Jerusalem 1967-2020. Por Martha Wolff

Jerusalén- 1967-2020
Jerusalén- 1967-2020

Jerusalem es la ciudad más cerca del cielo del mundo.

De su infinita transparencia recibió un privilegio.

Fue diseñada para ser la luz del oscurantismo.

La fe está en cada piedra que guarda su historia.

Fue y es una ciudad eterna material y espiritual.

Nombrar sus diez letras es de por sí un rezo.

Cerrar los ojos es como estar allí.

Sus puertas son arterias donde circulan sus fieles.

Su atmósfera es una mezcla de invocaciones a Dios.

En el aire se tejen las alfombras mágicas de las almas

Su piel dorada domina el paisaje que la rodea.

Los árboles de olivos salpican los valles y cada colina es un altar.

Los creyentes vestidos con sus culturas y religiones la caminan.

Cada uno va a su lugar santo a leer sus plegarias.

Los visitantes te atraviesan para conocer tu belleza singular.

Los cristianos peregrinan hacia el Santo Sepulcro.

Los musulmanes hacia la Mezquita de Omar.

Los judíos hacia el Muro de los Lamentos.

Los jasídicos descienden de sus Ieshivot,

Las mujeres se congregan para invocar, para implorar.

Las murallas como abrazos contienen a un laberinto humano.

Jerusalem es real y metafórica a la vez.

Es una ciudad en la que el ser judío está en el aire, el agua y la tierra.

Las palomas y sus arrullos anidan en sus recovecos pétreos.

Los fieles con sus plegarias anidan esperanza y paz.

Jerusalem liberada es iluminada de día por su protector sol bíblico.

Jerusalem liberada de noche es iluminada por sus estrellas davidianas.

Estrellas invisibles que cada jerosolimitano y cada judío tiene en su corazón.

Estrellas de Libertad ganada en 1967.

Martha Wolff- Periodista- Escritora

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here