Una israelí de 29 años se ofreció en forma voluntaria a contraer coronavirus para ayudar a encontrar la vacuna

voluntaria israelí- vacuna coronavirus
voluntaria israelí- vacuna coronavirus

Recién graduada de la universidad, la israelí Keren Pedersen se está preparando en forma voluntaria para su próximo desafío: la exposición al nuevo coronavirus para encontrar la vacuna

Ella quiere introducir el SARS-CoV-2 en su cuerpo, convencida de que al hacerlo, ayudará a acelerar el desarrollo de la vacuna. Pedersen, de 29 años, que emigró de EE. UU. a Israel cuando era niña, cree que será un «proceso muy desagradable», pero se siente «apasionada» por participar.

Leer más: Fundador del BDS: «Si Israel encuentra la vacuna para el coronavirus, no debe ser boicoteada»

Es una de los 61 israelíes que se han inscripto en una iniciativa internacional que reúne voluntarios que están dispuestos a probar posibles vacunas al recibir vacunas o placebos y luego estar expuestos al virus en un entorno controlado.

Pedersen, residente de Pardes Hanna, es parte de un pequeño pero creciente movimiento de personas que dicen que están listas para ser sometidas al virus. Ellos creen que los métodos estándar de prueba en humanos para obtener las vacunas aprobadas serán demasiado lentos.

En las pruebas de vacuna regulares, los voluntarios reciben una vacuna o un placebo. Las tasas de infección se controlan a medida que avanzan en la vida normal. Pero los llamados ensayos de desafío, en los que las personas están expuestas intencionalmente a un patógeno; se han utilizado para algunas enfermedades, incluidas la fiebre tifoidea, el cólera, la malaria y la gripe.

La Organización Mundial de la Salud dice que tales experimentos pueden «no solo acelerar el desarrollo de la vacuna COVID-19, sino también hacer que sea más probable que las vacunas finalmente implementadas sean más efectivas». Los llamó «éticamente sensibles». Publicó un documento que describe las circunstancias bajo las cuales pueden ser aceptables para COVID-19. Aún así, algunos científicos critican la idea, como William A. Haseltine, ex profesor de la Facultad de Medicina de Harvard y fundador de los departamentos de investigación de cáncer y VIH / SIDA de la universidad, quien dijo que es «peligroso» y «poco ético».

Pedersen,  es una ex soldada de las FDI que acaba de terminar un título de ingeniería mecánica en el Instituto Tecnológico Technion-Israel. Ella está esperando saber de la organización sin fines de lucro 1 Day Sooner si participará en las pruebas. La organización con sede en los Estados Unidos está construyendo una base de personas preparadas para participar en una prueba de desafío, y cuenta con 30,000 voluntarios en todo el mundo. Ha comenzado a contactar a los desarrolladores de vacunas que ofrecen sus servicios, pero no está claro si serán aceptados, dadas las consideraciones éticas.

Times Of Israel

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here