Con el apoyo de CUJA, el Colegio Beth también inauguró su aula inteligente

1
607

Este martes por la mañana se inauguró en el Colegio Beth de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires, el tercer aula inteligente, un proyecto de CUJA que contó con la presencia de su presidente, Ignacio Sztutwojner, su director, Paul Rozenberg, el presidente de Beth, Gabriel Szwarcberg, la directora y conductora del evento, Alejandra Mizrahi, la responsable del área tecnológica, Orly Lev, y Marcos Slipakoff, padre fundador de la escuela y colaborador de CUJA, junto a padres y alumnos.

En 2018, CUJA, que invierte en educación judía  a través del programa “Todos al Shule” y brinda apoyo económico a 32 escuelas de la red escolar judía, sumó el proyecto aulas inteligentes. Esta propuesta le otorga a las escuelas de la red escolar judía nueva tecnología para la educación. Ya se han inaugurado tres aulas, y hasta finalizar el año restan inaugurar cinco más.
En este aula inteligente que se inauguró esta mañana se trabajará en el nivel primario con propuestas integradoras de diseño multimedial, robótica, arte, ciencia y tecnología. Principalmente será utilizado por los alumnos de 3º a 7º grado.

Alejandra Mizrahi abrió el evento explicando que la historia de este makerspace es muy «cortita» y recién empieza: «Es una historia de decisiones como todo en la escuela. La profesión de maestro, de profesor, es la profesión que más cantidad de intervenciones y decisiones por minuto tienen. Uno piensa: ¿Lo dejo ir al baño ahora a este alumno o no lo dejo ir al baño? ¿Interrumpo su pensamiento matemático ahora o lo dejo llegar hasta el final y después lo corrijo? ¿Qué palabra voy a elegir para darle ánimo cuando la está pasando mal? Todo el tiempo los maestros y los profesores tomamos decisiones. Esto mismo es Maker, una historia de decisiones de estos meses de un equipo de mucha gente que pensó muchas cosas».

Por su parte, Paul Rozenberg afirmó que «con los años, el Keren Haiesod empezó a dedicar parte de sus esfuerzos para devolverlos a las comunidades judías de todo el mundo. Sobretodo y especialmente en el área de educación. Es en este sentido que surge la iniciativa de que en la Argentina podamos hacer el proyecto de aulas inteligentes que viene a complementar un proyecto que ya tiene muchos años que se llama ‘Todos al Shule’. Básicamente nos sentimos muy contentos de ser parte de este proyecto porque estamos logrando romper el paradigma por el cual muchas de las comunidades en el mundo entendían que solamente tenían que recibir ayuda. Se empezó a entender que hay una necesidad de colaborar para poder recibir una ayuda. En el caso puntual de lo que hacemos con el proyecto de aulas inteligentes, el Keren Haiesod ha logrado incorporar a nuevos contribuyentes que básicamente lo que están haciendo es donar simbólicamente su dinero  para que ese dinero ingrese potenciado, doblado, triplicado, en este caso a una escuela o a más escuelas. Nos sentimos muy honrados y muy contentos de poder hacer y de tener esta iniciativa con la Escuela Beth. En el transcurso de este año y de los primeros meses del 2020 terminaremos de inaugurar 10 aulas inteligentes nuevas y saldremos con una nueva propuesta mucho más amplia para todas las escuelas porque queremos seguir permitiéndonos trabajar mano a mano, seguir dándonos la oportunidad de ayudar a las escuelas de la red escolar». Por último, agradeció a las autoridades de la escuela, de CUJA y del Banco Hipotecario, «que decidió ser parte de este proyecto y apoyar todas las inauguraciones y todas las aulas inteligentes que hemos entregado y que seguiremos entregando».

También habló Ignacio Sztutwojner, quien felicitó a las autoridades y profesores de la escuela por este crecimiento y valoró el seguir apostando a la educación judía como legado; y un papá de la escuela, que fue uno de los fundadores hace 20 años y también es colaborador de CUJA, Marcos Slipakoff, quien contó su historia desde sus padres, sus hijos y la emoción y el entusiasmo de seguir viendo el crecimiento del colegio y las ganas de colaborar que eso le genera. Además, Orly Lev se expresó sobre la importancia de ir avanzando en nuevas tecnologías y lo que significa este Maker Space para la escuela.

Gabriel Szwarcberg, quien también fue uno de los oradores, previamente dialogó con Vis á Vis: «Beth siempre fue un colegio innovador. Pero lograr materializar los sueños es muy importante. En este caso con la ayuda de CUJA, que canaliza donaciones y también con donaciones de papás del colegio pudimos construir este Maker Space, un aula inteligente que hoy es parte de la necesidad curricular que tiene que tener cualquier colegio además de nuestra misión particular que es formar alumnos con una gran identidad judía. El colegio tiene un intenso crecimiento amén de las dificultades comunitarias. Nosotros lo que notamos es que la comunidad en algún modo se va achicando pero nosotros seguimos sosteniendo una matrícula muy interesante. Tenemos ganas de seguir incrementándola. No es fácil. Los momentos económicos atentan contra la economía familiar pero bueno, la misión nuestra sigue clara, seguir formando alumnos en el marco de la identidad judía Argentina. Hacer educación judía en Argentina es un desafío. Valoro mucho este avance en lo tecnológico como una parte importante más que nada porque es parte del desarrollo de los chicos, es del interés de la familia. No es todo, creo que esta nueva aula cubre un bache desde lo aparente que teníamos y ahora hemos salido muy fortalecidos».

Las características del Maker Space y el “Do It Yourself” como espacio para la experimentación, exploración y el juego en el cual el proceso de hacer es lo más importante. La reutilización y reciclado de aparatos electrónicos y otros materiales
La resolución de problemas como eje principal de la creación de proyectos
El trabajo colaborativo como modo de trabajo que potencia mejores resultados y enriquece los procesos.
El fomento a la producción para potenciar la idea de estudiantes “prosumidores” (No sólo consumidores de tecnologías si no también productores)
La no definición de antemano de los proyectos ni del producto a alcanzar.
El fomento de la curiosidad y la indagación.

1 COMENTARIO

  1. Volvamos al Shule, así se llamo el proyecto original.
    Veo que le modificaron levemente el Nombre

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here