Entierro del Rabino Ohayón Z’L: el dolor de una familia

enterraron al Rabino Ohayon
enterraron al Rabino Ohayon

En el día de ayer, enterraron al Rabino Shai Ohayon Z’L, quien fue apuñalado cuando volvía a su casa. Casi 200 personas fueron a participar en el funeral, pero sólo 40 de ellas pudieron asistir a las desgarradoras escenas de dolor de su esposa Sivan debido a las restricciones por causa del coronavirus.

Además de Sivan, lo sobreviven sus pequeños cuatro hijos, de 13, 11, 9 y 4 años.

 

El Rab Ohayon, miembro de la comunidad haredi de Petah Tikva, fue asesinado este miércoles por la mañana, como lo informó Vis á Vis, en un ataque terrorista. Sucedió en Segula Junction, Petah Tikva. El Rab. estudió a tiempo completo en una institución religiosa (kollel) en la cercana ciudad de Kfar Saba.

El terrorista es Khalil Abd al-Khaliq Dweikat, de 46 años, del norte de Cisjordania. Estaba en Israel con un permiso de trabajo legal.

Leer más: El Rabino Shai Ohayón, de 39 años y padre de cuatro hijos, es el israelí asesinado por un terrorista palestino en Petah Tikva

Los paramédicos de Maguen David Adom encontraron a la víctima inconsciente y sin pulso en una parada de colectivo. Lo trasladaron al Centro Médico Beilinson de la ciudad en estado crítico. El Rabino Shai Ohayon falleció en el hospital.Tras su arresto, los agentes registraron al sospechoso y además encontraron un cuchillo manchado de sangre que aparentemente se usó en el ataque, dijo la policía.

el Rabino Shai Ohayon
el Rabino Shai Ohayon

El primer ministro Benjamín Netanyahu expresó su dolor por el asesinato. El reclamo de justicia se extendió a tres familias haredíes que junto con docenas de jóvenes llegaron anoche a un sitio cerca de la aldea de Sinjil en el área B para fundar una nueva comunidad. Se llamará “Maaleh Shai” en honor al rabino asesinado Shai Ohayon, que perdió la vida en el ataque terrorista de ayer en Petah Tikva.

Una declaración de los miembros principales de la nueva comunidad expresó: “El asentamiento judío en Judea y Samaria ocupa sólo una pequeña parte de nuestro corazón. Hay mucho más trabajo por hacer. Hoy, está claro para todos que los Acuerdos de Oslo están muertos”.

 

DEJAR UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here