Israel nombra a Yaakov Litzman como ministro de Salud, desatando la indignación de los judíos de Australia

El Gabinete aprobó la designación del diputado Yaakov Litzman, el líder del partido Judaísmo Unido de la Torá, para el puesto de ministro de Salud, desatando la indignación de los líderes de la comunidad judía de Australia.

Resulta que la policía recomendó, en julio pasado, que Litzman, que se ha desempeñado desde hace varios años como viceministro de Salud, sea procesado por tratar de prevenir en forma ilícita la extradición a Australia de una mujer, Malka Leifer, acusada de varios casos de pedofilia.

El puesto de ministro de Salud estaba formalmente en manos del primer ministro, Benjamín Netanyahu; pero el titular del Ejecutivo ha tenido que renunciar a la titularidad de esa cartera, debido a que será procesado por tres casos de corrupción, bajo cargos de soborno, fraude y abuso de confianza.

En forma sin precedentes, el presidente de la Federación Sionista de Australia, Jeremy Leiber, escribió una carta abierta al primer ministro condenando la decisión del Gabinete. Se trata de “una bofetada en el rostro de la Comunidad Judía de Australia, del pueblo australiano, de la comunidad [de inmigrantes] australianos en Israel y lo más chocante de los sobrevivientes de los presuntos abusos de Malka Leifer”.

Malka Leifer se desempeñó como directora de una escuela judía de Melbourne y es buscada en Australia por 74 cargos de abuso sexual contra las niñas del colegio. Huyó a Israel y viene eludiendo la extradición bajo la excusa de que está demasiado enferma; aunque la policía sospecha que la opinión de un experto diciendo que su estado de salud no era bueno fue conseguido bajo la presión de Litzman.

El líder del principal grupo proisraelí de Australia destacó los lazos “inquebrantables” entre ambos países y puso de relieve como ejemplo la condena del primer ministro, Scott Morrison, a la decisión reciente de la Corte Penal Internacional de La Haya de investigar a Israel por presuntos crímenes de guerra.

El líder judío australiano dijo que “la amistad tiene que ser recíproca”.

“Yaakov Litzman tiene derecho a la presunción de inocencia. Sin embargo, ascenderlo a ministro de Salud cuando se han hecho acusaciones tan serias y que están siendo investigadas envía un mensaje terrible”, subrayó Leibler.

Los funcionarios israelíes han tratado de calmar a sus homólogos australianos argumentando que la designación es solamente una formalidad ya que Litzman viene sirviendo como viceministro con todos los poderes de un ministro, y que la medida tuvo que tomarse debido a las vicisitudes legales del primer ministro.

La policía recomendó en el mes de julio que Litzman sea procesado por fraude y abuso de confianza por presuntamente presionar a empleados de su ministerio a que produzcan un falso reporte psiquiátrico para impedir la extradición de Malka Leifer.

Debido a las imputaciones, Netanyahu debe también deshacerse, en las próximas semanas, de sus cargos como ministro de Asuntos de la Diáspora, Bienestar y Agricultura.

Mientras que Litzman recibió recientemente la aprobación de los líderes espirituales de su partido ultraortodoxo, reluctantes a ocupar el cargo completo de ministro. Por motivos religiosos e ideológicos, los partidos ultraortodoxos se niegan a darle legitimidad total al Estado judío.

Sin embargo, los rabinos se han mostrado dispuestos hacer la vista gorda y darle luz verde a Litzman bajo el argumento de que el cargo ministerial pertenece a un gobierno interino con poderes limitados.

Fuente: Aurora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here