Israel trató a un paciente con COVID-19 con una nueva vacuna pasiva concentrada

vacuna israelí coronavirus
vacuna israelí coronavirus

El Centro Médico Hadassah de Israel trató a su primer paciente de COVID-19 con una nueva “vacuna pasiva” concentrada.

La misma fue desarrollada por el hospital junto con la empresa biofarmacéutica israelí Kamada. Según palabras de  Zeev Rotstein, el jefe de Hadassah, “el paciente reaccionó positivamente”.

Leer más: Fundador del BDS: «Si Israel encuentra la vacuna para el coronavirus, no debe ser boicoteada»

Y agregó que: “Empezó a mejorar hemodinámicamente. Tenemos los dedos cruzados para el tratamiento exitoso de este paciente”.

Aunque no pudo compartir detalles sobre la paciente, la describió como una joven que sufría de varias condiciones médicas subyacentes. Ha estado hospitalizada durante semanas y está intubada. Dijo que otros tratamientos no han mostrado ningún resultado.

El concentrado de anticuerpos (inmunoglobulina o IgG) se desarrolló utilizando el plasma que Hadassah cosechó de los ex pacientes de coronavirus.

Los que desarrollan cualquier virus, incluido el nuevo coronavirus, desarrollan en su plasma proteínas o anticuerpos antivirus especiales, que podrían por tanto ayudar a los pacientes enfermos a hacer frente a la enfermedad.

La inmunización pasiva es cuando se le dan esos anticuerpos preformados. Una vacuna activa, en cambio, es cuando se le inyecta una versión muerta o debilitada de un virus que engaña a su sistema inmunológico. Le hace creer que ha tenido la enfermedad, y su sistema inmunológico crea anticuerpos para protegerle.

Hadassah pudo recoger 40 litros de plasma -suficiente para producir suero para hasta 70 pacientes. Fue gracias a su colaboración con el Beit Din Tzedek de Jerusalem, que animó a los miembros de la comunidad haredi (ultraortodoxa) a donar su plasma después de la recuperación. Durante el primer pico de coronavirus, los barrios haredí de Jerusalen tenían algunos de los mayores números de enfermos.

Rotstein dijo que la vacuna, probablemente se dirigirá a los pacientes de COVID-19 cuya situación está empeorando y que necesitan un refuerzo para combatir la enfermedad. Sin embargo, también se puede usar de forma profiláctica en casos en los que un paciente de alto riesgo contraiga el coronavirus y el hospital quiera detener el avance de la enfermedad.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here