decepcionado por la inminente designación del ministro de Exteriores de España, Josep Borrel, como alto representante de la Política Exterior de la Unión Europea (UE), señala un informe del diario Israel Hayom.

Borrell, un veterano dirigente de Partido Socialista Obrero Español (PSOE), ha sido nombrado para reemplazar a Federica Mogherini, una figura nada popular en Israel por su apoyo a Irán y al plan nuclear firmado entre Teherán y las potencias mundiales en 2015, como así también por sus posiciones en favor de los palestinos.

El Gobierno de Jerusalén esperaba que el fortalecimiento del bloque de derecha en las elecciones del Parlamento Europeo acercaría a la UE a las posiciones del Estado judío. Sin embargo, el nombramiento de Borrell, como jefe de la diplomacia europea, al igual que otras designaciones, ha caído como un balde de agua fría para el Gobierno israelí, que lo considera como una señal de que la simpatía de las elites políticas europeas hacia el régimen de los ayatollahs y los palestinos continuará inamovible.

El ministro español, de 72 años, es considerado un individuo irascible y de lengua afilada, según el rotativo Israel Hayom. Desde hace algunos meses, en las redes sociales circula un vídeo en el que se lo ve abandonando súbitamente una entrevista en vivo porque no le agradaron las preguntas que le hicieron.

En 1969, Borrell trabajó como voluntario en el kibutz Gal On, en las cercanías de Kiriat Gat, donde conoció a su primera mujer, Carolina Mayeur, judía de origen francés, con la que tuvo dos hijos, y de la que se separó en la década de los noventa. Sin embargo, es bien conocido por sus posiciones fuertemente críticas hacia Israel.

En 2018, dijo que su país estaba listo para reconocer al “Estado Palestino” y que España estaba dispuesta a tomar esa medida unilateralmente, incluso si la Unión Europea no tomaba una decisión unánime al respecto.

Funcionarios israelíes consideran que fue quien estuvo detrás de la reciente votación de Madrid a favor del informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU sobre los enfrentamientos en la frontera con Gaza.

En un artículo de opinión publicado en el diario español la República, en mayo de 2018, Borrell condenó a Israel por su respuesta a los disturbios en la frontera con Gaza durante el 70 aniversario del Estado judío y la apertura de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén.

“La celebración del 70 aniversario de la creación del Estado de Israel se ha cubierto de sangre mientras este ‘lunes negro’ refleja la deshumanización de los palestinos por parte de una gran parte de la clase política y la sociedad israelí”, aseveró el ministro español.

Durante los enfrentamientos de ese día se registró al menos un incidente en el que terroristas abrieron fuego contra los soldados. Los combatientes israelíes respondieron con gases lacrimógenos, balas de gomas y otros métodos antidisturbios, pero también con balas reales abatiendo a 62 palestinos. Hamás confirmó luego que 50 de los muertos eran miembros de su ala militar. Otros tres fallecidos fueron reconocidos como sus “mártires” por el grupo terrorista Jihad Islámica Palestina.

Durante su mandato al frente del Ministerio de Exteriores de España, Borrell ha exteriorizado no pocas expresiones de simpatía hacia el régimen de Teherán, y en Jerusalén algunos lo perciben como partidario de Irán.

En una serie de mensajes de Twitter con motivo del cuadragésimo aniversario de la Revolución Islámica, Borrell escribió: “la tasa de alfabetización era del 35%. Ahora es del 84%. En 1980 el 5% de las mujeres empleadas eran universitarias. Ahora lo son el 47% pero solo el 16% de la fuerza de trabajo es femenina y la tasa de paro de las mujeres dobla a la de los hombres… Irán es un país clave en la región medioriental. Ha tenido un papel esencial en la guerra de Siria, ayudando a Assad mientras los estadounidenses se retiran… Mantiene una fuerte competición con Arabia Saudí país productor de petróleo pero árabe y suní, mientras que el régimen de Teherán es chií, lo que se visualiza en la guerra de Yemen… 40 años después de Vietnam,… Irán sigue siendo una obsesión para el Gobierno de EE.UU… Seguramente Irán puede sobrevivir a las sanciones si Trump no es reelegido. En caso contrario, el régimen podría reactivar el programa nuclear con finalidad militar y multiplicar sus intervenciones en la región”.

Cuando durante una entrevista ofrecida al sitio de noticias estadounidense Politico se le preguntó sobre los llamados de Teherán a destruir a Israel, Borrell respondió: “Irán quiere borrar a Israel del mapa, no hay nada nuevo en eso. Tenemos que vivir con eso”.

Fuente: Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here