El Centro Wiesenthal Expresa su honda preocupación por la declaración de inimputabilidad al terrorista de Paysandú, Uruguay

Placa homenaje a David Fremd asesinado por un jihadista en Paysandú....
Placa homenaje a David Fremd asesinado por un jihadista en Paysandú....

A través de medios periodísticos se dio a conocer la resolución judicial que confirmó que el rebautizado Abdullah Omar, anteriormente conocido como Carlos Peralta, asesino del comerciante judío David Fremd, es inimputable y debe continuar recluído en un Centro de Salud y no recibir una pena carcelaria.

Peralta, convertido al Islam e influenciado por las redes sociales, cruzó la calle blandiendo un cuchillo y asesinó a Fremd al grito de Allahu Akhbar (Dios es el más grande) a principios de 2016.

Para ese entonces, las autoridades uruguayas, tanto judiciales como políticas sostuvieron que se trataba de un acto aislado proveniente de una mentalidad  desequilibrada. El Centro Wiesenthal, en una carta al entonces presidente uruguayo Tabaré Vázquez, declaró que «El grito de Allahu Akbar (‘Alá es grande») por parte del asesino muestra signos del trasplante de terrorismo islámico de Oriente Medio a América Latina«.

“Los actos ejecutados por lobos solitarios no pueden ser evaluados judicialmente por la misma vara que un delito común. Dudamos que en un centro de salud mental pueda tratarse adecuadamente y “curar” a alguien de semejante peligrosidad e impedirle que propague estas ideas terroristas a otros internos presuntamente desequilibrados mentalmente”, sostuvo el Dr. Ariel Gelblung, Director del Centro Wiesenthal para América Latina.

Por su parte, el Dr. Shimon Samuels, Director de Relaciones Internacionales agregó: “América Latina tiene la posibilidad de leer el diario de mañana viendo los resultados de la política de inimputabilidad para crímenes de odio en Europa por influencia de las drogas, el alcohol o problemas mentales y prever otro destino. El difunto Simon Wiesenthal, en casos de asesinos en masa, a menudo se enfrentaba al acusado que repentinamente desarrollaba «insuficiencia cardíaca» para detener el proceso. Hoy, es una enfermedad judicial donde los juicios de terroristas se han reducido, ya que son asignados a clínicas. Cuando se consideran «curados», son liberados, a menudo inclinados a la reincidencia».

«Instamos a las autoridades judiciales y políticas a que condenen y eviten la corriente de ‘justicia de puerta giratoria’ en Europa que inevitablemente pone en peligro al público en general», concluyeron los funcionarios.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here