Desde la Declaración de Balfour hasta nuestros días. Por Embajadora de Serbia, Jela Baćović

Desde la Declaración de Balfour-Monumento “La Flor de Piedra”
Desde la Declaración de Balfour-Monumento “La Flor de Piedra”

Desde finales del siglo XVI, cuando los primeros judíos comenzaron su desplazamiento hacia el actual territorio de Serbia, que en ese entonces estaba bajo dominio Otomano, siempre tuvieron un lugar importante y destacado en la sociedad, y el ámbito de sus actividades era el comercio y las artesanías.

Los tiempos difíciles y la lucha de muchos siglos contra el dominio del Imperio Otomano en la península Balcánica, alentaron a los judíos a luchar, junto con los serbios, por su nueva patria, lo que es recordado en nuestra historia.

Destacados judíos de esa época, David Albalija, héroe de las Guerras Balcánicas y de la Primera Guerra Mundial, Teodor Herzl y el rabino Yahuda Alkalaj, tuvieron un importante papel en la presentación de la cuestión judía en Serbia.

Esto llevó a que Serbia estuviese entre los primeros países en tomar la decisión de apoyar la Declaración de Balfour de 1917

Como muestra de gratitud hacia estas destacadas personalidades y verdaderos amigos, dos calles de Belgrado continúan teniendo los nombres de T. Herzl y Rabino Alkalaj.

Leer más: Embajadora de Serbia en Argentina presentó: «El cementerio judío de Sarajevo, de Ivo Andrić»

La historia que siguió, poco después de la paz temporal en la primera mitad del siglo XX, superó también los peores escenarios. Llegó la Segunda Guerra Mundial, en la que judíos y serbios se encontraron nuevamente del mismo lado. Como víctimas de los peores crímenes de la historia de la humanidad.

Después de la ocupación de Belgrado, comenzó la persecución sistemática y la deportación de los judíos. Fueron concentrados en el antiguo Predio Ferial de Belgrado (Staro sajmište) y luego llevados a Auschwitz, Mathausen y Jasenovac.

Tampoco estuvieron solos en esta ocasión, un gran número de serbios, no dispuestos a someterse y colaborar con las nazis, también fueron llevados a los campos de concentración.

El antiguo Predio Ferial de Belgrado es un símbolo de sufrimiento y de tristeza para nosotros. En ese lugar se erigió un gran monumento en memoria de los judíos que murieron en la Segunda Guerra Mundial.

Leer más: Serbia devuelve bienes a judíos víctimas del Holocausto sin herederos

Actualmente, en este lugar se construye un Centro Memorial y un Museo, que preservarán permanentemente el recuerdo de todas las víctimas del Holocausto. Mostrarán a las generaciones venideras cómo nuestro enemigo común nos ha acercado aún más.

Declaración de Balfour- Monumento” Staro Sajmište”

Antes de la Segunda Guerra Mundial, alrededor de 12.000 judíos, vivían en Serbia. En su mayoría sefardíes, cuyos destacados intelectuales y artistas tenían un importante lugar en los movimientos de resistencia y en la lucha contra los nazis.

Su papel es inseparable de la creación del nuevo estado, Yugoslavia.

Entre los más destacados podemos señalar a Moša Pijade, Oskar Danon y a los hermanos Baruh. Aunque es difícil mencionar a todos los que lo merecerían, pero se sabe que sólo 1.100 habitantes de la comunidad judía de todo el territorio de Serbia sobrevivieron a la guerra.

Este terrible hecho hubiese sido aún más trágico de no haber contado con la verdadera colaboración y ayuda de las familias serbias. No obstante el gran riesgo que asumían por llevar a cabo esos actos, ocultaron y alimentaron al mayor número de sobrevivientes durante la persecución nazi.

Es por ello que Serbia tiene 139 Justos entre las Naciones, cuyos nombres están inscriptos en la memoria del Museo Yad Vashem.
Un importante apoyo para el nuevo estado de Israel fue la operación secreta “Velveta”.  Sucedió cuando Yugoslavia en el año 1948 posibilitó que los aviones militares, necesarios para la formación de la aviación israelí, despegaran de su territorio.
Esta operación permaneció como un gran secreto durante mucho tiempo, sobre todo por el rol que Yugoslavia y Tito tenían en el Movimiento de Países No Alineados. Lo que también influyó para que recién en el año 1992 se establecieran las relaciones diplomáticas entre Serbia e Israel.
Leer más: Serbia anunció oficialmente la adopción de la definición internacional de antisemitismo
Independientemente de las delicadas relaciones políticas, la cuestión judía en Yugoslavia permaneció muy alta en la agenda. Principalmente ayudando a que no se olvidara el tema del Holocausto y la represión durante la Segunda Guerra Mundial.
Un ejemplo destacado es el reconocido arquitecto serbio e Intendente de Belgrado, Bogdan Bogdanović, quien erigió uno de sus primeros monumentos en el Cementerio Judío de Belgrado. En este lugar, mucho más tarde fue sepultado, aun no siendo judío, según su propio deseo y la aprobación de la comunidad judía local.
Su obra maestra es el Monumento a las Víctimas de Jasenovac “ La Flor de Piedra”, que forma parte del Complejo Memorial en el cual se encontraba el campo de concentración nazi a cargo del Estado Independiente de Croacia y cuya historia aún hoy no ha sido revelada por completo.

Después del establecimiento oficial de las relaciones diplomáticas, la cooperación entre los dos países se desarrolló rápidamente.

La crisis de los años 90 influyó para que muchos ciudadanos serbios de origen judío, se trasladaran temporal o permanentemente a Israel. Esto contribuyó a la dinámica de la cooperación en ambas direcciones.

A partir de ese momento las inversiones israelís llegaron a Serbia muy pronto, donde encontraron las puertas abiertas.

Leer más: Serbia abre oficina diplomática en Jerusalén

Los numerosos ejemplos de amistad existentes entre serbios y judíos en tiempos difíciles nos brindan una base sólida para construir lazos entre estos dos pueblos, dispersos por todo el mundo.

Partiendo de esto, las decisiones tomadas por nuestro Gobierno relacionadas con la cuestión judía tienen un amplio apoyo en la sociedad.

En este contexto en 2016 Serbia decidió la devolución de las propiedades nacionalizadas de todas las víctimas del Holocausto. Independientemente de tener herederos y entregarlas a las comunidades judías registradas en la República de Serbia.

Así mismo todos los años, el Presupuesto anual asigna una suma significativa, para apoyar a las asociaciones judías y sus proyectos. Aunque no es suficiente, es un gesto más de comprensión y apoyo.

Con el propósito de enfrentar fuertemente el antisemitismo, la xenofobia y los intentos de modificar la historia del Holocausto, el Gobierno de Serbia, en febrero de este año, tomó la decisión de unirse a la Alianza Internacional para el Recuerdo del Holocausto, IHRA, por sus siglas en inglés (International Holocaust Remembrance Alliance).

Junto con la República Argentina, el 1º de julio de este año se unió al grupo de los 3l países, que adoptaron la definición operativa de antisemitismo, dicha definición constituye una guía de trabajo, que estamos convencidos contribuirá a la lucha por estos objetivos importantes y loables.

Embajadora Jela Bacovic Lic. Jela Baćović- Embajadora de Serbia en Argentina

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here